31 marzo 2014

Firmas usan drones para reconocimiento de suelos, publicidad y edificaciones



Las zonas geográficas poco accesibles, ahora pueden ser claramente visibles y fácilmente registradas, gracias a los vehículos aéreos no tripulados (drones) que diversas -pero pocas- empresas están importando al país e incorporándolos a sectores no convencionales para estos instrumentos gestados en el campo militar.

Fabián Égüez, experto en el armado y monitoreo de drones y propietario de Dirty Hobbies, una empresa importadora de estos equipos, dijo que agricultores y agencias de publicidad son los principales compradores de estos equipos que rondan entre los 1.000 y 10.000 dólares, aunque puede ser más, dependiendo de los accesorios adicionales que incorpore.

Citó, por ejemplo, el caso de un agricultor de la colonia Nueva Esperanza, cerca de San José de Chiquitos, que hizo el registro de imágenes aéreas utilizando el drone y una cámara Go Pro para ver los desniveles de la geografía y decidir dónde rellenar para luego sembrar.

Según Égüez, los drones pueden sacar imágenes de más de 30 puntos geográficos previamente configurados, alcanzar más de 1.000 metros de altura, volar por más de 30 minutos y con autonomía de vuelo. Hay de cuatro motores (cuadróptero), seis (hexacóptero) y de ocho (octocóptero). Entre las marcas importadas de EEUU están DJI, Traxxas, Helimax, entre otras.

Para control en el agro
Reynaldo Díaz, soyero y exdirigente de varias entidades del agro, utiliza un drone para detectar el estado de las plantas, monitorear el ganado en el campo y para identificar posibles avasallamientos.

Díaz explicó que los drones le permiten procesar los niveles de radiación y medir la fuerza de los rayos solares que hacen posible la fotosíntesis en las plantas. Además del agro, la firma española Sado aplica el proyecto Las Roads para capturar información de infraestructuras y mejorar la ejecución de la obra civil. Ubican bien los ángulos y desde tierra monitorean los mapas que se generan. Selim Majluf, propietario de un drone, dijo que diversas agencias de publicidad ya ocuparon estos equipos para tomas aéreas en eventos como el Bolivia Moda y Las Magníficas.

La Fuerza Aérea Boliviana (FAB) presentó, a mediados de 2013, el FAB 0001 y el FAB 0002, dos drones destinados para misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

Drone fabricado en El Alto
Alex Chipana demoró más de seis meses en elaborar un drone que puede volar a una velocidad de 70 kilómetros por hora y levantar una cámara de hasta 500 gramos.
El drone mide 25 por 35 centímetros cuando está replegado y 60 cm por 60 cm, desplegado. Tiene la forma de una cruz y puede caber en una mochila pequeña. Su costo de producción supero los $us 800. Chipana, veterinario de profesión, presentó el equipo durante la I Feria Interinstitucional de Software Libre

El número

500
Gramos es el peso que puede levantar el primer drone fabricado por Álex Chipana, un experto alteño que propuso que lo utilicen para seguridad ciudadana

No hay comentarios:

Publicar un comentario