27 septiembre 2012

iPhone 5 años después

Mientras que Nokia y Microsoft unieron sus fuerzas para tratar de recuperar el terreno perdido frente a Apple y Google en el mercado de los teléfonos inteligentes con el Lumia 920, Apple lanzó, hace unas semanas, el esperado iPhone 5, que agotó el cupo de pedidos en la primera hora que estuvo disponible para reservas en el mercado. Por su parte, LG acaba de presentar el nuevo Optimus G, un "smartphone" con un procesador de cuatro núcleos y una cámara de 13 megapíxeles, que pretende plantar cara al exitoso Samsung Galaxy S3 y al nuevo iPhone.

Comparado con el Samsung Galaxy S3 y el Nokia Lumia 920, el iPhone 5 ofrece una pantalla más pequeña aunque con mayor resolución, es más esbelto y ligero, cuenta con una duración estimada de batería y resolución de cámara similar pero no con puerto USB.

Los tres teléfonos son compatibles con redes LTE (4G), pero el iPhone 5 carece de la tecnología Near Field Communication (NFC), un sistema de alta frecuencia que permite compartir datos entre dispositivos cuando están próximos que sí incorporan sus rivales de Samsung y Nokia.

CINCO AÑOS DESPUÉS. El anuncio del iPhone original en enero de 2007 generó tanto entusiasmo entre los fieles de Apple como incredulidad entre los analistas que no entendían cómo un aparato de 500 dólares, sin teclado físico ni 3G iba a hacerse un hueco entre los populares y más económicos Nokia y las modernas BlackBerry.

La presentación de aquel teléfono se puede ver aún en internet, un documento visual que supone un hito y donde un sano Steve Jobs anunciaba a la audiencia de la conferencia MacWorld en San Francisco lo que estaba por venir. "De vez en cuando aparece un producto revolucionario que lo cambia todo", dijo el líder de Apple que vaticinó que ese "iPod con llamadas e internet", tal y como se calificó el iPhone al principio, estaba destinado a "reinventar el teléfono".

A su tocayo de Microsoft, Steve Ballmer, le entró la risa al conocer la propuesta de Apple, literalmente. Internet, que para estas cosas tiene memoria, guarda otro vídeo en el que el consejero delegado de Microsoft se mofa del invento de Jobs.

Resulta obvio que ni Ballmer con su Windows Mobile, ni los directivos de Research in Motion (RIM) con su BlackBerry, ni los finlandeses de Nokia se olieron lo que les venía encima. El resto del sector, tampoco.

Un lustro después de aquello, Nokia cedió su liderazgo mundial en fabricación de móviles a Samsung, desechó su desfasado sistema operativo Symbian y se alió con Microsoft, que adaptó a los tiempos del iPhone su Windows Mobile, rebautizado Windows Phone, ahora con pantalla táctil y teclado digital. BlackBerry está sumido en una profunda crisis y ha tenido que despedir a miles de empleados en vista de su pérdida de competitividad. Fue precisamente Google, otro novato en el sector de la telefonía, quien puso sobre la mesa el único sistema capaz de acotar, hasta el momento, al fenómeno iPhone.

ANDROID. En 2008 debutaron los primeros teléfonos equipados con Android que básicamente replicaban la idea que le había funcionado a Apple aunque con un modelo de negocio distinto, en vez de fabricar sus propios dispositivos les ofrecían gratis a las compañías de electrónica un sistema operativo capaz de competir con el iPhone. Google quería que Android fuera el nuevo estándar tecnológico para el mundo de la telefonía, al igual que Windows lo era para el PC.

Su beneficio está en generar ingresos a través del uso de los dispositivos, principalmente las búsquedas por internet. Samsung, HTC, Motorola (que adquirió Google) y otros adoptaron Android ansiosos por subirse rápidamente al carro de lo táctil y las aplicaciones, y Steve Jobs enfureció. "Voy a destruir Android porque es un producto robado. Estoy dispuesto a ir a una guerra termonuclear por esto", aseguró el gurú de Apple a su biógrafo antes de morir el 5 de octubre de 2011.

Con la ayuda de Android, teléfonos como el nuevo Samsung Galaxy S3 no solo han conseguido alcanzar al iPhone en el último lustro, para muchos expertos incluso lo superan en prestaciones lo que pone en cuestión la capacidad de Apple para seguir liderando el cambio en un sector que reinventó y que empieza a poner a cada uno en su lugar.

El REVOLUCIONARIO

El iPhone 5

Es un dispositivo del que se esperaban milagros y que tras muchos rumores, la realidad ha puesto en su sitio como un teléfono muy competitivo, pero poco innovador en un mercado liderado por Android.



LUMINOSO

Nokia Lumia 920

Este Nokia Lumia 920 incluye una cámara de fotos de 8 megapíxeles que han llamado PureView pero que no incluye exactamente la misma tecnología que en el 808 original. Es más luminosa la lente, añaden mejoras como el estabilizador, pero no es la PureView original. En ese diseño destaca la pantalla, integrada y con bordes redondeados.



POTENTE

LG-APQ8064

El corazón de cuatro núcleos (APQ8064) de este dispositivo ya fue mostrado en el Xiaomi Mi-Two, pero el LG es el primer teléfono con destino mundial en utilizarlo. Funciona a 1.5GHz, está acompañado por 2GB de RAM, y cuenta con conectividad LTE, por lo que se coloca como uno de los smartphones más potentes del mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario