27 enero 2014

Nanotecnología en la inteligencia ambiental


Según la investigadora Venturini, en el artículo escrito el año 2009 titulado “Inteligencia ambiental y nanotecnología: El paso del bit al átomo”, en el pasado, la producción de computadoras personales en masa, la infraestructura de Internet y la telefonía celular, impulsaron el crecimiento de la industria de los semiconductores. Luego de la primera década del siglo veintiuno, las personas se encuentran ingresando a un mundo, en el cual los objetos que las rodean se convierten en microsistemas inteligentes que interactúan, a través de sensores y actuadores inalámbricos, con otros dispositivos y con la gente. Las personas se encuentran inmersas al interior de un entorno inteligente. Cuando se hace referencia a estos entornos inteligentes, es necesario aclarar un concepto relevante, el de la “inteligencia ambiental”. En palabras del investigador Peters, en el artículo escrito el año 2004 titulado “Tiempo de viaje al año 2029”, la inteligencia ambiental representa un entorno natural con tecnología oculta, a diferencia de las cajas electrónicas a las que los consumidores están acostumbrados. Ahora bien, para ello, con el afán de llegar a todos los escenarios posibles, la interfaz hombre/máquina tiene que ser muy simple y la tecnología debe estar disponible en todo momento. Un claro ejemplo, y bastante familiar, es el airbag de los automóviles. Por su parte, tanto en el área de la medicina como en el de los cuidados de la salud, se espera un gran cambio para las generaciones venideras, lo que trae aparejado la necesidad de cambios en las capacidades de computación y de redes disponibles.

La nanotecnología, en cuanto a salud se refiere, es quien juega un rol fundamental en todo ello. Es la ciencia del futuro que conduce a la miniaturización, con alto grado de procesamiento de información. Peters afirma que la nanotecnología cobra relevante importancia tanto en la administración de medicamentos como en la realización de los respectivos diagnósticos. Todo lo que se aplica en el ámbito de la medicina, es llevado a cualquier otro dominio. Las aplicaciones en el hogar, la oficina o el automóvil, requieren de plataformas con mayor precisión en el procesamiento de la información. Para alcanzar esta tecnología, es necesario combinar diferentes áreas y trabajar con distintos especialistas, como por ejemplo, gente de la medicina, diseñadores de sistemas, desarrolladores de software, ingenieros electrónicos, diseñadores de chip, entre otros. De esta manera es posible asegurar la construcción de sistemas complejos y chip digitales que puedan funcionar de acuerdo a las necesidades de aplicación. Los recientes desarrollos en micro y nano tecnología, el poder de cómputo actual y la comunicación inalámbrica proveen la plataforma ideal para las medidas biomédicas, el monitoreo de las salud y en general, la asistencia a los humanos. Es así como surge la Nanociencia, definida según Fanet, en el artículo escrito el año 2005 titulado “Telecomunicaciones: La inteligencia ambiental necesita nanotecnología”, como la ciencia que estudia las propiedades físicas, químicas y biológicas de los nano-objetos, además de analizar cómo producirlos, y cómo pueden ser ensamblados por la autoorganización. Y dentro de esta ciencia revolucionaria, surge la “nanotecnología”, la cual cubre todos los métodos que pueden ser usados para trabajar a una escala molecular para reorganizar los componentes de los objetos y materiales, incluso progresando a la escala macroscópica.

La nanociencia está unida en gran medida desde la década de los años 1980 con Drexler y sus aportaciones a la “nanotecnología molecular”, esto es, la construcción de nanomáquinas hechas de átomos y que son capaces de construir ellas mismas otros componentes moleculares. Se considera al permio Nobel de física en 1959 Richard Feyman como padre de la nanociencia. Feynman propuso fabricar productos en base a un reordenamiento de átomos y moléculas. Ese año escribió un artículo que analizaba cómo las computadoras trabajando con átomos individuales podrían consumir poquísima energía y conseguir velocidades asombrosas. A partir del concepto de nanociencia, nace el de nanotecnología. La nanotecnología es el estudio, diseño, creación, síntesis, manipulación y aplicación de materiales, aparatos y sistemas funcionales a través del control de la materia a nanoescala, y la explotación de fenómenos y propiedades de la materia a nanoescala, es decir de átomos y moléculas. Este y otros aspectos se reportan en el artículo publicado por Drexler el año 2004 titulado “Nanotecnología: Desde Feynman a la fundación”. En las investigaciones actuales se hace referencia a la nanotecnología en forma de motores moleculares, computación cuántica, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario