21 enero 2013

Inteligencia ambiental

En el pasado, la producción de computadoras personales en masa, la infraestructura de Internet y la telefonía celular, impulsaron el crecimiento de la industria de los semiconductores. Hoy en día, las personas se encuentran entrando a un mundo, en el cual los objetos que se encuentran en los alrededores se convierten en microsistemas inteligentes que interactúan, a través de sensores y actuadores inalámbricos, con otros dispositivos y con la gente. Se está inmerso al interior de un entorno inteligente. Cuando se hace referencia a ambientes inteligentes, es necesario aclarar un concepto relevante, el de la inteligencia ambiental. Según Peters, en el artículo escrito el año 2004 titulado “Viaje en el tiempo al año 2029”, la inteligencia ambiental representa un entorno natural con tecnología oculta, a diferencia de las cajas electrónicas a las que los consumidores están acostumbrados. Ahora bien, para ello, con el afán de llegar a todos los escenarios posibles, la interfaz hombre-máquina tiene que ser muy simple y la tecnología debe estar disponible en todo momento.

En palabras de Miori y sus colegas, en el artículo escrito el año 2005 titulado “Una solución innovativa de estándar abierto para la interoperabilidad de Konnex con otro middleware domótico”, las tecnologías de la información y comunicación están integradas en prácticamente todos los ámbitos en la vida de las personas, facilitando las tareas diarias y mejorando la calidad de vida. No obstante, cada vez es mayor la necesidad de utilizar técnicas y conceptos contemplados en el ámbito de la inteligencia ambiental. Según Mukherjee y sus colegas, en el libro escrito el año 2006 titulado “Aniware: Tecnología de hardware para la inteligencia ambiental”, independientemente de las invocaciones que desde la perspectiva europea se hacen para conseguir una mayor sensibilidad social que inspire el desarrollo de la inteligencia ambiental, lo cierto es que su impulso principal se produce desde la tecnología. Por este motivo, es importante tener en cuenta el punto de vista de la demanda, articulando la concepción y puesta en funcionamiento de servicios integrados para las personas, atendiendo a las necesidades reales de la población. Dentro de estas necesidades, cada vez son más importantes los soportes para facilitar una vida independiente y garantizar un envejecimiento saludable, así como para la integración laboral y social. Aarts, en el artículo escrito el año 2005 titulado “La inteligencia ambiental conduce la innovación abierta”, menciona que los avances centrados en la inteligencia ambiental tendrán profundas consecuencias en el tipo y funcionalidad de productos y servicios emergentes así como en la manera de que las personas interactuaran con estos, creando nuevos desafíos para el desarrollo de nuevas tecnologías de la información.

La inteligencia ambiental pretende cambiar sustancialmente la vida diaria de las personas en su relación con el entorno. Según criterio del Grupo Asesor de Tecnologías para la Sociedad de la Información, evacuado el año 2001 y reflejado en el articulo “Escenarios para la inteligencia ambiental en el año 2010”, la inteligencia ambiental se trata de un paradigma de la tecnología de la información en el cual las personas quedan inmersas en un espacio digital que es consciente de su presencia, sensible al contexto y adaptativo a sus necesidades, hábitos y emociones. La inteligencia ambiental puede entenderse como un paraguas que abarca la Computación Ubicua, investigada por Weiser el año 1993 en el artículo titulado “Algunos resultados de la ciencia de la computación en computación ubicua”, las Interfaces Naturales investigadas por Coen el año 1998 en el artículo titulado “Principios de diseño para medio ambientes inteligentes”, y las Comunicaciones Ubicuas, trabajadas por los investigadores Chen & Kotz el año 2000 en el artículo titulado “Compilación de investigación en computación móvil de contexto consciente”. En ella se encuentran otras muchas áreas de investigación como por ejemplo las interfaces de usuario multimodales o los agentes inteligentes artificiales, entre otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario