09 agosto 2015

Tecnología: ni buena ni mala

LA TECNOLOGÍA BRINDA HERRAMIENTAS ÚTILES QUE FACILITAN LA VIDA Y LA COMUNICACIÓN DE LOS SERES HUMANOS | EL LADO NEGATIVO ESTÁ EN EL USO INADECUADO, POR TANTO, EL ASUNTO ESTÁ EN REFLEXIONAR SOBRE ESTOS NUEVOS ESCENARIOS Y EDUCAR TANTO A LOS NATIVOS DIGITALES COMO A LOS INMIGRANTES DIGITALES.

Con la revolución de la tecnología han surgido nuevos escenarios y situaciones que han llevado a pensar que la tecnología es mala, pero en realidad no es ni buena, ni mala, sino que depende, en definitiva, del uso que se le da. De hecho, brinda aspectos positivos como el poder acceder fácil y rápidamente a la información, se puede leer libros o simplemente es una gran herramienta que nos ayuda a estar relacionados con personas de todo el mundo, pero también, de alguna forma, nos estamos volviendo totalmente dependientes de un dispositivo. Por tanto, el asunto, entonces, está en reflexionar sobre su uso y que a nivel de la familia y de los colegios se reflexione sobre estos nuevos escenarios a fin de establecer pautas de comportamiento con respecto a un uso adecuado.

“Los seres humanos tenemos la necesidad de comunicarnos y de ser aceptados, y la tecnología está modificando la manera de ser y la conducta de las personas. Las relaciones de pareja, con los hijos y amigos se están transformando. Entonces es conveniente que se reflexione en todos los ámbitos sobre este tema, ya que no sólo concierne a científicos o expertos en el tema, sino a toda la sociedad”, dice Franz Siles, Psiquiatra y Psicoanalista de la Clínica Los Olivos en Cochabamba.

Con el uso frecuente del whatsapp u otras herramientas que la tecnología pone a disposición, mucha gente apunta a que se irán perdiendo ciertas habilidades sociales, ya que una de las formas más utilizada para comunicarse hoy en día, sobre todo por la juventud, es a través de un aparato.

“Evidentemente se podrían perder ciertas habilidades sociales porque al comunicarnos a través de un aparto no hay contacto visual y no se puede ver los gestos o reacciones de la otra persona con la que se está interactuando, entonces estas nuevas situaciones están de alguna manera, transformando el cerebro de las personas y esto no se verá inmediatamente sino recién en las siguientes generaciones”, dice el especialista.

El uso inadecuado de las nuevas tecnologías puede ser entendido desde un abanico de posibilidades que van desde la forma y tiempo que se le dedica, la adicción al juego, el estar conectado todo el tiempo y el pánico a no poder conectarse hasta el peligro de publicar fotos o asuntos de otros en las redes sociales, éste último que ha traídos nuevos tipos de problemas y escenario que merecen una reflexión al respecto.



NATIVOS E INMIGRANTES DIGITALES

Justamente con la llegada de las nuevas tecnologías se han adoptado nuevos términos como por ejemplo los nativos digitales que son aquellas personas que han nacido cuando ya existía la tecnología y la utilizan de manera casi instintiva, es decir y como coloquialmente se dice: es como si nacerían con un “chip”.

Los nativos digitales, nacidos a partir de 1990 en adelante, pueden asimilar con mayor rapidez el uso de las nuevas tecnologías como Internet y dispositivos móviles, entre otros.

Por otro lado, están los denominados inmigrantes digitales que son las personas que han nacidos entre 1940 y 1980 y que han sido parte del proceso tecnológico y por tanto han tenido que adaptarse al uso de estas nuevas herramientas. Estos términos fueron acuñados por Marc Prensky, autor del libro “Enseñanza nativos digitales.

El Dr. Siles asegura que probablemente los nativos digitales no se cuestionaran lo que los inmigrantes digitales se cuestionan, es decir si la tecnología es buena o mala, porque nacieron con ella, pero si es conveniente que se dejen pautas claras de comportamiento.

“Por ejemplo para los nativos puede ser normal grabar a un médico en consulta o filmar al llegar a una sala de emergencias y el tema está en el uso que se le puede dar a la grabación, ya que puede ser buena o mala y esto condiciona la conducta de los seres humanos”, dice Siles.



¿PRIVACIDAD?

Con la llegada de las nuevas tecnologías han surgido situaciones y problemas que eran, hasta hace poco, ajenas como el uso de videos o fotos que son subidas a las redes sociales o a Internet. Este es un tema muy amplio y que, sin lugar a duda, debe ser cuestionado y se debe orientar a las nuevas generaciones. Un tema fundamental con referencia a este tema es el derecho a la privacidad.

“La privacidad tiene que ser igualmente respetada. Lamentablemente se ha llegado a pensar que no hay nada privado porque si se tienen fotos o videos ya deja de ser privado, pero no es así. Existen posiciones que apuntan a que se controle esta situación pero en realidad hay que apuntar a las mentes reflexivas y educativas”, dice Siles.

También se deben tomar en cuenta las formas de uso que uno mismo le da porque se pueden generan efectos no deseables relacionados con la privacidad como el dar demasiada información: nombre, apellidos, lugar de estudio, dónde vive y dónde está continuamente, o quiénes son sus amigos y familiares, datos que se transforman en un arma peligrosa porque están a disposición de acosadores, pedófilos o porque pueden dar lugar al ciberbullying, entre otros nuevos escenarios que han surgido.

Por tanto, es urgente promover el uso adecuado de la tecnología y esto abarca todos los aspectos y es un asunto que incumbe a toda la sociedad. Debe haber una reflexión en todo el sentido de la palabra y educar para evitar situaciones desagradables y que muchas veces no tienen vuelta atrás.



ADICCIÓN AL JUEGO

Las ludopatías, enfermedades por el juego, están creciendo con el fácil acceso que hoy en día se tiene.

“Estoy seguro que las patologías que antes eran raras en nuestro medio, ahora probablemente van a ser frecuentes por el uso de manera adictiva. Los índices del abuso al juego por Internet en personas mayores son preocupantes. Y también puede serlo en las nuevas generaciones que tienen tan fácil acceso a los juegos”, explica el psiquiatra.

En otros países ya se está tomando cartas sobre este asunto y las autoridades han exhortado a los padres de familia a supervisar los juegos que están en las computadoras o celulares de sus hijos y a fijarles un límite de tiempo de uso, ya que los adolescentes y niños son los más vulnerable a la adicción a videojuegos, cuyas consecuencias pueden ser nefastas para sus vidas.

El uso negativo o inadecuado que se le puede dar a las nuevas tecnologías son muchos por tanto la comunidad en general debe tomar acciones que vayan en el sentido de educar, orientar y controlar , dejando claro que el respeto al otro, las normas y reglas, y la moral no son ajenos.



DATOS CURIOSIOS

Hoy en día prácticamente nadie se imagina poder vivir sin un teléfono celular aún en los países emergentes o pobres. En algunas naciones se calcula que existen dos líneas por habitante.

Cerca del 50 por ciento de los usuarios asegura que duerme con el celular cerca porque no pueden perder ninguna llamada o responder a cualquier mensaje o whatsapp.

Las personas tienen más teléfonos que cepillos de dientes. En promedio, cada año se venden 3 mil 500 millones de cepillos en el mundo para una población total de 7 mil millones de personas, pero 4 mil 600 millones de ellos cuentan con un celular.

De acuerdo a un estudio publicado por la BBC, los latinoamericanos son sociales tanto en la vida real como en la virtual. Se calcula que los latinoamericanos invierten hasta cinco horas al día en las redes sociales, más de lo que otros internautas utilizan en un mes entero.

Hay más de 30 millones de usuarios registrados en Instagram y se comparten más de cinco millones de fotos al día, pero Facebook es la red social más exitosa, conocida y popular de internet.

Los usuarios de Facebook hacen una media de tres amigos nuevos al mes.

En Estados Unidos uno de cada 8 personas sufre adicción al internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada