11 agosto 2015

Ayer se realizó la tercera fase del área de Robótica

Dinosaurios hechos por escolares -con papel, cartón, periódico, botellas PET, venesta, esponja y otros materiales reciclados- compitieron en la tercera fase del área de Robótica de la quinta versión de la Olimpiada Científica Estudiantil. El certamen departamental se realizó ayer en la UCB con más de 150 participantes.
Uno de los trabajos más llamativos fue el de Jéssica Pusari y Sonia Cazas, que cursan el sexto de secundaria en el colegio Viliroco de La Paz. Ambas muchachas construyeron durante cuatro meses un dinosaurio que tiene movimiento y es comandado a través de Bluetooth.
"Hemos encontrado una plataforma donde grabas información. Nosotras junto a mi profesor hemos insertado todo lo que queremos que haga el dinosaurio y a través del control lo manejamos”, afirma Jéssica, mientras a través de su celular le ordena a su dinosaurio que camine.
El dinosaurio mide 70 centímetros. Sus patas están hechas de madera trupán y su cuerpo, de esponja que protege el tablero por el cual el robot recibe órdenes. La superficie es de papel periódico arrugado y pintado.
"Nuestro dinosaurio camina, mueve el cuello, la boca y la cola”, afirma orgullosa Sonia en el coliseo de la Universidad Católica donde se realizó el certamen.
El director general de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación, Roberto Sánchez, informó que ésta es la primera vez que la competencia consigna el área de Robótica. En 2014 hubo sólo una demostración.
El concurso de innovación científica se realizó primero dentro de las unidades educativas. Los triunfadores de los colegios pasaron a la segunda fase que es municipal. Los ganadores de esa competencia ingresaron a la semifinal departamental.
"Ahora estamos viendo más de 150 concursantes a escala departamental. Participan escolares de primaria y secundaria de unidades educativas privadas, fiscales y de convenio de La Paz. El 30% del total es del área rural”, afirmó Sánchez.
En este concurso existen tres categorías: Constructores, en la que la temática son dinosaurios; Hardware libre, en la que -especialmente los alumnos de secundaria- fabrican sus robots de mayor complejidad y dan solución a un problema más concreto. Finalmente, en la categoría de Olimpiada Mundial de Robótica, los participantes, en base a piezas pre fabricadas, diseñan un robot que es sometido a pruebas que debe solucionar de forma autónoma.
La autoridad aseguró que de los 150 participantes habrá seis seleccionados que participarán en la final nacional que se realizará en Sucre el 29 de septiembre. "Por departamento habrá seis finalistas. Los ganadores serán galardonados y si están en sexto de secundaria tendrán becas en universidad privadas”, afirmó.
"Dinos” y helicópteros
En el evento, la pequeña Carla Roque, que cursa cuarto de primaria en la escuela Mariscal Santa Cruz de Achacachi, mostró su dinosaurio hidráulico, hecho de materiales reciclables, como cartón, mafles de huevo, coco, papel y jeringas. "Sólo hay que hacer volar la imaginación para conseguir un buen resultado. Es divertido”, comentó la niña.


Rodrigo Quispe, de tercero de primaria, también de la escuela de Achacachi, hizo un helicóptero con latas de refresco, palitos de helado y una pequeña batería. "Me gustan los helicópteros, me inspiré en ellos”, dijo orgulloso.
En tanto, Cristian Quispe, estudiante de quinto de primaria de la escuela Don Bosco de Villa Lealtad de Achacachi, elaboró dos robots.
Uno, que está hecho de venesta, mueve los ojos y camina. "Se llama El Bolivianito porque lleva los símbolos patrios”, aseguró el inventor. Del segundo, toda la estructura está elaborada con ocho mouses de computadora y es musical. "No tiene nombre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada