17 abril 2016

Crean branquias artificiales

El desarrollador Jeabyun Yeon creó en Suecia un sistema que permite respirar con normalidad bajo el agua, gracias a un compresor que extrae y almacena el oxígeno.

Actualmente se llevan acabo las últimas pruebas y estará disponible a finales de año.

Bautizadas con el nombre de Triton Gills (branquias), este accesorio permite bucear y respirar sin

dificultades durante 45 minutos, a una profundidad máxima de 15 pies (4.5 metros). Mide 29 por 12 centímetros. Su batería está compuesta de ion y litio con capacidad de mantener activo el aparato durante 45 minutos de forma autónoma.

Está recomendada para mayores de 16 años y saldrá al mercado internacional con un precio de 300 euros en diciembre de 2016.

Yeon informó que estas branquias cuentan con un microcompresor encargado de filtrar el oxígeno presente en el agua a través de poros diminutos. “Después, el dispositivo almacena ese oxígeno en un pequeño espacio, a modo de tanque”, acotó.

Su ligereza y su tamaño compacto permiten que sean montadas en una pequeña máscara, ideal para practicar snorkel (bucear a profundidades mínimas), así como otras actividades subacuáticas recreativas y deportivas. Sin embargo, sus usos podrían ampliarse a otras áreas, como por ejemplo misiones de rescate, expediciones científicas o en actividades militares.

Sin embargo, científicos de universidades como Linköping University cuestionan la funcionalidad de este sistema subacuático.

En una presentación científica realizada a finales de marzo en Ostrogotia, una provincia sueca, los científicos cuestionaron la capacidad de este prototipo para extraer la suficiente cantidad de oxígeno requerida por un adulto para completar el suministro de aire requerido para satisfacer este tipo de necesidades biológicas.

Sus detractores también sostuvieron que el aparato no elimina correctamente el CO2 y alertaron que para respirar con normalidad, sería necesaria la capacidad y potencia que ofrecen una bomba y un tanque de almacenamiento del gas mucho más grande.

A pesar de estas advertencias, las la preventas que se realizan en crowdfunding Indiegogo.com recaudaron más de 700 mil euros.

Yeon y sus colaboradores sostuvieron que los 300 euros que cobran por estas branquias (que no incluye los impuestos de envío), sean quizá lo que ha aumentado las desconfianzas sobre este producto. “Aparenta ser muy barato para un sistema de este tipo”, aseguró.

Ante las preguntas incómodas que reciben en su página web, los responsables alegan cuestiones de patentes para esquivarlas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada