19 junio 2016

Dealers: “No hay líneas” de Entel



Un grupo de dealers o comerciantes de chips y tarjetas de Entel rechazó las declaraciones del gerente regional de la empresa estatal de telefonía en Cochabamba, William Torrez, quien declaró el viernes que la escasez de chips y el aumento de precio podría tratarse de una especulación, porque la distribución de líneas es normal.

Los vendedores del producto confirmaron que la escasez de chips se agudizó desde hace tres semanas. Sin embargo, la distribución disminuyó en un 75 por ciento desde enero de 2016.

Los comerciantes dijeron que si un dealers recibía antes 1.000 líneas por semana ahora sólo accede a 250 o menos. “William Torres dice que la distribución es normal y no es así. No hay líneas en Cochabamba”, manifestó uno de los dealers.

Explicó que Entel no hace una distribución directa de chips y tarjetas telefónicas, por lo que, hay alrededor de 80 dealers que participan en el canal de distribución. El desabastecimiento ha mermado sus ingresos y afectado a sus clientes.

El sector exigió una explicación del manejo de Entel en Cochabamba, debido a que constantemente se realizan cambios que afectan sus ingresos y a los usuarios. También propusieron investigar la entrega de una gran cantidad de chips para el trópico de Cochabamba, que presuntamente son distribuidos por Cirilo C.M., pues mientras el acceso se reduce en la ciudad a 250 por dealers, se entregaría a una sola persona alrededor de 2.000.

Sin embargo, este año no sólo han afrontado la escasez, sino el aumento del costo de las tarjetas de 10 bolivianos de crédito para el servicio prepago. Los comerciantes añadieron que en enero la telefónica estatal autorizó la venta libre de tarjetas y asumió la facturación. Entonces, la tarjeta subió de 9,02 a 9,17.

Pero, luego cambió y transfirió el pago de impuesto a los dealers que ahora comercializan la tarjeta en 9,30, lo que significa una reducción de ganancias. Agregaron que desde hace meses buscan una explicación y fueron a La Paz pero tampoco pudieron ser atendidos, porque su viaje coincidió con la detención de dos funcionarios por presunta estafa, que habían dado tarjetas a crédito a mayoristas.

Los dealers, entre ellos varias mujeres, lamentaron la escasez de líneas, porque esta situación pone en riesgo varias fuentes de trabajo. Se estima que cada comerciante emplea a, por lo menos, cuatro personas para la distribución de chips y tarjetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada