20 agosto 2008

Gobierno detecta nueva deuda de Telecom por $us 10 millones

Luego de practicar una auditoría, el Gobierno encontró una nueva deuda laboral de 10 millones de dólares contraída por la compañía Euro Telecom Internacional (ETI) durante su gestión al frente de la ex capitalizada Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel). Ahora, el Tesoro General de la Nación (TGN) tendrá que asumirla.

Entel fue nacionalizada el 1 de mayo por el presidente Evo Morales luego de que fracasara la compra del 50 por ciento del paquete accionario de la compañía de telecomunicaciones que estaba en manos de la italiana.

El ministro de Servicios y Obras Públicas, Óscar Coca, informó ayer que con las auditorías hechas hasta la fecha se hallaron “algunos aspectos incorrectos”, como una obligación de 10 millones de dólares no previsionados por ETI en sus balances.

Esa deuda corresponde a los beneficios sociales no cancelados a ex trabajadores de la compañía y que ahora deberán ser honrados por la nueva administración estatal.

Coca explicó que existen disposiciones jurídicas que obligan a presupuestar indefectiblemente ese pasivo.

Aseguró, además, que con la intervención que empezó el 1 de mayo se corrigen las fallas para que en los balances de la empresa figuren estos pasivos.

Otro compromiso más

Esa nueva obligación se sumará a los 400 millones de bolivianos que están pendientes de pago con el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) y que tampoco fueron consignados por ETI en los balances económicos.

“Los impuestos que se debían y que tienen un proceso con el SIN tampoco estaban presupuestados, ETI suponía que no se iban a tener que pagar”.

Sin embargo, como el SIN llegó hasta las últimas instancias de cobro, el Tesoro está obligado a honrar ese pasivo.

“La deuda con Impuestos no se puede eludir, es un pasivo que se debe honrar independientemente de que sean entidades estatales, públicas o privadas”.

Según Coca, la única alternativa será demostrar que no corresponde, pero “lamentablemente en el proceso de negociación ETI no demostró esa situación”.

Esa segunda deuda surge luego de que en noviembre de 2005 la capitalizada Entel, con el aval del Estado boliviano, decidiera aplicar una reducción de capital debido a que no tenía dónde invertir sus excedentes.

Es por esa situación que distribuyó 398 millones de dólares entre sus socios; de ese total ETI recibió 199 millones y el resto se entregó a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y a socios minoritarios.

Sin embargo, el SIN cuestionó la omisión en el pago del Impuesto a las Utilidades a las Empresas-Beneficiarios del Exterior por la salida de los 199 millones que repartió Entel a sus socios. La deuda inicial por el “ilícito tributario” estaba en 200 millones de bolivianos, pero por multas e intereses se duplicó a la fecha a los 400 millones.

Entel impugnó la obligación, pero la Superintendencia Tributaria General le dio la razón al fiscal. Sólo falta la resolución final de la Corte Suprema.

Arbitraje

Respecto del arbitraje interpuesto por ETI ante el CIADI, Coca dijo que aún se espera llegar a una negociación con la empresa para evitar esta instancia dependiente del Banco Mundial (BM).

Anunció que en las siguientes horas se tendrá un informe del ministro Responsable de la Defensa Legal de las Recuperaciones Estatales, Héctor Arce, quien viajó a Europa para evaluar el estado de este proceso.

ETI exige un resarcimiento de 350 millones de dólares al Estado boliviano. La semana pasada se conoció que la transnacional ya designó como árbitro en esa instancia al abogado chileno Francisco Orrego Vicuña.

La telefónica Entel perdió su mercado

El ministro de Servicios y Obras Públicas, Óscar Coca, informó que la Empresa de Telecomunicaciones (Entel) perdió en los últimos años mercado frente a la competencia.

La autoridad informó, en una conferencia de prensa, que las otras compañías del rubro, como Tigo y Viva, fueron más agresivas en la captación de clientes y que desplazaron a la empresa que fue nacionalizada el 1 de mayo de este año.

Hasta el año pasado, Entel era la principal empresa de telecomunicaciones de Bolivia y tenía más de un millón de clientes. Además contaba con la que mejor tecnología.

Ahora, dijo, se debe analizar la forma en la que se puede volver a recuperar el sitial de la compañía líder en el sector.

Para el Poder Ejecutivo, lo más destacado de la intervención de Entel fue haber asegurado la continuidad del servicio.

Coca dijo que aún no se ha tomado una determinación oficial para ampliar esta actuación del Estado; sin embargo, llegado el momento, el Gobierno adoptará una decisión oficial.

El 1 de mayo, el Ejecutivo ordenó la intervención de Entel por el plazo de 90 días. El Ministro aseguró que su despacho evalúa la posibilidad de ampliarla por más tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada