19 noviembre 2012

Consejos prácticos para tu PC Conociendo las luces LED


Los leds o diodos emisores de luz están muy presentes en nuestro diario vivir y en nuestras actividades cotidianas. Encontramos leds al mirar la pantalla del reloj digital, se encuentran en los carteles luminosos de la calle, en algunos semáforos, en los escaparates de las tiendas. Tienen leds las guirnaldas de luces del jardín y muchas linternas. También han sustituido a las lámparas tradicionales en los faros de los automóviles de alta gama. Las pantallas gigantes de los conciertos igualmente emplean leds RGB (rojos, verdes y azules) para mostrar las imágenes. Muchos de los televisores LCD que están a la venta usan retroluminación LED, al igual que muchas computadoras portátiles.

El LED no es un invento nuevo. Los primeros leds datan de principios de la década de los años sesenta del siglo pasado, y eran rojos.

El LED es una tecnología de estado sólido. En lugar de emitir luz del vacío (como un foco incandescente) o de un gas (como en una bombilla de bajo consumo de tipo fluorescente compacto), el LED emite luz mediante un semiconductor. En su caso, produce luz cuando los electrones se mueven dentro de su estructura de semiconductor. Las principales ventajas del LED son el ahorro de energía y la larga vida útil. Los focos y las bombillas LED son más eficientes que las bombillas de bajo consumo convencionales de fluorescentes compactos (CFL). Esas bombillas CFL están hechas de mercurio. Existen bombillas LED con una duración de 50.000 horas.

Las aplicaciones del LED como fuente de iluminación en un principio comenzaron en espacios públicos, para ir pasando lentamente hacia los hogares. Llegaron primero a los jardines de las casas, como un método económico y eficiente de poner luz en las entradas. Poco a poco, según los focos y las bombillas LED fueron ganando potencia, comenzaron a introducirse en el ámbito doméstico. Al principio el uso era como fuente secundaria de iluminación o como herramientas de relajación o de creación de ambientes en la decoración. Ahora bien, están tardando más en convencer a los consumidores como una alternativa para sustituir las viejas bombillas de filamento en todos los puntos de iluminación de la casa.

En la actualidad prácticamente todas las marcas tradicionales de bombillas, incluyen dentro de sus catálogos una línea de productos LED.

A la hora de elegirlas y compararlas, ya no basta con fijarse en el dato de la potencia en vatios (W), sino que hay que ver la luminosidad que ofrecen, normalmente medida en lúmenes (lm). Por ejemplo, una bombilla led de casquillo de tipo vela (E14) que consume 4 W y ofrece un brillo de 250 lúmenes dura unas 25.000 horas. Una bombilla esférica con casquillo normal (E27) de 9,5 W y 600 lúmenes durará unas 15.000 horas. En ocasiones, es posible elegir la temperatura de color del producto: luz de día o cálida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario