22 marzo 2017

Cochabambino crea una mano robótica

Leonardo Viscarra tiene 14 años y reside en Cochabamba. Descubrió la tecnología por casualidad al romper un coche de juguete y ahora con una mezcla de curiosidad, pasión y mucho trabajo consiguió construir su propia mano robótica con una impresora 3D, según EFE. Cuando estaba en el vientre de su madre, la mano izquierda se le quedó enredada en la placenta y no se pudo desarrollar del todo. Le diagnosticaron lo que se conoce como síndrome de la banda amniótica.

Su nueva mano, hecha de termoplástico, funciona con hilos de nailon que recogen los movimientos de su muñeca y los transmiten a unos dedos. No es perfecta, dijo, pero con ella puede "agarrar vasos, frascos... una variedad de objetos que antes no podía sostener".

Comenzó con una especie de pinza, luego consiguió otra ya más mecanizada y siguió con sus investigaciones hasta que logró que le envíen una primera mano robótica de EEUU. Aunque no era perfecta, se inspiró en ella "para sacar la otra", esta vez hecha por él mismo.

Acudió al Instituto de Robótica Sawers, en Cochabamba, donde le ayudaron a hacerla real con una impresora 3D. El adolescente consiguió su prótesis por menos de 100 dólares, confesó, cuando las prótesis biónicas que venden las empresas te pueden llegar a costar 15 mil.

No es la única que construyó, ya que logró ayudar a una niña de 7 años. La pintó la mano robótica de rosa con estrellas "para que se sienta más cómoda".

Un robot conducirá un programa de Tv

La tecnología avanza hacia reductos antes insospechados. Con Japón y países asiáticos vecinos a la cabeza, la innovación llega de variadas maneras.

La última: un androide hiperrealista llamado Androidol U (mezcla de androide e ídolo) desplazará a un humano en la conducción de un programa de televisión online.

Forma parte de un experimento social japonés que busca certificar que un robot puede desarrollar habilidades propias a partir de la comunicación con seres humanos. La androide mide 1.60 y cuenta con la posibilidad de responder en forma automática a los espectadores que hablan con ella a través de una plataforma de videos.

Su fisonomía de cabello natural, jeans y tacos altos le dan una apariencia hiperrealista, sumado al maquillaje y al esmalte de uñas que utiliza. Durante la presentación, uno de sus interlocutores la halagó. "Estás muy guapa", a lo que el androide respondió, "¡Me da mucha vergüenza!"

La androide funciona a partir de la interacción. A medida que el intercambio con los usuarios aumenta también se incrementa su nivel de conocimiento y capacidad de lenguaje.

El programa semanal U, que aún no se estrenó, será semanal y se espera que el espectador se involucre en la evolución del robot.

Según su creador, Hiroshi Ishiguro, cuantos más datos acumule, más se ayuda a su desarrollo y adquisición de conocimiento.

Cómo es la vida de una persona que vive desconectada de Internet


Es difícil dar con ellos, muy difícil. No tienen WhatsApp, no usan Telegram, odian Facebook,  no sienten la más mínima traza de amor por Instagram, no quieren ni oír hablar de Twitter, no hay ningún rastro de ellos por Internet, algunos no poseen ni siquiera una cuenta de correo electrónico y, los que la tienen, la abren sólo muy de vez en cuando.
Son los ´desconectados´, una nueva tribu urbana compuesta por personas que han decidido darle la espalda a internet y vivir off-line.
Un pequeño ejército nada ruidoso que casi siempre pasa desapercibido pero que no deja de crecer.
Se les puede reconocer porque en los bares, en los restaurantes, en el bus, en el tren, en el trabajo y allá donde vayan suelen ser los únicos que no están pendientes del teléfono móvil.
De hecho muchos de ellos no tienen y, los que sí, llevan viejos celulares de esos sin conexión a Internet que sólo sirven para hacer o recibir llamadas.
"Hartos"
Los hay que han dicho adiós a la Web porque se dieron cuenta de que se estaban convirtiendo en adictos. Otros huyen porque estaban hartos de la vida virtual y deseaban recuperar la vida real. Y quienes se desconectan por motivos ideológicos, porque no le gusta la filosofía que transpira Internet.

ENRIC PUIG PUNYET, DE 36 AÑOS, DECIDIÓ DESCONECTARSE DE LAS REDES SOCIALES HACE UN AÑO Y LLEVA MEDIO AÑO SIN TELÉFONO MÓVIL.
No faltan los que la esquivan en nombre de la privacidad, porque no quieren que sus datos circulen por ahí. Hay de todo.
Enric Puig Punyet es uno de ellos. Este español de 36 años, doctor en Filosofía, profesor, escritor, artista y líder de la banda de música indie Plexyglas es un desconectado.
No sólo eso: el asunto le interesa tanto que ha escrito un libro - "La gran adicción",  publicado en España por la editorial Arpa- en el que recopila casos reales de personas que, deseosas de recuperar el contacto directo con los demás y consigo mismas, han decidido desconectarse. Charlamos con él.
¿Cuánto tiempo llevas desconectado?
De redes sociales, un año. Sin smartphone, medio.
¿Por qué decidiste desconectar?
Para escribir mi libro ´La gran adicción´ tuve que ponerme en contacto con personas que, por distintos motivos, decidieron desconectar completamente de Internet.
A través de ellos me di cuenta de hasta qué punto la hiperconexión a la red puede ser perjudicial para nosotros, y decidí abrazar su filosofía tanto como me fuera posible.
¿Pero es posible vivir desconectado? ¿No te limita profesional y socialmente?
Es posible sólo en algunos casos. Y deseable también sólo en algunos casos.
Para la mayoría de nosotros, la desconexión debería ser un ideal irrealizable que nos sirviera para estar alerta, para hacernos constantemente preguntas acerca de cómo nos conectamos, cuándo y por qué.

PARA ESCRIBIR SU LIBRO, PUIG SE PUSO EN CONTACTO CON PERSONAS QUE, POR DISTINTOS MOTIVOS, DECIDIERON DESCONECTAR COMPLETAMENTE DE INTERNET.
¿Qué es lo que te parece tan perverso de Internet para haber decidido darle la espalda?
La Internet participativa, que mayoritariamente es la modalidad en que lo estamos viviendo, busca nuestra dependencia.
Al tratarse casi en su totalidad de plataformas vacías que se nutren de nuestro contenido, interesa que estemos a todas horas conectados.
Esta dinámica la facilitan los teléfonos "inteligentes", que han provocado que estemos constantemente disponibles y nutriendo a la red. Este estado de hiperconexión conlleva sus problemas, que estamos empezando a ver.
Nos resta la capacidad de atención, de proceso en profundidad e incluso de socialización.
Tú eres filósofo, ¿crees que Internet subyace alguna filosofía o ideología? ¿No es un medio neutro que simplemente facilita las comunicaciones?
A menudo se dice que Internet es una herramienta neutra y que depende de cómo la utilicemos. Esto es una simplificación.
Supone no entender que detrás de Internet hay una ideología y una historia. En el último capítulo de esta historia, que se remonta al año 2000, emergió un modelo de negocio cuyas ganancias dependen del tiempo que pasemos los usuarios en Internet.
Las plataformas y aplicaciones que han surgido desde ese momento se han configurado bajo esa premisa, lo que les aleja de esa falsa idea de neutralidad.

PARA MUCHOS, DESCONECTARSE DE INTERNET FUE UNA TAREA ARDUA. TAL COMO DICE PUIG, ESTO DEMUESTRA UNA VEZ MÁS EL GRADO DE DEPENDENCIA QUE ESTAS TECNOLOGÍAS NOS HAN LLEGADO A GENERAR.

¿Te sientes un bicho raro? ¿Has tenido alguna vez la impresión de que los demás te ven como un extraterrestre por haber decidido vivir desconectado?
Cualquier acto de desconexión, ya sea total o parcial, debería entenderse como una medida de resistencia que desea compensar una situación que se encuentra descompensada. Personalmente, me he encargado de que en mi círculo se perciba así.
Quienes me rodean saben que comunicarse conmigo les comporta cierta limpieza digital, un espacio en el que lo físico y lo presencial vuelven a ser importante. Se trata de hacerlo ver como un beneficio, y no como una pérdida.
¿Te costó mucho lograr desconectarte? ¿No has sufrido síndrome de abstinencia?
Yo no lo he padecido porque fue una desconexión gradual, y cada paso era una respuesta a las preguntas que indirectamente me iban planteando personas que habían logrado con éxito la desconexión.
En muchos de esos casos, sin embargo, fue una tarea ardua, lo que demuestra una vez más el grado de dependencia que estas tecnologías nos han llegado a generar.
¿Qué es lo más duro cuando se desconecta?
Darse cuenta de que la pérdida en cantidad de comunicaciones se compensa con la calidad. Y vencer ciertos automatismos que nos han llevado a perder capacidades tan dispares como la improvisación, la apreciación del silencio o la orientación.
Hay que ser capaz de recuperar estas facultades y entender que en su recuperación está la riqueza de la desconexión.
¿Qué es lo más gratificante de la desconexión?
La recuperación de la atención. Sólo una lectura a la vez, sólo una conversación a la vez.
La multitarea, que es uno de los dogmas sobre los que se sustenta la digitalización, es una idea falsa. A lo que nos lleva es a reducir la intensidad de nuestras acciones y nuestras percepciones a costa de poder hacer varias a la vez.
"LA GRAN ADICCIÓN" RECOPILA CASOS REALES DE PERSONAS QUE, DESEOSAS DE RECUPERAR EL CONTACTO DIRECTO CON LOS DEMÁS Y CONSIGO MISMAS, HAN DECIDIDO DESCONECTARSE.
¿Has tenido recaídas?
Ninguna. Lo que me propuse, que es utilizar Internet cuando yo lo precisara, sin caer en sus garras, lo he cumplido hasta el día de hoy.
¿En qué ha cambiado tu vida desde que decidiste desconectarte? ¿Echas algo de menos de tu vida como conectado?
No echo nada de menos. Utilizo Internet para muy poco. Básicamente para el correo electrónico, para buscar cierta información y para comunicarme con mis alumnos, puesto que soy profesor en la UOC, una universidad en línea.
Si en algún momento lo necesito para algo más, ampliaré mi uso. No soy ningún dogmático. Simplemente, he valorado y he decidido marcar unos usos concretos que se adaptan a mi situación y palian algunos inconvenientes.
¿Crees que en los próximos años el número de personas que decidan desconectarse aumentará?
Efectivamente, porque habremos pasado los primeros años de enloquecimiento por lo que nos ofrece y lograremos un estado de madurez.
En ese estado, tan legítimo será el discurso de alguien que opte por pasar mucho tiempo en internet como otro, contrario, de quien decida pasar muy poco tiempo ahí.
El estado de madurez se caracterizará por no ver sólo las ventajas de internet, sino también sus inconvenientes. Y entonces posturas contrarias podrán coexistir sin problemas.

PUIG DICE QUE NO ECHA NADA DE MENOS AL ESTAR DESCONECTADO. "UTILIZO INTERNET PARA MUY POCO. BÁSICAMENTE PARA EL CORREO ELECTRÓNICO".
¿Crees posible que Internet deje algún día de ser omnipotente y omnipresente?
Creo que Internet participativa se transformará. El gusto por compartir la vida privada irá diluyéndose, y se sustituirá por usos de la red más profesionales o pseudoprofesionales.
De hecho, esto lo estamos viendo ya. Esta nueva forma también tendrá sus problemas, muy vinculados a las nuevas formas que tomará el mundo laboral. Deberemos estar atentos a los problemas que nos generará.
Ante todo, nunca dejar de preguntarnos por qué hacemos lo que hacemos.
La inmensa mayoría de la gente utiliza Internet. ¿Puede tanta gente estar equivocada?
No es cuestión de estar o no equivocados. Gran parte del atractivo de las tecnologías digitales está diseñado por compañías que desean nuestro consumo y nuestra continua conexión, como sucede con tantos otros ámbitos y, en general, como es la base del consumismo.
El problema es que, por la historia particular que tiene Internet, se ha caracterizado como servicio público y este otro elemento, que ya debería ser evidente, ha quedado sepultado bajo el discurso de que Internet es una herramienta al servicio de las sociedades.
¿Qué argumentos emplearías para convencer a alguien de que se debe desconectar?
No querría convencer a nadie de que se desconectara. Sólo de que escuchara el discurso de los desconectados como una voz que conviene tener en cuenta y que quizá contribuirá a que se cuestione ciertos comportamientos que ha automatizado.
¿Cómo crees que influye Internet en los jóvenes, en los nativos digitales? ¿Crees que a ellos les puede resultar más difícil desconectarse? Muchos no conciben su vida sin Internet.
Creo que haber vivido o no sin Internet no es un elemento importante a la hora de apreciar las ventajas de la conexión.
En cambio, la ventaja de las generaciones más jóvenes es que nunca se han visto hipnotizados por las novedades de las tecnologías digitales.
Para ellos, es una realidad más, que se puede aprovechar o desechar según convenga.

Televisor integra altavoz en su pantalla

Sony acaba de presentar su nueva gama de productos para este año. Y como no podía ser de otro modo, una gran parte de la atención fue para sus nuevos televisores OLED con pantallas por encima de las 50 pulgadas, porque así lo prefiere el cliente.

La tecnología “diferente” es el sonido. “Acustic surface”, según la empresa, permite convertir en altavoz toda la superficie de la pantalla, algo que otros televisores no pueden hacer. Basta con tocar la pantalla para darse cuenta de que está vibrando como si fuera la membrana de un altavoz. Una vibración, por supuesto, que resulta inapreciable a la vista y que no altera en absoluto la imagen. Dos “activadores” situados en la parte posterior de la pantalla se encargan de transmitir el sonido y de conseguir el “milagro”. De esta forma, el efecto estéreo está muy marcado en estos nuevos televisores.

21 marzo 2017

Proyectan ley para resguardar seguridad institucional y civil de ataques cibernéticos

El presidente de la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados, Javier Zavaleta, informó el martes que el proyecto de Ley de Ciberseguridad, que fue aprobado en una comisión legislativa, prevé resguardar la seguridad institucional y civil de ataques cibernéticos o ´hackeos´.

"Bolivia ya ha entrado en una era tecnológica, en la que requiere ciertos resguardos de otro nivel y eso es el resguardo de ataques vía internet que son los ataques cibernéticos o hackeos", indicó.
El asambleísta recordó que en 2015 y 2016 instituciones del Estado fueron ´hackeadas´ desde Chile.

En mayo de 2015 el grupo "Chilean Hackers" atacó la página del Ministerio de Minería y Metalurgia y dejó mensajes contra la reclamación marítima e insultos contra el presidente Evo Morales

El mismo grupo ya había perpetrado ataques en febrero del mismo año contra los sitios web de la Armada Boliviana, la Policía y el Ministerio de Comunicación.

Zabaleta explicó que se vio por conveniente redactar un proyecto de ley que evite más ciberataques a instituciones del Estado.

Manifestó que el proyecto propuesto consiste en que los ministerios de Defensa y de la Presidencia elaboren un "política de ciberseguridad" en un plazo de 12 meses.

Agregó que la política deberá proteger no sólo a las páginas institucionales cuyo origen sea Bolivia sino también a los prestadores de servicio como son las empresas que facilitan internet.

"Todos los bolivianos como las instituciones que usan servidores para almacenar su información u otras cosas podrán acceder a esa seguridad, esa es la ganancia", señaló.

Mencionó que una de las últimas tareas será crear una unidad exclusiva para este tema, que incluso permitirá actualizar esa protección y medir en el tiempo.

Apple actualiza y baja el precio del iPad de 9,7 pulgadas



Apple ha actualizado su tableta iPad de 9,7 pulgadas, que abandona su apellido Air, cambia de procesador y tiene un precio inferior a su predecesor, que no recibía mejoras desde 2014.

Así, el nuevo iPad, que sustituye al iPad Air, contará con una pantalla retina de 9,7 pulgadas, un chip A9, sensor de huella dactilar Touch ID y configuraciones tanto con conectividad wifi como LTE de 32 y 128 gigas, informó la compañía tecnológica estadounidense en un comunicado.

El dispositivo, que podrá reservarse a partir del próximo viernes, partirá, en Estados Unidos, de un precio de 329 dólares en su versión wifi y de 459 dólares en su versión LTE, inferiores a los de su predecesor.

Aunque Apple no ha actualizado su gama superior de tabletas, iPad Pro, sí ha anunciado que dobla la capacidad de los modelos de iPad mini sin variar su precio.

La tecnológica de Cupertino también lanzará el próximo viernes una edición en color rojo de sus teléfonos iPhone 7 y iPhone 7 Plus (con 128 y 256 gigas de almacenamiento), que se enmarca dentro de su colaboración con el Fondo Mundial de la Lucha contra el Sida.

Entre las novedades anunciadas por la firma estadounidense hoy están la aplicación de vídeos creativos Clips y una versión con más capacidad del iPhone SE -de 4 pulgadas-: que pasa a 32 y 128 gigas de almacenamiento. (21/03/2017)

Un estudio revela que utilizar el GPS para orientarse apaga zonas del cerebro



Utilizar el Sistema de Posicionamiento Global, más conocido como GPS, para conseguir llegar a un destino apaga zonas del cerebro que, de no valerse de este sistema de navegador por satélite, se activarían para simular diferentes rutas, señala este martes un estudio publicado en la revista Nature.

La investigación, llevada a cabo por la University College de Londres, contó con 24 voluntarios cuyos cerebros fueron analizados mientras deambulaban por una simulación digital del londinense barrio del Soho.

Los expertos analizaron su actividad en el hipocampo, una región del cerebro relacionada con la memoria y la navegación, y la corteza prefrontal, otra región encargada de la planificación y la toma de decisiones.

Así, pudieron observar que cuando los voluntarios no se valían de un navegador por satélite, su hipocampo y la corteza prefrontal tenían picos de actividad cuando se adentraban en nuevas calles.

Ubicación mediante el uso de GPS. Foto: CAS

Esta actividad cerebral se incrementaba aun más cuando el numero de opciones aumentaba, en cambio, no se observó ningún cambio en la actividad cerebral cuando los voluntarios seguían las instrucciones del GPS.

El estudio además desveló que al pasar por lugares donde convergen varias calles mejora la actividad en el hipocampo, mientras que esta no presenta apenas variación al adentrarse en un callejón sin salida.

Uno de los autores, el profesor de psicología Hugo Spiers, explicó que los resultados de su observación ratifican que "cuando la tecnología nos está diciendo a donde tenemos que dirigirnos, estas partes del cerebro directamente no responden".

"Nuestro cerebro apaga el interés en las calles que le rodean", aseguró el profesor.

Además, el equipo analizó la red de calles de otras grandes ciudades del mundo para averiguar en cuáles era más fácil orientarse.

De esta forma averiguaron, por ejemplo, que mientras Londres es de las ciudades más arduas en este sentido, Manhattan requiere mucho menor esfuerzo mental por su formato de calles rectas.

Anteriores experimentos realizados por la misma universidad mostraron que el hipocampo de los taxistas de Londres se expandía a medida que memorizaban las calles y paisajes de la capital británica y, en cambio, aquellos que utilizaban el GPS no presentaban mejora en este aspecto, limitando así su conocimiento de las calles de la ciudad. (21/03/2017)