12 noviembre 2018

Dos niños de 12 años representan a Bolivia en el Mundial de Robótica en Tailandia

Las familias de los niños no cuentan con recursos económicos para realizar el viaje por lo que están en búsqueda de patrocinios de empresas. SAE con su producto Figuvit Memory es la primera empresa que brinda un apoyo integral a los pequeños.
----------------

Johan Ramírez y Samuel Dorado, ambos de 12 años de edad, son los ganadores más jóvenes de la Olimpiada Científica Estudiantil Plurinacional Boliviana (OCEPB) 2017; por ello, representarán al país en la competencia mundial de robótica World Robot Olympiad (WRO), evento que reúne a casi 20 mil equipos de niñas, niños y jóvenes de más de 60 naciones del mundo. La cita es en Tailandia del 16 al 18 de noviembre.

Samuel y Johan fueron capaces de diseñar, construir y adaptar un robot, el cual iba superando todos los retos y misiones que le imponía la OCEPB, cuya temática en su área fue referida al medio ambiente. Ambos estudiantes ahora participarán en el WRO, que es una desafiante y divertida competencia de robótica donde niños y jóvenes ponen a prueba sus conocimientos y su capacidad de trabajo en equipo para construir robots innovadores.

Ambos estudiantes son del Colegio Fe y Alegría de La Paz y ganaron la medalla de oro en el Area de Robótica, categoría Principantes en la OCEPB 2017, siendo los más jóvenes de dicha competencia nacional.

El WRO no sólo es una competencia de robótica sino que, además, busca crear conciencia y brindar solución a diferentes problemáticas mundiales. Este año el tema es Food Matters (asuntos de comida), considerando que cerca de 800 millones de personas en el mundo sufren de hambre, pero alrededor de un tercio de la producción planetaria de alimentos no se come y se va a la basura. Al mismo tiempo, con el aumento de la población, más y más alimentos necesitan ser producidos cada año y una manera es usando tecnologías como robots, drones y satélites para mejorar el uso de tierras de cultivo.

Ese es el desafío que Johan y Samuel deben superar y dar solución durante la competencia que se realizará en Tailandia y donde competirán con miles de equipos. Al momento, ambos niños, junto a su tutor Pablo Mateo Molina, se encuentran en pleno entrenamiento y diseño de un robot innovador que tendrá que ser capaz de cumplir todas las misiones que asignará el WRO. Al mismo tiempo, sus familias están en busca de ayuda económica para solventar el alto costo que implica viajar a Tailandia (pasajes, hospedaje, viáticos, y otros) puesto que no recibirán ningún apoyo estatal.

La primera empresa que comprometió su ayuda es South American Express (SAE), principal importadora de productos farmacéuticos, representante de marcas prestigiosas y reconocidas a nivel internacional. SAE y su producto Figuvit Memory apoyarán económicamente a ambos niños y también ayudarán en su promoción pública para que otras compañías se sumen al aupicio.

Sin embargo, la principal contribución será en el área de la alimentación y nutrición. “Figuvit Memory es una vitamina reforzada con omega 3 que activa el desarrollo cognitivo de los niños, ayuda a una mayor concentración y capacidad de atención, mejor aprendizaje y rendimiento y visión, vitales en este tipo de competencias como el WRO. Por ello, Johan y Samuel recibirán nuestro producto antes y durante la competencia para complementar su alimentación”, dijo Rosa Isela Coronado gerente de Figuvit Memory.

Parte de la Misión de SAE es brindar a los consumidores suplementos alimenticios farmacéuticos de alta calidad, innovadores y con valor agregado, pensando siempre en mejorar la salud de los pacientes, atributos que la ubican a la vanguardia.

Figuvit Memory se encuentra en Bolivia desde hace cuatro años, tiempo en el que logró ubicarse como líder en ventas en el mercado de las vitaminas y suplementos alimenticios, gracias a ser la única vitamina que contiene omega 3 de origen marino, como el EPA y DHA que aportan beneficios en niños a partir de 3 años en edad escolar tales como mejoría cognitiva; mejora de las funciones motoras y del aprendizaje; mejora de la capacidad de memorización; disminución de la incidencia de déficit de atención; mejora de la agudeza visual y percepción de los colores; y aumento del coeficiente intelectual de los pequeños.

“Nos sentimos muy contentos de ayudar a Johan y Samuel y hacer realidad uno de sus objetivos de competir a nivel mundial, son dos pequeños genios a quienes hay que motivar y alentar para que continúen creando robots que den solución a diferentes problemas del medio ambiente. En Bolivia necesitamos este tipo de profesionales con capacidades únicas, es por eso que invitamos a otras empresas a que les brinden apoyo economico para su viaje a Tailandia”, añadió Martin Zalles. ///


1 comentario: