21 agosto 2019

24 horas con el Galaxy Watch Active

¿Necesitas ayuda para alcanzar las metas diarias? ¿Tienes intención de hacer ejercicio, pero te falta motivación? ¿Olvidas tus pendientes? Un día poniendo a prueba al nuevo reloj de Samsung, demostró que este pequeño dispositivo es el compañero ideal para llevar una vida activa.
Quedan pocos meses para el verano, la época de piscina y actividades al aire libre se acerca y con ello, surge el interés de muchos por hacer ejercicio, estar en forma y mantener un estilo de vida saludable. El equipo de Samsung Bolivia decidió pasar 24 horas con el Galaxy Watch Active para confirmar si este reloj cumple su promesa de ser el compañero perfecto que ayuda a obtener el "cuerpo de verano”.

¿Cómo se ve y siente en la muñeca?

Lo primero que noté al ponerme el reloj fue su apariencia y sensación. Debido a sus diversos recursos de seguimiento de actividad, como el sueño o la detección de estrés, se podría asumir que es un aparato voluminoso, lo cierto es que es un dispositivo perfecto para muñecas delgadas. Su pantalla es pequeña y ligera, mide 28 milímetros y pesa solo 25 gramos. La correa es muy práctica ya que lo que sobra, queda pegado a la muñeca. Es resistente, suave y no acumula polvo.

7:30 a.m.: empezar el día con los datos de seguimiento del sueño

En cuanto desperté verifiqué mis datos en la aplicación Samsung Health. El Galaxy Watch Active proporciona un resumen de las etapas del sueño durante toda la noche y envía análisis personalizados. Con esa información descubrí que mis hábitos de sueño eran irregulares y desde entonces empecé acostarme más temprano.
El 'Goodnight Mode' antes de dormir fue un gran aliado para mejorar mi rutina de descanso. Cuando llega la hora de acostarse, según el patrón personal de sueño, el dispositivo propone activar el modo. Si el usuario acepta, se apagan el sonido y la pantalla para que no haya distracciones al dormir.

8:30 a.m.: "Hola Bixby, muéstrame la agenda para hoy"

De camino al trabajo, le pedí a mi asistente de Inteligencia Artificial, Bixby que revisara mi agenda del día y el clima, sin necesidad de tener el celular en mi mano. Todo esto es posible porque el teléfono se sincroniza con el Galaxy Watch Active.
Esta fue la función más útil porque con un simple comando de voz revisé mis pendientes, empecé a registrar mi entrenamiento al hacer ejercicio e incluso controlé los dispositivos de mi hogar a través de la aplicación SmartThings.

2:30 p.m.: Hora de cargar el reloj sin un cargador, valga la redundancia

Llegó la tarde y el Galaxy Active Watch notificó que la batería se estaba agotando. En vez de usar mi cargador común, opté por traspasarme energía a través del Wireless PowerShare del Galaxy S10. El ecosistema de dispositivos de Samsung está sincronizado a la perfección, lo que resulta muy útil.

4:00 p.m.: El reloj vibra cuando llega un mensaje

Mientras me concentraba en mi trabajo en la oficina, sentí una débil vibración en la muñeca. Miré el reloj y era un mensaje de texto de un amigo. No necesité usar mi teléfono para responder porque lo hice desde el mismo reloj. Además, descubrí que puedo dibujar un emoticón con el dedo, usar el teclado y la entrada de voz.

6:10 p.m.: Recordatorio: ¡Necesitas un poco de movimiento!

Un hábito saludable empieza con un solo paso. Cuando me concentro en mi trabajo, no salgo del escritorio durante varias horas.
A través de la función "Daily Activity", el Galaxy Watch Active detectó mis patrones de movimiento y me envió notificaciones para recordarme que debía moverme cada hora para quemar las calorías necesarias y así cumplir con mi rutina de ejercicio diaria. La mejor sensación fue recibir la notificación de que había alcanzado mi objetivo.

8:00 p.m.: Ejercicio en casa sin la ayuda de un entrenador personal

Después de un día duro en el trabajo, llegó la hora de hacer ejercicio en casa y conquistar el "cuerpo de verano". Cuando se hace ejercicio durante un cierto periodo de tiempo, el Galaxy Watch Active puede detectar y rastrear automáticamente siete tipos de ejercicio: caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, entre otros. Además, al seleccionar una rutina, entre las treinta opciones que hay, el reloj verifica cuánto tiempo se dedica a la actividad y cuántas calorías se queman.
Estuve a punto de rendirme porque ya se me dificultaba mucho hacer ejercicio, pero al ver en la pantalla que faltaba muy poco para cumplir mi meta, decidí seguir adelante. Tenía la motivación necesaria para alcanzar los objetivos y completé mi entrenamiento diario.
¡Nunca había sentido tantos logros! Mis 24 horas con el Galaxy Watch Active me ayudaron a mantener hábitos más saludables y a aumentar las actividades. Si hubiera pasado por todo el proceso por mi cuenta, podría haber renunciado fácilmente. Tras un día de experiencias, el reloj de Samsung pasó la prueba y se convirtió en mi compañero perfecto para cumplir con un estilo de vida más saludable.



















1 comentario: