27 mayo 2017

Boliviano crea software para medir el daño ambiental



Todos somos responsables de la contaminación ambiental, pero una buena parte se atribuye a la industria. El uso de gases refrigerantes para climatización, el gasto de electricidad, la combustión de diésel o gasolina, y la generación de aguas residuales, son algunos elementos que generan gases de efecto invernadero.

En busca del equilibrio entre desarrollo y medioambiente, el boliviano Juan Claudio De Oliva creó Green Cloud, un software para que las empresas conozcan su huella de carbono y la reduzcan.

Desde Costa Rica, donde radica, De Oliva explicó a EL DEBER que no todo está perdido: el desafío es optar por tecnologías que permitan sostener una estrategia ambiental a través del tiempo “y que este esfuerzo no termine en una moda, sino en el ADN de las organizaciones”. Con su experiencia, da pautas para equilibrar la balanza del desarrollo y el medioambiente.

Usar tecnologías eficientes
Desde el punto de vista energético, el especialista sugiere reducir el consumo de electricidad, dar un tratamiento responsable a las aguas residuales y separar los residuos sólidos. Por otro lado, recomienda optimizar el transporte con una buena planificación para reducir la emisión de CO2.

Compensar el daño
“Cuando una organización no puede reducir más sus emisiones, opta por la adquisición de créditos de carbono que representan protección de un área de bosque que remueve el dióxido de carbono equivalente al que la empresa ha emitido al aire”, explica De Oliva.


A tiempo de instar a políticos y a empresas a crear estructuras para mitigar sus efectos ambientales, el especialista advierte de que si Bolivia no reduce su huella de carbono, no podrá obtener beneficios ni financiamiento por parte del nuevo acuerdo climático de París.


“Debemos ser conscientes de que nuestra capa atmosférica alberga dos tercios de los gases de efecto invernadero que puede sostener, lo que significa que a escala mundial nos queda un tercio disponible antes de entrar en un crisis global sin retorno”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario