06 noviembre 2016

MÉTODOS ALTERNATIVOS A LAS CONTRASEÑAS

Poniendo la cara

Fue una de las primeras formas de desbloqueo, diferentes a las claves escritas, que se instalaron en los teléfonos móviles, pero daban el problema de que distinguían mal las caras si había poca luz. Microsoft desarrolló esta tecnología y la ofrece en la última actualización de Windows Hello, gracias a RealSense de Intel, la posibilidad de iniciar la sesión en el ordenador con tu cara. La cámara detecta profundidad y movimiento en tiempo real, por lo que es difícil engañarle con una foto.

“Ok Google” y una palabra



El reconocimiento de voz es otra buena opción para desbloquear dispositivos. El sistema operativo Android incorpora esta función desde la versión Lollipop, donde bastaba con decir aquello de: “OK Google” y una palabra o frase que habíamos pregrabado para desactivar el bloqueo de acceso. Lo malo es que podría no distinguir entre tonos de voces muy parecidas, ni tampoco si es una grabación.

Dejando huella



Las huellas digitales son únicas en cada persona y si no que se lo digan a los de la serie de televisión CSI: Crime Scene Investigation. Empresas como Apple, OnePlus o Samsung confían en esta opción y lo incluyeron en sus últimos y más sofisticados modelos. Según los expertos en seguridad tampoco es la opción más segura, ya que las huellas pueden tomarse de objetos y duplicarse con una impresión 3D o a través de una imagen de súper alta definición.

Cuestión de personalidad



Cada uno tiene su propia forma de hacer las cosas y es que la personalidad nos distingue a unos de otros. Google decidió en 2015 explorar estas diferencias a través de su proyecto Abacus para poder usarlas como sustitutas de las contraseñas. Se basa en distinguir los diferentes comportamientos que realizamos en nuestros móviles, como la velocidad de tecleo o los movimientos de los dedos y unirlo a recursos biométricos como la voz o el reconocimiento facial.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada