07 noviembre 2016

Kirobo Mini, robot de compañía



Se llama Kirobo Mini y puede reconocer expresiones faciales, conversar y aprender frases. El robot de compañía que Toyota comercializará el próximo año, a pesar de que solo mide diez centímetros sentado, puede ser un gran “amigo” para los humanos.

En universidades, empresas y centros de investigación de todo el mundo se está desarrollando una creciente gama de robots de compañía y asistencia que cambiarán nuestra forma de vivir, divertirnos, descansar y relacionarnos y estarán cada vez más presentes en nuestros hogares, lugares de trabajo e incluso vehículos.

Muchas de estas máquinas no solo son capaces de realizar todo tipo de tareas y ayudas para sus usuarios, sino también de comunicarse con ellos y entenderlos cada vez mejor gracias sus sensores y programas de inteligencia y aprendizaje artificial.

A esta familia de autómatas, de la que ya forman parte Pepper (www.ald.softbankrobotics.com/en), Buddy (www.bluefrogrobotics.com/en/home), Zenbo (http://zenbo.asus.com), Robi (www.hellorobi.com) o el robot-niño de uso experimental, iCub (www.icub.org/), se acaba de unir el que quizá sea el más pequeño de todos: Kirobo Mini.

Aunque el hecho de que este “amigo o compañero robot” (http://toyota.jp/kirobo_mini) desarrollado por la japonesa Toyota tenga unas reducidas dimensiones, no significa que sus servicios sean menores, ya que, entre otras cosas, es capaz de conversar con su usuario, respaldado por gestos y entender las emociones de su interlocutor, según la compañía.

Toyota Motor Corporation prevé comercializar en 2017 este pequeño y compacto robot, que pesa 183 gramos, con que el podemos comunicarnos y al que dan ganas de abrazar, a un precio base de 385 dólares.

Sus ojos se iluminan al conversar

Un anillo alrededor de sus ojos se ilumina de forma intermitente en tono naranja-amarillo al mantener una conversación, recordando anécdotas que se le hayan contado, según se ha podido comprobar en una demostración de su funcionamiento, en las oficinas de la compañía, en Ikebukuro, a la que asistió EFE.

“Es un compañero con el que crear nuestro futuro, centrado en la comunicación, diseñado sobre todo para permanecer sentado y que puede conectarse al automóvil, a través de una ‘app’, para informar al usuario cuántos kilómetros ha recorrido, el estado del depósito o usar las cámaras del coche para prevenir accidentes”, indica Fuminori Kataoka, ingeniero en jefe de diseño de Kirobo.

Este robot es capaz de girar su cabeza hacia quien está hablando e involucrarse en una conversación informal (por ahora solo en japonés), mientras mueve su cabeza y sus manos, en tanto que su tamaño compacto permite que sea llevado a cualquier sitio y esté siempre a mano para desempeñar sus labores de compañía y comunicación que, según Toyota, “llegan al corazón”.

“Sus capacidades de gesticular y comunicarse son posibles gracias a la conexión inalámbrica vía “bluetooth” del robot con una aplicación que se instalada en el teléfono móvil del usuario”, añade.

Una cámara incorporada al cuerpo de Kirobo Mini le permite captar imágenes de las expresiones faciales de las personas, las cuales son posteriormente procesadas y analizadas mediante un programa informático, permitiendo interpretar su significado.

Esto le permite detectar emociones de su interlocutor a cada instante y adecuar su forma de hablar y moverse al estado emocional de su compañero “de carne y hueso”, según Toyota, quienes añaden que este autómata puede mantener conversaciones basadas en la información obtenida en el hogar o el coche.

Kirobo Mini es el resultado del Proyecto Corazón de Toyota (Toyota Heart Project) que busca desarrollar interacciones entre los seres humanos y las máquinas, bajo el concepto de “inspirando al corazón y a la persona”, que aplica a la fabricación de sus vehículos automotores, para que los perciban como “una compañía irreemplazable”, asegura la empresa nipona.

Amigo portátil, al corazón

La visión que subyace en este Proyecto Corazón consiste es que los humanos y la inteligencia artificial trabajen juntos para conseguir un mundo mejor, informa la empresa.

Las capacidades de esta máquina amigable también pueden “crecer” y el Kirobo Mini puede proporcionar compañía a la medida de cada persona, al recordar las preferencias del usuario y aquellos que le agrada y desagrada, así como algunos acontecimientos del pasado, como los viajes compartidos.

Por si fuera poco, este androide puede mantener una comunicación continua durante alrededor de dos horas y media y su batería duras hasta tres horas, también es capaz de ajustar gradualmente sus temas de conversación para hacerlos más adecuados al usuario, según el fabricante.

También es capaz de efectuar comentarios del tipo: “Ha sido un largo viaje. ¡Buen trabajo!” o “Bienvenido a casa. Un cálido baño le espera”, basándose en la información sobre el vehículo o el hogar recogida mediante sistemas electrónicos conectados a este sistema y compatibles con la tecnología de Kirobo Mini.

Las funciones de este ‘amigo portátil’ no acaban aquí ya que, teniendo en cuenta que las personas pasan un promedio de 4,3 años de sus vidas a bordo de sus coches, si este robot se integra a los vehículos, podrá sugerir al conductor qué lugares visitar, rutas seguir o música que escuchar, ayudando a que la conducción sea una experiencia emocionalmente transformadora, según Toyota.

Pese a su escasa estatura, este autómata basado en el robot astronauta Kirobo que ha participado en misiones espaciales internacionales efectuando experimentos o conversando con un astronauta japonés, puede ser un gran “amigo” para los solitarios y ayudar a que nuestra vida sea más fácil y agradable. •


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada