06 noviembre 2016

Desarrollan brazo robótico que utiliza la “tecnología del tacto”


Un estudiante de la carrera de Ingeniería Electrónica desarrolló un brazo robótico que utiliza la "tecnología del tacto” (háptica). Este prototipo permite manipular objetos y, además, proporciona al operador la sensación de tocar o palpar, a través de un sistema que se controla a distancia.

Se trata de Christian Efraín Mendoza Escobar, de 23 años, quien desarrolló el proyecto como parte de su trabajo de titulación. El brazo robótico concursará en la Expotrónica IIME 2016, organizada por el Instituto de Investigaciones Mecánicas Electromecánicas (IIME) de la UMSA. Esta actividad está programada para el próximo miércoles 10 de noviembre.

Del sistema háptico

El sistema está compuesto por el efector final (parte extrema de un brazo robótico), que consta de "sensores de fuerza” en los dedos; una tarjeta de desarrollo (donde tiene cargado el programa), y un exoesqueleto, el cual es el controlador del efector final.

"En un sistema teleoperado (controlado a distancia) hay un operador que controla un brazo robótico. El operador puede sentir lo que la pieza robótica está tocando, así el operador tiene un mejor control y mejor manipulación del objeto”, explica Christian.

El diseño del aparato

El estudiante comenta que optó por desarrollar un sistema de esta naturaleza luego de leer varias revistas científicas. "La terminología -háptica- viene de lo que es sentir el tacto y se la puede ver más en la realidad virtual. Se está desarrollando en esa área porque la tendencia es que la persona pueda sentir cada vez más los objetos virtuales y pueda manipularlos”, explica.

El informe del proyecto detalla que para el diseño del prototipo se siguieron "criterios de robótica”, los cuales indican que primero se debe diseñar la parte mecánica del sistema; luego la eléctrica, la electrónica, y, al final, la informática. Esta secuencia "brindó facilidades” al momento de montarlo, dado que -dice el documento- "al dividir por áreas el sistema, se tiene un armado más ordenado. La identificación de errores o ajustes, que fueron necesarios en el sistema, fue realizado sin problemas”.

Mendoza es consciente de que aún es prematuro hablar de un proceso de comercialización, pero comenta que está en conversaciones con su alma mater para financiarlo; para así, a mediano plazo, contar con el producto final. El creador, además, habla de patentar el sistema de manera conjunta.

El sistema puede aplicarse en distintos ámbitos, los cuales van desde la industria hasta el área nuclear. En la medicina puede servir para la telecirugía, asociada a la robótica, dice el universitario. "Con más tiempo se puede orientar a la medicina, por ejemplo para la telecirugía o cirugía robótica”, indica Mendoza. Además, comenta que puede tener uso en el ámbito industrial, en el que se manejan brazos robóticos para manipular objetos o herramientas demasiado pesadas.

Ante la posibilidad que dentro de un lapso no muy lejano los robots realicen el trabajo del hombre, Christian tiene el panorama claro. "Yo pienso que sí, viendo cómo se desarrolla la robótica... Como va creciendo la tecnología, yo creo que de aquí a cinco años con mi proyecto se puede lograr, por ejemplo, un trabajo combinado entre hombre y robot, donde se use la proyección del robot y el sentido común del ser humano”, finaliza Mendoza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada