12 septiembre 2016

Los robots atraen cuando se muestran expresivos y comunicativos

Una investigación revela que la gente tiende a favorecer a los robots expresivos y comunicativos en detrimento de otros que sean más eficientes pero menos expresivos y comunicativos.



Para bien o para mal, hacer expresivo y comunicativo a un robot de asistencia personal probablemente hará que para la gente sea mucho más satisfactorio trabajar con él, y llevará a que los usuarios confíen más en él, incluso si comete más errores que robots más eficientes pero más «fríos», a juzgar por los resultados de este estudio.



Dotar de rasgos humanos a un robot ayuda a que las personas interactúen con él, pero también a que subconscientemente le vean como a un ser vivo inteligente. Esto último, a juzgar por los resultados de algunos experimentos en la nueva investigación, podría conducir a evaluaciones distorsionadas de la eficiencia de robots. Un ejemplo de esto último es una situación vista en los experimentos del nuevo estudio: un usuario puede llegar a decirle mentiras piadosas a un robot para evitar «herir sus sentimientos», pese a que obviamente los robots tal como los conocemos no experimentan emociones.



Los investigadores, del University College de Londres y la Universidad de Bristol, ambas instituciones en el Reino Unido, realizaron sus experimentos empleando un robot asistente humanoide que ayudaba a los usuarios a hacer una tortilla. El robot tenía la tarea de pasar los huevos, la sal y el aceite, pero dejó caer uno de los huevos de poliestireno en dos de los casos y después intentó arreglar el error.



El objetivo del estudio era investigar cómo el comportamiento erróneo de un robot afecta a la opinión que sobre la eficiencia de este se está formando una persona que trabaja con él, ya sea en tareas domésticas o laborales. Y también cómo puede un robot recuperar la confianza de un usuario cuando comete un error.



Los usuarios reaccionaron de manera condescendiente cuando, tras cometer un error, el robot expresivo y comunicativo se disculpaba, y fueron particularmente receptivos ante su expresión facial de tristeza.



Los resultados del estudio, realizado por el equipo de Adriana Hamacher, del University College de Londres, sugieren que un robot expresivo y comunicativo es preferible para la mayoría de usuarios a uno sin esos rasgos pero más eficiente y menos propenso a los errores, a pesar de que el robot expresivo y comunicativo necesite un 50 por ciento más de tiempo para completar las tareas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada