18 septiembre 2016

La educación, el reto mayor de JALA


Ahora el sueño de Jalasoft está fuera de sus lujosos muros en la ciudad de Cochabamba, está en el lugar donde se puede plantar la única semilla que puede hacer de las personas prósperas: el conocimiento. Esa misma apuesta ha hecho de esta empresa una de las más exitosas del país, lo que se traduce en millones de dólares de ganancias año tras año.

Pero el dinero, cuando el saber se convierte en materia prima, sólo fluye, y el Grupo JALA ha comprendido esta ley natural desde que nació, hace 15 años; por ello, ahora tiene los ojos en otros horizontes, motivado por una premisa de vida: devolver a la sociedad lo que un día recibió gratis.

Así, cada año la fundación JALA destina a la educación 2,5 millones de dólares, y desde hace dos años incursionó en aulas de siete colegios de Cochabamba, donde puso en marcha un proyecto, cuyos resultados fueron dados a conocer recientemente.

En 2015 trabajó en los colegios San Agustín, Don Bosco, Anglo Americano (privados); Bolívar, Sucre y Junín (fiscales). Este año se sumó el colegio Hughes.

Se trata del proyecto educativo Jaque Mate, basado en la organización estadounidense Khan Academy, una plataforma creada en 2006 por un hijo de migrantes.

En las aulas

El proyecto de la Fundación JALA consiste en la implementación de esta plataforma en su área de matemáticas. Se trata de un programa que ayuda a los alumnos a migrar de lo que es un esquema muy mecánico de aprendizaje, basado en la repetición, a uno más de razonamiento.
La gran ventaja que ofrece este sistema es que el aprendizaje de los alumnos es interactivo y mucho más individualizado. Además, para los profesores se constituye en una herramienta de trabajo que les permite hacer un seguimiento de cada alumno.

La organización Khan Academy incluye muchas áreas, pero JALA tomó sólo la plataforma de matemáticas. "Con este programa se puede demostrar que puedes ser competitivo en matemáticas sin importar el colegio donde estudies”, afirma José Ismael Arébalo, director del Proyecto Jaque Mate de la Fundación.

"Hay mil maneras de resolver un ejercicio y este programa nos ayuda a usar la lógica para encontrar la solución más simple a los problemas”, agrega.

Arébalo aclara que es una herramienta que busca ayudar al profesor, de ninguna manera reemplazarlo, mucho menos sustituir lo que ya está establecido.

El programa, que se aplica por segundo año en Cochabamba, se empleó este año con alumnos de quinto de secundaria, porque además ellos disponen de más tiempo. Cada estudiante debe tener una computadora, en la que se le crea una cuenta.

Lo primero que hacen los alumnos es un preexamen que está en la misma plataforma, que incluye preguntas de todo nivel. Al final, la plataforma define en qué nivel se encuentra el alumno.

Una vez pasada esa etapa, la página automáticamente recomienda al estudiante el ejercicio siguiente basado en lo que ha respondido.

Al principio de cada gestión, el personal de la Fundación se reúne con los maestros para analizar el plan de avance del año, siempre según las directrices establecidas por el Ministerio de Educación.

¿Cómo se trabaja?

La coordinación entre JALA y los profesores es siempre el punto de partida. Acto seguido, el Proyecto Jaque Mate envía a los alumnos a las plataformas de ejercicios de temas fijados por los profesores para cada clase.

En las aulas, los alumnos pasan las clases regulares con los maestros, donde ven ciertos conceptos, y en las sesiones de Khan, que son de 45 minutos por semana, se les refuerza el mismo concepto. En muchos casos, los alumnos optan por hacerlo al revés: primero ven sus temas en Khan y luego en sus clases. Hay estudiantes que quieren sacarle más provecho al programa. Para estos casos, la Fundación tiene abiertas sus puertas para darles asistencia, siempre de manera gratuita.

Con el tiempo, los estudiantes no sólo detectan problemas, sino una serie de posibilidades de solución, incluso en videos. Asimismo, encuentran ejemplos.

En forma simultánea, la página evalúa constantemente el avance del estudiante y al que otorga una calificación basada en sus "habilidades dominadas”.

En el proceso, la plataforma también registra el tiempo que el alumno dedica al programa, sus habilidades en la resolución de ciertos problemas, los videos que ve. Y cada cierto tiempo –generalmente mes tras mes– esa información es compartida con los profesores, de manera que éstos tienen claro sobre los puntos débiles y fuertes de sus pupilos.

Un sueño mayor

"Con Khan este año estoy afianzando conocimientos que no logro entender del todo en clases, debido a que tiene un toque más personalizado. Puedes ver qué video es conveniente para ti, de acuerdo a tu nivel. Es una metodología que debería implementarse en todos los colegios”, afirma María Alejandra Rojas Trigo, una estudiante de quinto grado del colegio San Agustín de Cochabamba. Este testimonio ha sido recogido por la revista JALA.

"… Debería implementarse en todos los colegios”, dice ella. Y ése es precisamente el plan. En los dos últimos años, el programa Jaque Mate fue aplicado en el marco de un plan piloto que llegó a 1.291 estudiantes de la capital valluna.

Pero en 2017, el programa se abre a todos los colegios de Cochabamba y se extenderá a algunos establecimientos educativos de La Paz y Santa Cruz.

Un proyecto de todos

El programa JALA, que se inició hace dos años, no sería sostenible si las instituciones estatales no se involucraran en él. De hecho, en el caso de Cochabamba, la Gobernación y la Dirección Departamental de Educación apoyaron el proyecto desde un comienzo.

"Queremos que Cochabamba esté a la vanguardia en el conocimiento”, afirmó el gobernador Iván Canelas el día que se presentaron los resultados del programa Jaque Mate, el 1 de septiembre. A ese acto también asistieron autoridades educativas de Santa Cruz e invitados de La Paz, los próximos objetivos de JALA para poner en marcha ese plan.

"La ausencia de inversión en educación e investigación en Latinoamérica durante los últimos 71 años ha obligado al continente a importar propiedad intelectual en forma de productos de Europa y EEUU”, dice la Fundación en una nota de prensa. Ésta es una de las mayores preocupaciones de esta organización cochabambina, cuyo principal gestor –Jorge B. López Lafuente, presidente del Grupo JALA– está convencido de que las grandes potencias cosechan ahora los beneficios de haber invertido en conocimiento.

Y la clave del éxito del Grupo JALA está en la generación de conocimiento. Jalasoft crea software y sus principales clientes están en EEUU y Europa, que pagan millones de dólares por las soluciones que esta empresa les da.

Por eso para esta empresa, la apuesta mayor es la educación, y confía en que si la semilla que hoy siembra cae en terreno fértil, habrá frutos en abundancia.

La plataforma Khan Academy

"Lo único que necesitas saber es que tú puedes aprender cualquier cosa. Gratuitamente. Para todo el Mundo. Para siempre”. Con este mensaje la organización Khan Academy presenta su plataforma en línea en http://es.khanacademy.org/. El programa fue traducido al español gracias al apoyo de la fundación del multimillonario mexicano Carlos Slim.

En este portal el alumno tiene varios temas que están agrupados en tres grupos. En el área de matemáticas, están: matemáticas elementales, aritmética, álgebra I, geometría, trigonometría y probabilidad y estadística, cálculo, ecuaciones diferenciales y álgebra lineal.

En el área de Economía y finanzas, están: microeconomía, macroeconomía y mercados financieros y de capitales. Y en el área de computación, se encuentran programación de computación, ciencias de la computación, la hora del código y animación digital.

La organización Khan Academy, sin fines de lucro, fue creada en 2006 a partir de una experiencia personal de su creador, Salman Khan, hijo de madre india y padre bangladeshí, residentes en Estados Unidos. Salman estudió en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y en la Universidad de Harvard.

Dos años antes de la creación, en 2004, Salman comenzó a ayudar a su prima Nadia, que tenía dificultades para encarar estudios superiores en matemáticas. En este proceso de enseñanza, Khan vio que había muchas deficiencias en la enseñanza y que sí era posible consolidar ciertas habilidades.

Su método, que fue exitoso, atrajo a otros familiares, lo que lo impulsó a crear tutoriales en YouTube, hasta que finalmente creó su portal, al que ahora pueden acceder gratuitamente no sólo los alumnos, sino los profesores y también los padres de familia.

En este marco, el Programa Jaque Mate de la fundación JALA ha capacitado a unos 40 profesionales que dan asistencia en el manejo de esta plataforma en las aulas de colegios. El sueño es que su uso sea masivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada