15 agosto 2016

Identidad digital

La investigadora De la Torre, en el artículo publicado el año 2001 con el título “Las identidades; una mirada desde la psicología”, menciona que cuando se habla de identidad de algo, se hace referencia a procesos que permiten suponer que una cosa, en un momento y contexto determinados, es ella misma y no otra, igualdad relativa consigo misma y diferencia, también relativa, con relación a otros significativos, que es posible su identificación e inclusión en categorías y que tiene una continuidad en el tiempo. Todo lo cual, por cierto, no implica ninguna concepción estática, fundamentalista o esencialista. En el caso de las identidades subjetivas, debido a que la definición anterior es muy general y vale lo mismo para la música salsa, el arte gótico o un movimiento social, es necesario añadir que no solamente un individuo, o grupo, es el mismo y no otro, sino, sobre todo, que tiene conciencia de ser el mismo y no otro en forma relativamente coherente y continua a través de los cambios.

De la Torre, en el artículo publicado el año 2007 con el título “Identidad, identidades y ciencias sociales contemporáneas; conceptos, debates y retos”, menciona que la identidad no es algo que está ahí, esperando a ser “descubierta”. Cualquier identidad necesita ser pensada, reconocida, establecida y aceptada, negociada algunos dicen, en un proceso práctico y de comunicación humana, que se lleva a cabo a través de interacciones discursivas y de la actividad, en el sentido de la tradición de Vygotsky y Leontiev, manifestada en la publicación de los libros “El desarrollo de los procesos psicológicos superiores” en el año 1979 y “Actividad, conciencia, personalidad” en el año 1981. Jenkins, en el libro publicado el año 1996 con el título “Identidad social”, menciona que profundizando en las identidades específicamente humanas, las personas no solo se encuentran conscientes o percatadas de sus igualdades y diferencias con otros, de sus particularidades, tienen también la habilidad o cualidad conocida como reflexividad, la cual permite a individuos y grupos llevar una crónica particular de sus vidas y repensarse a sí mismos. Cuando se habla de la identidad de un sujeto individual o colectivo se hace referencia a procesos que permiten asumir que ese sujeto, en determinado momento y contexto, es y tiene conciencia de ser él mismo, y que esa conciencia de sí se expresa, con mayor o menor elaboración, en su capacidad para diferenciarse de otros, identificarse con determinadas categorías, desarrollar sentimientos de pertenencia, mirarse reflexivamente y establecer narrativamente su continuidad a través de transformaciones y cambios. Dicho muy en breve, es la conciencia de mismidad. Definido por De la Torre en el artículo publicado el año 2001 y mencionado anteriormente.

Por su parte la identidad digital se trata en la literatura científica dentro del área de la cibercultura. De hecho, diversos autores la han vinculado en la encriptación de datos, la privacidad, la seguridad en Internet, tal como Camenisch y sus colegas, en el artículo publicado el año 2009 con el título “Encriptado basado en la identidad anónima y ciega y búsquedas privadas autorizadas sobre datos encriptados de clave pública”, además del Phising, en el artículo de Kirda y Kruegel, publicado el año 2006 con el título “Protegiendo a los usuarios contra ataques de suplantación de identidad”. Cabe decir que también hay autores que han tratado la identidad digital en el contexto empresarial y la han relacionado con intranets corporativas y aplicaciones de la Web social en las empresas, uno de los autores destacados es Aced y sus colegas, con el artículo publicado el año 2009 titulado “Visibilidad y viralidad”. La investigadora Campbell, en el artículo publicado el año 2005 con el título “Considerando las dimensiones espirituales al interior de los estudios de comunicación mediado por computadora”, menciona que por otro lado, en la literatura académica se refleja el interés sobre las características de la comunicación mediante computadora, que imprime nuevas pautas de desarrollo de las identidades digitales, así como los comportamientos en línea de niños, adolescentes, colectivos étnicos o con diferencias de género. Zhao y sus colegas, en el artículo publicado el año 2008 con el título “Construcción de la identidad en Facebook: Empoderamiento digital en las relaciones ancladas”, mencionan que las aportaciones sobre este tema, sin embargo, no se centran en el conjunto de habilidades digitales y del manejo de información que se han revelado como fundamentales en los últimos años. En este sentido, la relación entre estas habilidades y las actividades sociales, culturales y académicas, cada vez más variadas en la red, constituyen un nuevo tema de estudio que todavía no se ha tratado suficientemente en la literatura científica, así como la construcción de la identidad en la red en entornos no anónimos.

Castells, en el artículo publicado el año 2003 con el título “La revolución de la tecnología de la información”, señala que desde las últimas décadas del siglo veinte, se ha producido una revolución tecnológica a escala mundial que ha dado paso a una sociedad informacional, definida por la generación, la gestión y el uso de datos. La revolución actual gira en torno a las tecnologías del procesamiento de la información y la comunicación, que, cada vez más, se usan en la mayoría de ámbitos de la vida de las personas. Zhao y sus colegas, en el artículo mencionado anteriormente, complementan mencionando que con la eclosión de Internet y sobre todo de la denominada Web 2.0, la cantidad de datos personales existentes en la red es muy elevada y contribuye a crear nuevas identidades personales en el entorno digital que, pueden coincidir o no con la identidad analógica, es decir, con las características que se pueden atribuir a una determinada persona en su vida fuera de la red o fuera de línea. La irrupción de Internet ha ofrecido una gama amplísima de nuevas herramientas para la creación de contenidos y de comunicación cambiando las condiciones tradicionales de gestión de la identidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario