09 agosto 2016

Canon PowerShot G7 X Mark II

Les presentamos una nueva cámara de la serie de cámaras compactas avanzadas PowerShot G. Canon ha reinventado su modelo G7 X para devolvérnosla bastante mejorada. La Canon PowerShot G7 X Mark IIcabe en el bolsillo y nos deleita con unos resultados profesionales sorprendentes gracias a sus prestaciones. Llega con un un sensor CMOS retroiluminado de tipo 1,0, estabilizador de imagen, pantalla táctil abatible y diferentes diales de modos que permiten un uso intuitvo y profesional, encontramos en esta cámara un perfecto equipo secundario para profesionales o una compañera de viaje ideal para aquellos usuarios que demanden calidad sin tener que cargar con un equipo de mayor tamaño.

La Canon PowerShot GX 7 Mark II es, al igual que su predecesora, una cámara de dimensiones muy compactas, perfecta para llevar con nosotros en un bolsillo. Sus medidas son ligeramente superiores al modelo que la precede, 105,5 x 60,9 x 42,0 milímetros y 310 gramos de peso. La lente que monta es bastante amplia gracias al tamaño del sensor, pero es un dato que no nos afecta ya que la cámara mantiene un equilibrio de diseño perfecto. La carcasa está realizada en una aleación de magnesio, que le aporta mayor resistencia en caso de golpes o salpicaduras. Los controles son muy accesibles e intuitivos.

La Canon PowerShot GX 7 Mark II nos ofrece una calidad que poco tiene que envidiarle a algunas réflex. Cuenta con varios modos de disparo y estilos creativos además de con un sistema de enfoque rápido y un zoom muy interesante. El sensor que monta es un CMOS retroiluminado tipo 1,0 y la lente que incluye (fija) es una 8,8 – 36,8 milímetros, que equivale a una 24-100 milímetros con una apertura de f/1,8 en su distancia focal más angular y una máxima de f/2,8 en teleobjetivo. El zoom óptico es de 4,2 aumentos y alcanza hasta 8,4 aumentos en el modo de ZoomPlus. La lente en sí capta muy bien la luz lo que nos permite no tener que abusar demasiado del flash, y el estabilizador de imagen inteligente es sin duda una de las partes más importantes, al permitirnos conseguir resultados nítidos incluso en ambientes poco iluminados. El enfoque es sorprendentemente rápido, especialmente en el modo de disparo en ráfaga a 6,5 fotogramas por segundo, muy práctico para capturar motivos en movimiento en combinación con el enfoque continuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada