25 julio 2016

Nuevo traductor instantáneo sin internet

Hablamos de wearables prácticamente cada día, cacharros que miden hasta la última caloría que quemamos, pero “ili” (nombre de la marca) va por otro lado. Con un diseño muy sencillo y un único botón, es un traductor en tiempo real y ultra rápido.

Sí, es cierto que en nuestros smartphones tenemos decenas de aplicaciones con diccionarios y traductores como el de Google que nos permite introducir texto por voz y pasarlo automáticamente a otro idioma, pero ili es más sencillo. Sus creadores lo presentan como el primer wearable traductor para viajeros, un gadget que nos permitiría decir adiós a cualquier barrera de idioma para comunicarnos.

BONDADES La traducción es instantánea, no hay tiempo de procesamiento, basta con pulsar el botón, hablar y al soltar el aparato ya estará emitiendo por sus altavoces la traducción.

A diferencia de algunas aplicaciones para smartphone, ili no necesita conexión a internet para funcionar. Su software incluye los paquetes de idiomas, voz y librerías en su memoria, así que no hay problema por utilizarlo en cualquier país, por muy incomunicados que estemos.

Aseguran que su micrófono puede reconocer la voz del usuario incluso en ambientes ruidosos. ili llegará al mercado europeo en verano de 2016.

En la primera versión soportará inglés, japonés y chino, a los que se sumarán francés, tailandés y coreano en la segunda edición y español, italiano y árabe en la tercera. Todavía no se conoce el precio, pero aseguran que será asequible y habrá un periodo de pre-compra a partir de marzo.

THE PILOT Otro dispositivo con las mismas funciones se llama The Pilot y la compañía que lo ha creado es Waverly Labs a partir de una idea simple pero rompedora. Se espera que salga a la venta en septiembre, y su sistema permitirá a quien lo lleve comprender un idioma entre varios a través de traducción a tiempo real directamente en el oído.

Una aplicación permitirá cambiar a otro idioma, pero en principio solo estará disponible en francés, español, italiano e inglés. Costará alrededor de 129 dólares.

El aparato consiste en dos dispositivos que entran cómodamente a los oídos.

Se dice que traduce los idiomas como el pez de Babel que sale en la Guía del autoestopista galáctico. El creador dice que tuvo la idea cuando conoció a una chica francesa con la que tuvo serias dificultades para comunicarse.

1 comentario: