21 julio 2016

Langostas "cyborg" detectan explosivos



Las langostas son una plaga para las cosechas, pero hasta este insecto tan repudiado puede tener su utilidad. Investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis (EEUU) están trabajando en un proyecto que consiste en langostas teledirigidas capaces de olfatear explosivos antes de que ocurra una tragedia.

Estas langostas voladoras, dotadas con tecnología innovadora, no sólo podrán detectar bombas sino también podrán ser controladas y transmitir datos de forma remota.

No es la primera vez que a alguien se le ocurre entrenar animales para que detecten sustancias peligrosas, drogas o explosivos, pero las langostas son un caso especial. Sus antenas son unos auténticos detectores químicos de alta precisión capaces de “oler” la más mínima variación en la composición del aire.

Gracias a su olfato muy sensible son capaces de diferenciar distintos tipos de olores debido a la gran cantidad de sensores presentes en su cuerpo.

"El sistema olfativo de estos insectos con antenas que detectan componentes químicos es muy desarrollado", señala Baranidharan Raman, profesor de ingeniería bioquímica de la universidad.

El equipo planea observar la actividad neuronal de las langostas mientras se mueven libremente y decodifican diferentes olores a su alrededor.

Para lograr su objetivo y convertir langostas ordinarias en máquinas detectoras de bombas, el equipo de investigadores planea implantar un electrodo en el cerebro de dichos insectos para suplantar sus antenas y poder leer o interpretar los estímulos eléctricos.

Para que los expertos logren obtener toda la información que los insectos registren también están creando un pequeña mochila que transmita los datos coleccionados por los sensores.

Las langostas tendrán una pequeña luz LED. El color rojo se encenderá ante la presencia de algún explosivo, mientras que el color verde brillará ante la ausencia del mismo.

Por último, los investigadores también tatuarán las alas de los insectos con seda biocompatible que puede convertir la luz en calor. Un láser, probablemente instalado en la mochila, permitirá al operador controlar el insecto "cyborg"; o sea, si dirige la luz a la izquierda, el animal caminará hacia esa misma dirección y viceversa.

Raman ya ha recibido fondos de 750 mil dólares por parte de la Oficina de Investigación Naval de Estados Unidos para lograr su meta en un plazo de tres años.



Gran ventaja

Una de las mayores ventajas de las langostas reside en sus antenas y en su habilidad para captar olores, son precisos y muy sensibles, los usan para alimentarse y sobrevivir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada