18 julio 2016

Drones diseñados para seguir personas


Esta cerca la generación de los drones inteligentes. Se imagina drones que entren en un bolsillo, que despeguen desde su mano, que graben en 4k e incluyen funciones como el auto seguimiento.

Drones tan ligeros que ni siquiera son clasificados legalmente como tales, en una escurridiza interpretación de la ley para que la gente se adentre en el mundo del vídeopilotaje (o pilotaje fotográfico) sin pasar por formalismos.

Este es el caso del no-drone de la compañía Zero Zero, una startup estadounidense que ha lanzado su Hover Camera. Un producto que ni siquiera está en los estantes virtuales de los grandes centros comerciales online. Tan solo se puede adquirir a través de su página web y tras pasar por una lista de espera de duración indeterminada.

El furor del “auto-follow” Varias son las funcionalidades de esta cámara voladora, pero sin duda la que más encanta a todos es la función de auto seguimiento. Sincronizando el dispositivo con su smartphone puede activar esta función hacer que el dron le siga o siga a la persona cuya cara ha señalado.

La resistencia, la estabilidad en el vuelo, el despegue, su alta calidad en la toma de instantáneas y su fácil portabilidad hacen de la Hover Cámara un producto innovador dentro del sector de los drones.

Hover Camera despega directamente desde las manos del usuario sin necesidad de costosos despegues. Lo mismo se puede decir del aterrizaje, ya que es posible cogerlo directamente con la mano sin ningún riesgo para nuestra integridad. Ya que la Hover Camera tiene un recubrimiento de fibra de carbono que lo hace ultra ligero y a la vez protege a las aspas de cualquier elemento, incluidas nuestras manos.

Este dispositivo de menos de 300 gramos, tiene una resistencia considerable a los golpes recibidos durante el vuelo. Gracias a su carcasa de fibra de carbono, ha superado varios test de torsión y caída libre.

A nivel fotográfico, hace vídeos en 4k y fotos de 13 megapíxeles. A la función auto-follow también hay que añadir un sistema de fotografía panorámica en 360 grados. Al igual que el filtro EIS (Electronic Image Stabilization), imprescindible para tomar buenas instantáneas durante el vuelo.

Pero Hover no está solo en el mercado. En el mismo régimen de lista de espera está Lyly, una autodrone más pesado que le sigue gracias a un pequeño dispositivo que se utiliza en el bolsillo. Incluye la posibilidad de grabar a cámara lenta para dotar de más espectacularidad a los vídeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada