02 mayo 2016

Desarrollar software reduce burocracia, tiempo y dinero



Las sociedades deben adaptarse al constante avance de la tecnología cada vez con mayor rapidez y, para no perder el tren del desarrollo permanente, sus instituciones —tantos públicas como privadas— no pueden quedarse atrás.

Una de las claves de esta realidad pasa, hoy en día, por los servicios de los desarrolladores de software, que permiten ahorrar dinero, tiempo, trabajo y evitar la burocracia en los servicios que prestan todas las instituciones y negocios.

En este ámbito se busca afianzar el criterio de que contar con los servicios de un desarrollador de software no es un gasto, sino una inversión.

Desde hace 70 años
Los desarrolladores de software existen desde que aparecieron los primeros microcomponentes y computadoras, hace más de 70 años.

Sin darse cuenta, las personas tienen software dentro de sus casas: en una heladera, en un televisor, en un celular o en algunos electrodomésticos.

“Está presente con la humanidad en todas partes y evoluciona junto con la tecnología y siempre será así”, comentan a CAPITALES los ingenieros en Sistemas Marcelo Quispe Ortega (31 años), master en Tecnologías de la Información con diez años de experiencia en el rubro, y Gustavo Rojas Llanos (32), con cuatro años de experiencia profesional.

Ambos son parte de la empresa de servicios informáticos RootCode, que “brinda soluciones a medida, basadas en software libre”, según explican sus representantes.

Soluciones a los problemas
Al software se lo define como un conjunto de programas y rutinas que permiten a la computadora realizar determinadas tareas. En ese entendido, un desarrollador de software cumple la función de analizar y resolver los problemas de una institución o empresa, mediante planos y diseños, a través de un sistema capaz de identificar problemas específicos que puedan estar afectando a la institución o empresa.

La rápida identificación del problema depende de cómo los responsables de la institución planteen el problema que les está afectando. A este, que puede ser administrativo, de manejo contable u organizacional, se lo informatiza para mejorar el proceso manual que realizaba antes, explica Rojas.

“La gente tiene miedo”
Según estos profesionales, todas las empresas, instituciones, áreas como economía, ingeniería, arquitectura, medicina y psicología, negocios de moda y otros, incluso los mercados, deberían contar con un desarrollador de software para mejorar sus servicios en gran manera y ahorrarse dinero, tiempo “y hasta rabietas”.

“La gente le tiene miedo al cambio, no se da cuenta de que los servicios de un desarrollador de software pueden resolver muchos problemas como errores involuntarios o largos procesos repetitivos, generando una mayor eficiencia y eficacia en los funcionarios o empleados de un negocio. Las sociedades no pueden estar alejadas de la tecnología y la informática, si no, serían sociedades atrasadas”, insiste Quispe.

Un ejemplo
La empresa RootCode prestó servicios a la Gobernación de Chuquisaca, donde continuamente se solicitan los servicios de flete o alquiler de mesas, equipos de amplificación de sonido, solicitud de refrigerios o publicidad. Esto requiere un proceso de pago, que se solicita por una unidad determinada a la Dirección Administrativa y esta, para proceder con la cancelación, exige al proveedor los requisitos a cumplir por norma: NIT, registro en Fundempresa y otros.

El cheque pasaba de la Dirección Administrativa a la Unidad de Contabilidad, de allí a Tesorería; es decir, antes de cobrar, el proveedor tenía que pasar por un largo proceso, incluyendo registros de salidas y entradas de documentos en cuadernos.

“Era un trámite muy burocrático, con un proceso muy manual que dependía de las personas y que a veces se entrepapelaba, había duplicación de información o el número que se había asignado al proveedor no estaba en una unidad que debería, sino en otra, y el proveedor se la pasaba buscando durante todo el día”, precisa Quispe.

Los desarrolladores de software solucionaron esos problemas mejorando el trabajo de los funcionarios y beneficiando al proveedor. Con el nuevo sistema, el proveedor se acerca a una computadora habilitada en Caja, busca un número que le dieron previamente introduciendo su cédula de identidad y, de inmediato, puede identificar en qué unidad está su cheque, ver por qué se encuentra detenido o si tiene alguna observación en el mismo sistema. Con la sistematización, además de ahorrar tiempo, se ataca la burocracia.

Mala fama
Rojas dice que los vendedores de software crearon algo de mala fama a los desarrolladores porque, llegado el momento, no pudieron hacer las actualizaciones necesarias que requerían sus clientes.

Un desarrollador de software no solo vende el producto sino también analiza, diseña, construye, hace pruebas durante mucho tiempo y, por último, realiza mantenimiento. Además, está preparado para solucionar otros problemas que puedan presentarse en la institución.

“Esto ha ocasionado un poco de bajón en la solicitud de las instituciones privadas, en cambio las públicas siempre están buscando el desarrollo. Nosotros trabajamos con la Gobernación, las alcaldías de Sucre, Tarabuco y Yotala, el diario Correo del Sur, la Fundación Pasos, la Unidad de Negocios, Especies y Condimentos (UNEC), entre otros clientes”, detalla Rojas.

Poco reconocimiento
El trabajo de un desarrollador de software no está bien reconocido porque muchos piensan que crear un sistema es algo fácil. “El desarrollo de software conlleva un análisis previo a otro sobre la situación actual de cómo trabaja el negocio. Se hace un diseño y de ahí recién se reprograma; luego se hacen las pruebas, que requieren de mucho tiempo para ver el funcionamiento. Es un proceso largo”, explica Quispe.

La retribución económica tampoco suele ser acorde a este trabajo, razón por la que hay poca competencia en el rubro: los profesionales de sistemas no lo ven como un negocio factible. Los desarrolladores confían en que, con el tiempo, la gente sabrá valorar su tarea.

Bolivianos ya exportan software…
La primera vicepresidenta de la Cámara de Senadores, la chuquisaqueña Nélida Sifuentes, indicó en agosto de 2015 que en términos generales el Estado pretende encarar una política que favorezca las condiciones de exportación de software boliviano y los servicios relacionados al mismo.

Actualmente se exporta software hecho en nuestro país, lo que resta saber es la cantidad de emprendedores existentes. Con la implementación de una política de incentivo se podrá contar con información exacta para que los desarrolladores de software amplíen su ámbito laboral, porque ya están siendo requeridos a nivel mundial.

500 empresas de sotfware se crearon inicialmente en Bolivia como parte de una política de Estado para fomentar la industria del software con la capacidad de los profesionales bolivianos.

Microsoft Bolivia

* Para Microsoft Bolivia, el impulso y fortalecimiento a los emprendimientos e investigación en el desarrollo de software es un factor estratégico.

* Desde que llegó al país, la multinacional impulsó y fortaleció alianzas con universidades públicas y privadas, induciendo a la investigación académica.

* En Bolivia existen ingenieros de alta capacidad profesional que están incluso a la altura de países desarrollados.

* En Cochabamba, Microsoft tiene socios de renombre mundial que se encuentran desarrollando software y haciendo negocios tanto en el mercado nacional como internacional.

* La demanda es creciente, no solamente en cuanto a número de profesionales sino también con relación a la calidad de la preparación de los nuevos profesionales del rubro.

* En los últimos años, varios maestros innovadores participaron en encuentros internacionales mostrando y socializando sus creativos proyectos.

* A través del programa denominado Dream Spark (web www.dreamspark.com), los universitarios bolivianos pueden acceder gratis a las últimas herramientas técnicas de Microsoft.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada