18 abril 2016

El submundo de la internet



También conocida en inglés como Invisible Web, Dark Web y Hidden Web, o en español como “Internet profunda”, “invisible” u “oculta”, la Deep web encierra un submundo, contenidos que no pueden ser vistos por el internauta acostumbrado a bucear dentro de los motores de búsqueda convencionales de la red de redes.

¿Cuáles son esos motores de búsqueda o “buscadores”? Especialmente, Google. Pero también Yahoo y Bing. ¿Por qué no están a disposición de los navegantes de Google, por ejemplo? Sencillamente porque sus contenidos (sitios webs y bases de datos) no se encuentran indexados. Esto por diferentes motivos, entre ellos, limitaciones de los mismos buscadores. Pero en algunos casos, estos no quieren esos contenidos.

Características
No es un invento de ayer, pero los años no le han restado un ápice de misterio. Tal vez las características centrales de la Deep web sean la privacidad y el anonimato. Aquí, la frase que mejor lo resume: “Nada que se haga en esta zona puede ser asociado con la identidad de uno, a menos que uno lo desee”.

Se considera el padre de este “submundo” a Mike Bergman, un informático al que se le debe el nombre de este internet “secreto”. Él, que habría lanzado al mundo este concepto en 2001, la describió así: “Un sitio que posiblemente esté diseñado razonablemente, pero no se molestaron en registrarlo en alguno de los motores de búsqueda. ¡Por lo tanto, nadie puede encontrarlos! Estás oculto. Yo llamo a esto la ‘Web invisible’”.

La polémica de su aparentemente inofensiva fórmula de encontrar lo que otros no pueden ver surge, a propósito, por la confidencialidad. Sin dudas, un terreno abonado para los actos ilegales.

Con todo, hay quienes cuestionan a la Deep web indicando que muchos usuarios asumen que la única forma de acceder a la web es consultando un buscador. En esa misma línea crítica, sostienen que la red contiene información que es almacenada y recuperada en diferentes formas, y el hecho de que alguien no la encuentre no significa que sea invisible.

Tor: No convencional
Para acceder a la Deep web se necesita poder ingresar a una red anónima. Hay varias, aunque ninguna más popular que Tor.

Según Wikipedia, The Onion Router (abreviado como TOR) es un proyecto diseñado e implementado por la marina de Estados Unidos y lanzado el 20 de septiembre de 2002. Posteriormente fue patrocinado por la EFF (Electronic Frontier Foundation, una organización en defensa de los derechos digitales). Actualmente subsiste como “TOR Project”, una organización sin fines de lucro galardonada en 2011 por la Free Software Foundation por permitir que millones de personas en el mundo tengan libertad de acceso y expresión en internet manteniendo su privacidad y anonimato.

A diferencia de los navegadores de internet convencionales, Tor permite a sus usuarios navegar por la web de forma anónima. De acuerdo con la enciclopedia en línea antes mencionada, es descargado de 30 millones a 50 millones de veces al año, tiene 0,8 millones de usuarios diarios y registró un incremento del 20 por ciento en 2013. Tor, según Wikipedia, puede acceder a unos 6.500 sitios web ocultos.

El tope de la legalidad
Sin dudas que un mundo por descubrir, aunque se deba siempre tomar en cuenta que en muchos países el solo hecho de ingresar a la Deep web es ilegal.

Hay, de todos modos, varios mitos que giran en torno a esta red paralela. Nada de qué sorprenderse.

“La web que todos conocemos representa solo el 4 % de todo lo que existe en internet, el 96 % restante es información secreta, privada y mayormente prohibida. Este tipo de información la encontramos en la Deep Web”, dice un internauta a la hora de abundar en este tema, al que le sobra enigma.

También deja esta advertencia que le hizo un amigo: “…la curiosidad mató al gato”.

¿Qué es y cómo funciona?
Todo aquel contenido que no forma parte del Surface Web (el internet que todos conocemos) y cuyas páginas no están indexadas a los buscadores Google, Yahoo o Bing.
Contenido privado, confidencial y, en muchos casos, hasta ilegal.
Las transacciones se realizan en bitcoins (lo que supuestamente garantiza anonimato al momento de enviar y recibir dinero).
El punto onion (.onion) es su característica, la que reemplaza al punto com (.com). El nombre “onion” (cebolla) hace referencia a la técnica de encaminamiento de cebolla, en inglés “onion routing”, usada por Tor para lograr un alto grado de anonimato.
Fuente: Internautas21.com

Medidas de seguridad
Como la deep web es el paraíso de los hackers y otras personas de dudosa reputación es necesario que mantengas las medidas de protección para evitar que tu información privada sea robada. Estas son algunas que debes seguir.
Bloquea tu webcam para que no pueda ser accedida por un tercero para espiarte.
Activa tu firewall.
Que tu sistema operativo esté actualizado así como tu antivirus.
Nunca descargues nada aunque pueda parecer inofensivo.
Desactiva el JavaScript y las Cookies en tu navegador Tor.
Si te es posible usa un VPN (Virtual Private Server) con un nombre falso para que no puedas ser rastreado.
Fuente: Batanga.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada