30 marzo 2016

Impresoras 3D son fabricadas y vendidas en Cochabamba a precios bajos

La tendencia de producir piezas para maquinaria y accesorios domésticos, desde la comodidad del hogar, ha ido creciendo entre los cochabambinos, hasta convertirse en una solución para la carencia de repuestos de todo tipo de motores, electrodomésticos e incluso prótesis, gracias al fácil manejo de las impresoras 3D de sistema abierto que se fabrican en Cochabamba.

En el ámbito internacional, el detonante para la expansión y práctica de esta tecnología fue la creación del sistema abierto de Replicación Rápida de Prototipos. (RepRap, por sus siglas en inglés), que permitió a todo el público imprimir sus propios dispositivos y equipos.

Su principal característica es que puede imprimir en tres dimensiones (3D), clones de su propia estructura.

Con esta herramienta se imprime sobre un escritorio, con una variedad de más de 30 termoplásticos, objetos predeterminados por un diseño digital; la impresora funde el plástico, introducido previamente, a 230 grados centígrados y sobrepone el material fundido, en forma de capas, una sobre otra, hasta lograr la estructura requerida.

Gracias a la posibilidad de importación abierta que hay en Bolivia, en Cochabamba la empresa 3D Print Bolivia importa los filamentos para que sus clientes fabriquen sus propias impresoras 3D con el sistema RepRap, bajo la premisa de expandir el conocimiento de la ingeniería inversa, (refacción o reutilización de productos dañados u obsoletos). “De esta forma la gente podrá reponer piezas para cualquier máquina que tenga componentes de plástico, imprimirán sus repuestos”, informó el experto en impresión 3D, Jorge Johansen, uno de los responsables de 3D Print Bolivia.

Según informa Johansen, las impresoras auto- replicables con las que trabajan, y comercializan a 7.000 bolivianos, aventajan a las impresoras 3D que se exportan a Bolivia desde China que cuestan de 4.000 y 6.000 dólares; porque debido a su capacidad de clonación, los repuestos pueden ser fabricados en la misma impresora, a diferencia de las chinas que tienen sistema cerrado y no cuentan con repuestos.

Los diseños digitales a partir de los que se imprime en 3D, son elaborados en programas como Vectorworks, Solidworks, 3Dmax, o mediante escáners 3D.

También existen páginas web como Thingiverse.com donde se pueden descargar fácilmente y de forma gratuita los archivos del Tipo Estereo Litográfico (por sus siglas en inglés STL) que es un formato de archivo informático de diseño asistido por computadora para definir la geometría de objetos 3D.

3D print Bolivia envía los filamentos e impresiones 3D a Oruro, Santa Cruz y La Paz, generalmente maquetas de repuestos para maquinaria, que sirven de molde para crear piezas de metal o acero. Actualmente planifica junto a el Instituto Forense de Criminalistica, ubicada en Villa Granado, la implementación de esta tecnología a su sistema de investigación, con el fin de imprimir ejemplares de las evidencias con las que trabaja el Instituto forense, tales como huesos, armas, huellas, entre otros que no pueden ser manipulados directamente.

3D Print Bolivia se encuentra ubicado en la zona de Condebamba con los números de contacto 79728467- 78406816.

Bolivia más rentable que otros países

En Bolivia es posible comprar las partes de las impresoras 3D y sus filamentos (el plástico con el que imprime), mediante pedidos por internet a empresas chinas o estadounidenses que las envían por courrier. Al ser piezas que miden un máximo de 30 por 20 centímetros,

el recojo es rápido y no requiere trámites de legalización complejos. Una vez cancelado el impuesto, las piezas se nacionalizan el mismo día y en horas el destinatario tiene su pedido.

Según Jorge Johansen, experto en la fabricación de impresoras, el negocio de ensamblar equipos 3D, incluyendo los gastos de la importación de partes y filamentos, es más rentable en Bolivia que en otros países. Comenta que en Argentina, su país de origen, después de 15 años, recientemente se está habilitando este tipo de comercialización en línea, “con el sistema de importación tradicional existían desventajas como la espera de un mes para que los pedidos salgan de la Aduana y a altos costos”, afirmó.

En Cochabamba los interesados en construir impresoras 3D, compran por internet todos los componentes necesarios, proceden a montar la parte del firmware (sistema básico de circuitos electrónicos) y pueden imprimir en 3D el resto del armazón, recurriendo a servicios de empresas como 3D Print Bolivia que enseña a elaborarlas y facilita a sus usuarios el programa de funcionamiento.

Impresión en 3D, más fácil imposible

La impresión en 3D es el proceso de fabricación aditiva en donde un modelo tridimensional se imprime capa por capa hasta completarse.

Imprimir en 3D es como imprimir con tinta pero con filamentos (hilos de termoplásticos) que llegan enrollados en bobinas de diferentes pesos. El usuario sitúa estas bobinas en la impresora, el cabezal de ésta no debe tocarse directamente porque calienta a 230 grados centígrados y luego vuelve a enfriarse para dar la forma al modelo 3D deseado.

Un modelo 3D (tres dimensiones) es el resultado de adicionar profundidad a una imagen 2D (dos dimensiones). Dependiendo los soportes que las componen esta clase de impresoras pueden imprimen prácticamente lo que sea, desde un picaporte para puerta hasta una ortopedia humana, en unos minutos o días según la resolución, densidad y dimensión del modelo a imprimir.

Es necesario un diseño digital que es similar a un plano arquitectónico, porque contiene las medidas y características del modelo 3D a imprimir.

Efecto sobre la revolución industrial

Según Jorge Johansen, fabricante de impresoras 3D, la industria no se vería afectada aunque actualmente se están imprimiendo turbinas de avión, porque este sistema es más preciso y más barato, al igual que la carrocería de automóviles. Sin embargo, los motores aún no se desarrollan con este tipo de impresoras debido a que son pocas las que imprimen con materiales como el acero.

Johansen considera que la verdadera contrarrevolución provocada por esa clase de tecnología se daría en la educación, porque gracias a ésta ya es posible la materialización de las ideas o diseños que antes, en la mayoría de los casos no pasaban de lo virtual o el papel.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada