15 febrero 2016

El dron 'extraterrestre'



“Con su diseño esférico inspirado en un balón de fútbol y su única hélice propulsora encerrada, el robot personal volador Fleye es el primero de su tipo y el más seguro, siendo adecuado para usarlo cerca de las personas y en interiores”, aseguran los ingenieros Dimitri Arendt y Laurent Eschenauer".

Por su diseño asemeja a un OVNI, todas sus partes móviles están dentro de una carcasa, es muy resistente y está equipado con un arsenal de sensores. Ejecuta nuestras órdenes en el aire haciendo fotos, vídeos desde ángulos "imposibles" y también puede realizar mapas, vigilar zonas, inspeccionar interiores o recoger datos, es seguro y la última generación de drones.

Si se cruza en su camino no se preocupe. A pesar de que tiene el aspecto de un OVNI (objeto volador no identificado), esta aeronave ha sido desarrollada por humanos de este planeta. Y, aunque puede ser clasificado como un vehículo aéreo no tripulado o ‘dron’, no puede lesionarle (como el que hirió al cantante Enrique Iglesias en su concierto de Tijuana), ya que carece de hélices expuestas.

“Con su diseño esférico inspirado en un balón de fútbol y su única hélice propulsora encerrada, el robot personal volador Fleye (http://gofleye.com) es el primer dron de su tipo y el más seguro del mundo, siendo adecuado para usarlo cerca de la gente y en ambientes interiores”, aseguran a Efe sus creadores, los ingenieros Dimitri Arendt y Laurent Eschenauer.

“A diferencia de los populares cuadricópteros (helicóptero con cuatro rotores) el robusto bastidor y la rejilla protectora de esta máquina permite a sus usuarios agarrarla, tocarla, empujarla en el aire, caminar a su lado e incluso tropezar con ella, sin riesgo de sufrir lesiones ni de lesionar a otros”, informan Arendt y Eschenauer a Efe desde la sede de la compañía en Lieja (Bélgica).

Su principal innovación es el diseño esférico único en su tipo, que protege los mecanismos del propio aparato de choques con cualquier objeto u obstáculo y, a la vez, ofrece una protección a sus usuarios y a otras personas que podrían cruzarse→ →en su camino, según estos dos ingenieros.

“El dispositivo se controla vía ‘wifi’ mediante una aplicación compatible con los sistemas operativos iOS o Android, puede volar guiado por medio de su GPS o de forma autónoma, y sus usuarios pueden centrarse en capturar imágenes y vídeos sin necesitar habilidades de pilotaje”, según Fleye.

El primero de una nueva generación
“Aunque los drones están cada vez más presentes en la vida cotidiana, nos dimos cuenta de que sus diseños clásicos tienen muchas deficiencias”, según Arendt y Eschenauer, cofundadores de esta compañía.

No satisfechos con esta situación, los ingenieros se pusieron a pensar qué aspecto tendrían los vehículos no tripulados del futuro y volvieron a la mesa de dibujo con esta idea en la cabeza.

El resultado de ese trabajo ha sido la invención de este aparato, cuyo aspecto flotando en el aire recuerda al de los platillos volantes: “Es el robot volador con el que soñábamos al igual que lo hacen los niños al leer sus cómics de ciencia ficción y es el primero de una nueva generación de drones que podrán convivir en perfecta armonía con la gente”, según Eschenauer.

El dispositivo es considerado como una plataforma de desarrollo abierta y versátil, ya que sus diseñadores ofrecen una serie de especificaciones técnicas y herramientas de programación informática (llamadas SDK y API), para que cualquier desarrollador interesado en la robótica ayude a mejorarla y a encontrarle nuevas aplicaciones.

Según sus creadores, no se necesita tener habilidades de pilotaje para controlar este dron: “Solo hay que seleccionar un modo de cámara voladora, visualizar la transmisión de imágenes en vivo en el monitor del ‘smartphone’ y centrarse en la captura de fotos o videos, que pueden ser muy sorprendentes”, indica el ingeniero.

La cámara voladora de Fleye permite tomar imágenes tipo 'selfie' con la posibilidad de acercarse suavemente al usuario, panorámicas, registrando todo lo que está en 360° a su alrededor, o ‘flotante’, suspendido en el aire a una altitud y desde un ángulo programados, de acuerdo a su descripción técnica.

Esta cámara también puede ser controlada de forma manual, por medio de un controlador virtual tipo ‘gamepad’ pulsando la pantalla táctil del teléfono inteligente o mediante un dispositivo de juego conectado de forma inalámbrica (vía ‘bluetooth’) al celular.

Robot volador que toma decisiones
Esta máquina dispone también de un potente ordenador de a bordo, similar a los últimos teléfonos inteligentes y, según sus creadores, es más que un avión no tripulado.

“Es un verdadero robot volador, que puede ser programado para realizar tareas totalmente autónomas. Una máquina se convierte en un robot cuando es capaz de observar su entorno y tomar decisiones autónomas sobre la base de lo que ve”, argumentan sus inventores.

El usuario puede programar este aeronave no tripulada para llevar a cabo tareas de visión por ordenador y controlarla basándose en el contenido de las imágenes captadas por su cámara, pero la máquina también puede ser configurada mediante la ‘app’ del móvil para funcionar de forma autónoma.

Aunque no han desarrollado esta máquina para un uso en particular, sus creadores afirman que es adecuada para tomar fotos y hacer vídeos en interiores y cerca de la gente, desarrollar sistemas de control para drones y aplicaciones destinadas a inspección lugares cerrados, tareas de vigilancia, cartografía, recopilación de datos y juegos, así como para enseñar robótica de vuelo con seguridad en centros de estudios y laboratorio.

“Para estas tareas, este dron esférico de 23 centímetros de diámetro, 450 gramos de peso, con un autonomía de vuelo de 10 minutos y una velocidad máxima de 15 kilómetros por hora, está equipado con siete sensores, entre ellos un acelerómetro, un altímetro, un sonar y un magnetómetro, así como un sistema de geo localización GPS”, informan Arendt y Eschenauer.

-- Este aparato, que se controla con el teléfono móvil, “es el robot volador con el que soñábamos al igual que los niños al leer ciencia ficción y es el primero de una generación de drones que podrán convivir en armonía con la gente”, según Eschenauer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada