30 enero 2016

Robot Pepper muestra sus nuevas habilidades

El cuidado de ancianos, la enseñanza o la asistencia médica son algunas de las nuevas capacidades del robot japonés Pepper, el primero fabricado en serie capaz de comunicarse e interpretar emociones humanas, que está revolucionando el mercado.

Cincuenta de estos androides desfilan estos días por el Pepper World 2016 en Tokio, un evento donde más de una docena de empresas presentan nuevas aplicaciones para el robot con el objetivo de emplearlo en negocios de sectores tan variados como el de la salud, la educación y la atención al público.

Pepper, que salió a la venta para uso doméstico el pasado junio a un precio base de 198.000 yenes (1.668 dólares), ya es mundialmente conocido en su faceta de dependiente.

El autómata trabaja desde hace dos años en establecimientos de Nescafé y Softbank, la compañía responsable de su comercialización, además en concesionarios Nissan, sucursales del banco Mizuho, y comercios y cadenas locales.

Con la nuevas aplicaciones presentadas Pepper, , que tiene una altura de 120 centímetros, es capaz de trabajar como asistente médico, recopilando y explicando los diagnósticos de resultados de pruebas médicas aplicadas en los pacientes.

Dotado de sensores y cámaras, Pepper puede leer emociones, distinguir géneros y estimar la edad de sus interlocutores, lo que le ayuda a ofrecer "una explicación adecuada en cada momento", expone GE Healthcare en un vídeo junto a su Pepper, que mientras muestra en la pantalla una ecografía en 4D.

Otro ámbito que las empresas han querido explotar ha sido el de la enseñanza, tanto a los más pequeños -a través de juegos y ejercicios- como a adolescentes, con los que, por ejemplo, pueden estudiar inglés, una tarea aún pendiente en el país asiático.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada