24 enero 2016

Colin Angle /// El fundador de la empresa iRobot

El experto en robótica y fundador de la compañía iRobot, Colin Angle, considera que los robots representan “la gran esperanza” de la humanidad porque contribuirán a que las personas gocen de una mejor calidad de vida y estén más unidas.

“La gente que se preocupa por los robots humanoides quizá se esté haciendo la pregunta equivocada. El futuro va a ser mucho más extraño. (…) Mucho antes de que lleguemos a tener humanoides robóticos vamos a tener que plantearnos la pregunta de qué es lo humano“, explica el ingeniero en una entrevista con Efe.

Angle indica que ya existen implantes robóticos para escuchar mejor y brazos robóticos que se controlan con la mente, que se están investigando ojos robóticos que devuelvan la vista y prevé que aparatos construidos por el hombre puedan ampliar la memoria.

“Habrá problemas éticos en los próximos 20 ó 40 años, el mayor de ellos es que las personas que puedan comprar esa tecnología pueden tener más capacidad que alguien que no pueda comprarla. Va a ser un tiempo muy interesante”, relata. Tiempo necesitado de filósofos, sin duda.

Defiende que la robótica “representan la gran esperanza” de la humanidad porque va a ayudar a vivir mejor la vida, a cubrir las necesidades básicas durante más tiempo.

Pese a considerar que el avance de la robótica irá acompañado de conflictos éticos, el ingeniero -responsable de una empresa gestada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts que se dedica a hacer los robots aspiradores Roomba y desarrollos militares- es optimista acerca del potencial de estas máquinas.

“El verdadero objetivo de su construcción no es reemplazar a las personas -no creo que las tecnologías que separan a la gente sean muy útiles-, sino simplemente darles tiempo para que sean más humanas y pasen tiempo juntas en lugar de tener que dedicar el tiempo a tareas para la supervivencia”, destaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada