28 diciembre 2015

Nuevo software que detecta a través del ratón si el usuario está enojado

La interacción entre un usuario de computadora y su máquina es más estrecha de lo que podría parecer. Ya se podía intuir que una persona enojada manipula el ratón de su computadora de un modo distinto a como lo hace cuando está relajada, pero ahora un software diseñado especialmente para ello es capaz de percibir el enfado del usuario en ese manejo distinto del ratón.



Las personas que experimentan enfado (y otras emociones negativas, como la frustración, la confusión y la tristeza) sufren una merma de precisión en sus movimientos con el ratón y mueven el cursor a velocidades diferentes. Según esta investigación, cuando los usuarios están contrariados o confundidos, el ratón deja de seguir un camino recto o ligeramente curvado. Al contrario, los movimientos se vuelven más repentinos e irregulares. Además, alguien que exhiba emociones negativas mueve el ratón más despacio. Los patrones son bastante claros y típicos, aunque los usuarios no nos demos cuenta de ello.



Gracias a los avances de la tecnología moderna, el equipo del profesor Jeffrey Jenkins, de la Universidad Brigham Young (BYU), en Estados Unidos, puede ahora recoger y procesar suficientes datos sobre el movimiento de nuestro cursor para medir esas desviaciones e indicar nuestro estado emocional. En otras palabras, puede decirnos si estamos enojados por la forma en que movemos un ratón de la computadora.



Las aplicaciones de esta nueva tecnología de reconocimiento pueden ser muchísimas. Una de ellas, por ejemplo, podría ser la de volver “inteligentes” a las webs, capacitándolas para notar si el visitante se está impacientando o frustrando porque no halla la información que busca en ellas.



A partir de aquí, los desarrolladores de webs podrán identificar las fuentes de irritación o frustración en sus páginas, y tener la oportunidad de solucionar el problema. Tradicionalmente ha sido muy difícil determinar cuándo un usuario se acaba frustrando hasta el punto de no regresar a la web. Poder notar la respuesta emocional negativa de un visitante en una web, del modo en que lo permite la nueva tecnología, posibilitará la búsqueda de soluciones mejor encaminadas y con mayor rapidez que lo factible mediante los enfoques analíticos tradicionales aplicados al tráfico de una web.

El concepto puede ser también aplicado a los dispositivos móviles, donde los golpecitos y las caricias sobre pantallas táctiles reemplazan a los movimientos del ratón, aunque esta otra línea de desarrollo está todavía en su fase inicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada