28 septiembre 2015

Los primeros implantes impresos en 3d

Los primeros implantes impresos con tecnología 3D fueron realizados y documentados en un vídeo.

La tecnología nos está llevando, sin lugar a dudas, a lugares a los cuales no hubiéramos podido imaginar hace 50 años. Paso a paso, hemos podido diseñar artículos que simplifican nuestra vida como la computadora, los dispositivos móviles, y todo tipo de aparatos inteligentes que nos hacen sentir mejor y que nos ayudan a realizar muchas más y mejores actividades cada día. Y todo indica a que seguiremos avanzando mediante el uso de la tecnología. La semana pasada, por primera vez en la historia, una parte del cuerpo impresa mediante tecnología 3D fue implantada en el cuerpo de un hombre español de 54 años con cáncer en la ciudad de Canberra, Australia. El hombre había perdido sus costillas a causa de la enfermedad, por lo cual se decidió llevar a cabo el procedimiento. Todo quedo registrado en un vídeo que fue subido a YouTube el pasado jueves y que ya tiene más de 214,000 visitas.

El material utilizado fue titanio, que aunque es un material común en muchos tipos de implantaciones, nunca había sido utilizado en un implante de costillas. Durante todo el proceso, doctores de la Universidad de Salamanca, en España, diseñadores e ingenieros de la empresa australiana ‘Anatomics,’ con cede en Melbourne, y técnicos de la empresa de impresión en 3D CSIRO trabajaron de la mano para alcanzar tan asombroso resultado. Hasta la fecha, los implantes de costillas eran realizados en piezas que debían unirse durante la operación, pero que corrían el riesgo de separarse en el interior del paciente con el paso del tiempo. Los implantes impresos en 3D aseguran la creación de una sola pieza, diseñada a la medida de la caja torácica del paciente.

Alex Kingsbury, líder de investigación de manufactura aditiva de CSIRO, dio explicaciones afirmando que este tipo de procesos son necesarios ya que ningún cuerpo humano “es igual.” Por lo tanto afirmó, Kingsbury, “necesitamos crear piezas diseñadas a la medida para que se ajusten a la perfección al cuerpo de los pacientes, para evitar así posibles complicaciones en el futuro. La impresión en 3D es el único método que nos puede permitir logar este tipo de objetivos, ya que por medio de la manufacturación tradicional, nunca hubiéramos podido lograr un resultado igual de exitoso.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario