07 septiembre 2015

Entrega del contenido multimedia: las “buenas prácticas” de Akamai



Akamai Technologies, Inc. (NASDAQ : AKAM), el líder global en servicios de CDN (Content Delivery Network – Red de Entrega de Contenidos), aporta una visión relevante para optimizar la entrega de contenido multimedia y proporcionar a los usuarios experiencias web de altas prestaciones. Dichas “buenas prácticas” están disponibles en una guía que se puede descargar en https://content.akamai.com/PG1320-MediaCookbookeBook.html



La entrega de contenido multimedia, con una calidad TV, en todos los dispositivos es un importante objetivo para la industria. Se observa que las empresas comunican cada vez más mediante la entrega de vídeo y sus inversiones en este ámbito alcanzarán los 35.600 millones de dólares en 2018 en comparación con los 11.200 millones en 2013[1]. Por su parte, los usuarios son cada vez más numerosos visualizando vídeos en Internet. El vídeo ya representaba más de la mitad del tráfico de Internet de los consumidores en 2012 y alcanzará cerca del 80% en 2019[2]. Hoy en día, las empresas quieren simplificar los procesos de puesta en línea, reducir el tiempo de disponibilidad de los vídeos y anticiparse a las tendencias, sin sacrificar la calidad.

Para responder a dichas problemáticas, Akamai propone un abanico de buenas prácticas para optimizar la entrega de contenidos, especialmente de vídeos, en todos los dispositivos del mercado:



Comprometerse en materia de calidad


Los usuarios quieren “excelencia” en cuestión de entrega de vídeos en Internet. Concretamente, los vídeos cuyo tiempo de arranque supera los 2 segundos tienen una tasa de abandono muy elevada y por cada segundo de retraso más, en torno al 6 % del público renuncia. También es reseñable decir que después de haber tenido problemas de lectura, solo el 8 %[3] de los visitantes vuelve al sitio web en cuestión. Por lo tanto, un contenido puede ser apasionante, pero si no se entrega con un nivel de calidad adaptado, pocos internautas podrán visualizarlo. Es mejor no ofrecer vídeo que vídeos de baja calidad que pueden arruinar rápidamente la reputación de una marca.



Duplicar y modular la infraestructura de almacenamiento


Cualquier empresa que invierta tiempo y dinero en la producción de contenido vídeo tiene que asegurarse de que sea almacenado en un lugar seguro y duplicado en múltiples lugares geográficos en todo el mundo para estar siempre disponible y accesible, incluso en caso de acontecimientos imprevistos. Asimismo, es importante poner en marcha una infraestructura que evoluciona y que pueda adaptarse a la creciente complejidad del ciclo de vida de un contenido y a la demanda: en particular en el mundo de los medios online, en el que el buzz viral puede suscitar, de la mañana a la noche, una mayor demanda de contenido. La capacidad para modular y volver a evaluar la infraestructura de almacenamiento es crucial.



Implementar un enrutamiento dinámico para evitar la congestión de la red


La congestión de la red puede eclipsar del todo el rendimiento ligado a la proximidad geográfica. A menudo, las decisiones tienen que tomarse en cuestión de milisegundos y por ello, se aconseja implementar un enrutamiento optimizado automático y dinámico para limitar cualquier latencia.



Acelerar las transferencias de ficheros


Las nuevas opciones de descarga de contenido a alta velocidad optimizan el proceso de la descarga de datos para que las descargas sean más rápidas y la recepción del contenido por parte de los usuarios sea instantánea.



Favorecer una transcodificación basada en la nube


Se conocen bien las normas vigentes y las especificaciones en materia de transcodificación de vídeos en Internet pero requieren mucha pericia. De hecho, un creciente número de proveedores de contenido cuestionan recurrir a una transcodificación interna, basada en máquinas, y prefieren servicios externalizados, basados en la nube, capaces de crear una multitud de combinaciones de formatos para entregar los contenidos multimedia de forma fiable en un entorno IP complejo.



Identificar los dispositivos utilizados por los clientes y el formato adecuado


Cada empresa tiene que informarse acerca del hardware que utilizarán sus clientes (ordenadores de sobremesa, dispositivos móviles, dispositivos de streaming…) para poder responder a sus necesidades cualquiera que sea el dispositivo utilizado. Asimismo, tiene que identificar los formatos apropiados para el dispositivo y así asegurar una recepción de alta calidad.



Optar por una sola configuración para tratamientos múltiples.


Para las empresas que tienen que entregar en horas contenidos de gran audiencia o en plazos reducidos, la explosión de formatos plantea un problema. La solución: procesos configurables incluyendo formatos predeterminados, capaces de descargar el fichero multimedia una sola vez, sabiendo que el resto de las operaciones se realizará de forma automática. Un sistema de transcodificación independiente del hardware puede implantarse para obtener más agilidad, necesaria en el contexto actual, producir un contenido de alta calidad y simplificar la configuración y el mantenimiento de una librería de contenido multimedia complejo.



Recurrir a una CDN para optimizar la entrega del contenido


En materia de calidad de entrega, la arquitectura de la red (despliegue de los servidores, conexiones y mecanismos de entrega) juega un papel fundamental en la presentación. En efecto, la protección más adaptada contra los tiempos de no disponibilidad es una red de gran tamaño, globalmente distribuida, gestionada por un software robusto y un equipo de expertos experimentados. Se aconseja pues a las empresas que dependen de una entrega multimedia de calidad recurrir a una CDN.



Vigilar el rendimiento


Una de las ventajas de la entrega de los contenidos multimedia en Internet es la capacidad para medir de forma precisa el número de usuarios, el rendimiento, la calidad, etc. Dichos datos analíticos, basados en la nube, presentan indicadores clave y ayudan a las empresas a optimizar consecuentemente su contenido y la calidad de la experiencia web de sus clientes.

1 comentario: