23 agosto 2015

Crece instalación de cámaras de vigilancia en red



El negocio de la videovigilancia en red crecerá hasta 2019 en 16%, según un estudio que revela que el sector va migrando de lo analógico a lo digital. En Bolivia, el motor del desarrollo de este mercado está en la industria petrolera, informó Axis.

Un estudio de IHS da cuenta de que en 2014 las tecnologías de red representaron el 67,3% de los ingresos totales de la industria de la videovigilancia en el mundo; el 39,1% de las ventas totales fueron de cámaras de red, con el 91,9% correspondiente a cámaras digitales. Estas cifras, según la firma de investigación y análisis, “muestran que este comercio está migrando de los sistemas analógicos a los digitales”.

“Este mercado ha crecido significativamente en Bolivia en los últimos dos años. La industria del gas y el petróleo es el principal motor, aunque las inversiones del Gobierno en videovigilancia urbana y de predios críticos también se han incrementado”, dijo a La Razón el gerente de Ventas para el Cono Sur de Axis, Juan Pablo Tavil, quien prevé “un rápido crecimiento de las instalaciones pequeñas” de video en el mercado boliviano.

El fabricante de equipos de video en red, presente en 40 países, agregó que en Latinoamérica los segmentos donde más se ha expandido este negocio son la supervisión urbana, impulsada por la demanda de los gobiernos nacionales y subnacionales; y el transporte, con gran demanda otra vez de parte de los gobiernos centrales, así como de concesionarias de transportes marítimo, fluvial, aéreo y terrestre.

Según IHS Technology, el sector global de la videovigilancia tiene una expectativa anual de crecimiento de 10% hasta 2019 y de 16% en videovigilancia en red, una cifra que la consultora internacional TSR sube a 22%. IHS calcula asimismo que este rubro incrementará su valor de $us 13.500 millones en 2013 a 24.000 millones en 2018 (77%).

Avance. Axis, por su parte, prevé que “en los próximos cinco años este mercado crecerá en aproximadamente 12% al año” en América Latina”. En Bolivia, la Ley 264 autoriza la instalación de cámaras en empresas y centros de esparcimiento públicos y privados solo “para garantizar la seguridad de las personas”. En marzo, el Gobierno prohibió a las compañías la instalación de cámaras para el control de los trabajadores, para no afectar su “privacidad e intimidad”.

Según el fabricante, el video en red ayuda en la lucha contra el crimen y a la protección de los ciudadanos, ya que actúa tanto en la detección como en la disuasión, crea un entorno más seguro, reduce los periodos de investigación, permite controlar mercancías y propiedades de forma eficiente, disminuye el tiempo de respuesta de incidentes y ayuda a tomar las decisiones adecuadas frente a cualquier incidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada