06 julio 2015

Kingston: El ‘flash memory’ sigue los pasos del disquete



La utilización del pendrive o flash memory va camino a desaparecer debido al cada vez mayor almacenamiento de información personal, empresarial u organizacional en la nube, sostuvo el representante de Kingston Technology para Argentina, Bolivia y Uruguay, Ariel Plabnik.

“A largo plazo, la tendencia del uso de los pendrive (dispositivo de almacenamiento de datos) se está reduciendo y estaría apuntando a su discontinuación debido a que la gente migraría, en teoría, al uso más constante de la nube” (al almacenamiento masivo de datos, gratuito o pago, en servidores que alojan la información del usuario), informó a La Razón el representante de Kingston, uno de los principales fabricantes de memorias USB del mundo.

Los flash memories, al igual que los disquetes usados en los equipos antiguos, tienden a “desaparecer”, pero de forma lenta, por el uso cada vez mayor del nuevo sistema de almacenamiento de datos, una característica que se convirtió en una oportunidad de mercado para Kingston, expresó el ejecutivo.

“La empresa quiere tener servidores muy potentes, con mucha memoria y con un buen nivel de procesamiento para dar un buen servicio” al usuario que quiera guardar su información en internet, reveló.

Esta iniciativa, sin embargo, se concretaría en el mediano o largo plazo, ya que en varias regiones del mundo, como América Latina, la penetración de internet aún es baja. Y para que el usuario pueda acceder a su almacén de información en la nube requiere de una buena conexión, subrayó. No obstante, para seguir innovando con los pendrives, la empresa lanzó el modelo USB 3.1, el DataTraveler microDuo 3C, que puede ser utilizado fácilmente como “nubes domésticas” por los usuarios de celulares y tabletas.

Tecnología. Este dispositivo, que llegará a Bolivia en los próximos meses, puede almacenar hasta 64 gigabytes de información y cuenta con dos tipos de puertos USB: el primero para teléfonos móviles y tabletas y el segundo para computadoras.

Plabnik indicó también que a través de las distribuidoras de Kingston en Bolivia, DMC en Santa Cruz y Jotta Evolution en La Paz, la compañía lanzó los discos duros SSD, que prometen reemplazar a los tradicionales en el mediano plazo. Los SSD ofrecen “una mayor velocidad, rendimiento y confiabilidad a los usuarios de computadoras corporativas y domésticas” al momento de guardar diversas clases de documentos o imágenes.

Kingston facturó el año pasado en Latinoamérica aproximadamente $us 64 millones, de los cuales 5 millones provinieron de Bolivia, país en el cual la empresa busca expandirse animada por el crecimiento del 50% en ventas que registró el año pasado.

Dos tips para el usuario

Kingston ofreció al usuario dos tips para saber si el pendrive que compró es original: el precio y una marca en el equipo.

El representante de Kingston Technology para Argentina, Bolivia y Uruguay, Ariel Plabnik, dijo que los dispositivos USB de la empresa tienen una marca láser (un código) impresa en su parte metálica. “Kingston ha podido identificar que en países de América Latina como Perú, Ecuador, Bolivia y Paraguay se comercializan productos de contrabando que afectan a la marca”, agregó el ejecutivo durante un encuentro con periodistas.

La diferencia entre un producto original y una imitación es de al menos $us 2, dijo y destacó que para garantizar la calidad de estos productos se los prueba todos.

La empresa se acercará a quipus

Ejecutivos del fabricante estadounidense Kingston ofrecerán a representantes de la estatal Quipus productos para las computadoras que fabrica la empresa boliviana. “Nuestra idea es que utilicen memorias Kingston y ver si hay algún desarrollo con equipos que empleen tarjetas de estado sólido”, informó Plabnik.

28 años en el mercado mundial

La marca Kingston fue fundada en 1987 por John Tu y David Sun en EEUU. La empresa tiene hoy 28 años en el mercado de desarrolladores de memorias y cuenta con al menos 4.000 empleados en todo el mundo. Kingston es considerada como una de las “mejores empresas para trabajar en Estados Unidos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada