28 junio 2015

La genialidad boliviana en Facebook

Tiene 18 años, y cuando cumplió 17, los ejecutivos de la gigante red social Facebook lo convocaron a trabajar con ellos, animados por las al menos 20 aplicaciones que había creado y puesto a la venta en Apple Store.
Muchos lo han llamado genio, pero Michael Sayman, hijo de padre boliviano y madre peruana, se considera sólo un chico inquieto y apasionado por la computación. En su corta primera visita a La Paz, donde vive su familia paterna, conversó con Inversión sobre sus sueños y sobre cómo llegó a trabajar a los 17 años en una de las empresas más importantes del mundo sin haber pisado una universidad convencional.
Muchos te consideran un genio. ¿Cuándo creaste tu primera aplicación?
Creé mi primera aplicación a mis 13 años. Pero para nada me creo un genio, sólo diría que soy una persona muy curiosa y apasionada por la tecnología, por las aplicaciones, por todo lo que tenga que ver con computación. No diría que soy genio; apenas memorizo cosas.
¿En qué consistía la primera aplicación que creaste?
La primera aplicación que hice era una guía para uno de mis juegos favoritos en internet. Cuando la puse en la tienda de aplicaciones la fijé a un precio de 0,99 centavos de dólar y, poco a poco, a medida de que la gente se daba cuenta de que había una guía para ese juego, sobre todo los niños interesados en aprenderlo, la descargaban y fue haciéndose conocida. Llegó al número siete de la tienda por la cantidad de descargas que tenía, como 150.000 en los primeros meses. Fue algo muy exitoso y eso me motivó a crear más aplicaciones, hasta para mis propios juegos.
¿Qué te animó a poner tu primera creación en la tienda? ¿Tuviste el mismo éxito después?
La puse en Apple Store quizás porque pensaba que de esa forma iba a alcanzar a más gente. Dije: "Tengo que ver la forma deque llegue a más personas”. Y aunque no sabía cómo, lo único que yo hacía era buscar en internet cómo se hacía y aprendí. Empecé a crear mis propios juegos y llegué a hacer algunas aplicaciones. De verdad nunca imaginé que podía llegar a contar con tantos usuarios. En total hice como 20 aplicaciones; la última se llama 4Snaps y consiste en tomar fotografías y los amigos deben adivinar de qué es la foto; es como un juego donde se adivina una palabra basándose en las fotos que se muestran. Es muy simple, pero llegó a tener dos millones de usuarios y eso fue increíble para mí.

¿Cuándo ingresaste a trabajar formalmente en una empresa de tecnologías de internet?
Llegué a tener un par de usuarios míos en el juego, que tenían contacto con Facebook, y a los 17 años me contactó la empresa porque se enteraron de las aplicaciones y me dijeron, de manera simple por correo electrónico, que querían que yo trabaje con ellos. Obviamente debía presentarme a todas las entrevistas antes de ingresar. Entonces decidí irme a Facebook y, justo después de graduarme de la secundaria, me fui directo a trabajar.
¿Cuál es tu trabajo en Facebook?
Ahora trabajo en la aplicación móvil de Facebook, no estoy permitido a decir exactamente qué hago, pero es como todos los puestos de la empresa. A Mark Zuckerberg, el dueño de Facebook, y a todos lo que trabajan allá no les importan el puesto que tengan, todos tienen el mismo poder, todos se comunican y se hablan en la misma forma. Yo puedo ir a hablar con cualquier persona que trabaja en Facebook y decirle: "mira quiero que trabajemos en esto juntos” y podemos hacerlo; no importa cuántos años esté esa persona en la compañía ni qué edad tiene ni de dónde sea, nada. La mayoría de los trabajadores están entre los 28 y 29 años, son jóvenes, aunque por ahora la mayoría son 10 años mayores que yo. Creo que la mayoría entró a trabajar en Facebook después de la universidad, aunque hay gente que no fue; como la hay también en Google o en Apple, y ese número está creciendo.
¿Pensaste alguna vez en la necesidad de tomar estudios universitarios?
El problema que yo tenía era que en el colegio, durante la secundaria, no había forma de aprender computación porque no tenía clases de eso en mi colegio, y gracias a internet pude aprender sobre lo que me gustaba hacer y me di cuenta de que internet es como una universidad enorme, gracias a ella pude hacer lo que hice. Para mí, la universidad es muy importante porque te da la educación, las cosas que quieres aprender; pero ahora hay otra universidad que se llama internet, que es gratis y que tiene más información de lo que cualquier universidad podría ofrecer en el mundo. Con tal de que yo siga curioso por más información voy a seguir estudiando, practicando, creciendo y aprendiendo mediante internet. Cuando vea que deje de ser curioso, que no trato de aprender más, veré la forma de hacerlo, porque debo seguir creciendo en mis conocimientos.
Escogiste un camino que depende de mucha disciplina. ¿Qué piensas al respecto?

Es un camino más difícil, pero con el trabajo que hago en Facebook en este momento debo ver la forma de ayudar a los que creen que merecen una oportunidad de llegar lejos y también debo cumplir parte de la misión de conectar al mundo, ver la forma de que el internet traiga esa educación. Estoy tratando de dar un ejemplo de que de verdad no se necesita estar en un edificio para conseguir esa experiencia de la universidad, que puedes tener esa experiencia mediante internet. Hay muchos chicos en el mundo que no tienen dinero para ir a la universidad que tanto quieren y que con internet podrán aprender muchas cosas, aunque no tengan esas oportunidades, aunque no tengan dinero.

El joven "genio” ama el tenis y le encanta la ciudad de La Paz

Natalí Vargas / La Paz
Michael Sayman, el empleado más joven de Facebook, por ahora, se declara como amante del tenis y quedó maravillado con la ciudad de La Paz, a la cual visitó por primera vez esta semana.
"Me encanta jugar tenis a cada rato y me gusta ver el fútbol. Para mí es muy importante jugar un deporte, por lo menos para tener ese crecimiento en la parte física, para tener movimiento. Ahora tenemos computadoras que son teléfonos, que nos ayudan a ser un poco más móviles mientras estamos en internet, pero a la vez no estamos tan móviles como al hacer actividades físicas”, dice con una sonrisa adornada por los brackets que resaltan su aspecto juvenil.
De constitución delgada y atlética, considera que el uso de la web es útil siempre cuando se la use con fines de aprendizaje, y que en la vida también es necesario hacer otras actividades y compartir momentos en familia. Aunque desde que entró a trabajar en Facebook se separó de la suya, pues ésta se quedó en Miami y él se fue a radicar en San Francisco, donde queda el campus de la gigante red social.
Michael nació en Miami, el 24 de agosto de 1996, en la familia que conforman el boliviano Miguel Sayman y su esposa, de origen peruano, Cristina. "Estudiando en Miami no tuve la facilidad de contar con clases de computación, tampoco tengo padres que saben lo que es programación, pero siempre me dije: ‘igual lo voy a hacer’ y lo pude hacer gracias al internet que nos hemos dado todos y hemos creado todos juntos”, cuenta.
Michael, o Mike, como le dicen sus allegados, considera que hay muchos juegos con los que se puede aprender programación, pero que el manejo de la computadora no debe bloquear otras actividades necesarias para las personas.
"Me encanta estar en Bolivia, es bonito. Es la primera vez que estoy en La Paz y cuando bajábamos yo trataba de tomar muchas fotos. Se ve increíble. Todo lo que veo aquí es increíble. Además, ayer (martes 26 de junio) estuve con mi familia, todos estábamos cenando juntos y la pasé muy divertido, ojalá pueda seguir haciendo eso”, anhela.
Michael Sayman está convencido de que con su vida puede dar el mensaje de que todo lo que uno se proponga es posible cuando uno se apasiona por un objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada