14 junio 2015

Cada set incluye una guía para aprender “desde cero” sobre el tema Crean un kit con piezas para armar prototipos robóticos

Se trata de un pequeño maletín plástico con elementos básicos para desarrollar prototipos robóticos con fines investigativos y de educación. Fue desarrollado bajo la consigna de que cualquier persona pueda crear un robot.
La idea fue de la ingeniera en mecatrónica Carolina Silva, quien desde el centro de investigación en tecnología aplicada Connected decidió incursionar en el área de la robótica educativa. "Es muy importante para que los jóvenes en un futuro, con ambición propia, puedan hacer desarrollos y así crecer como país”, comenta.

Este pequeño maletín de herramientas, que vale 520 bolivianos, consta de un "libro guía”, escrito por esta desarrolladora; cables USB; sensores de temperatura e infrarrojo, para detectar movimientos; motores con engranajes; una placa de arduino (base para desarrollo robótico); resistencias eléctricas, un transistor y luces LED. Todos estos elementos están en un pequeño estuche, que mide 20 por 30 centímetros.

Silva explica que las partes LED, los potenciómetros (que sirven para determinar tanto la posición y la dirección de rotación de un prototipo) y las resistencias son esenciales para cualquier circuito básico en electrónica. Cuenta que se incluyó a los sensores porque son más utilizados en ambientes universitarios.

Silva considera que con estas piezas cualquier persona que esté interesada en conocer qué es arduino y cómo trabajar un prototipo podrá hacerlo.

La empresa Connected desarrolló un software especializado para que se lo instale en las placas antes de iniciar los trabajos de desarrollo. Esto permitirá que quienes busquen incursionar en esta área, puedan articular instrucciones básicas de operaciones para los robots (de movimiento, velocidad y sensorial, etc.).
Para realizar esta operación, explica esta emprendedora, bastará conectar la computadora a la placa central a través de un cable de impresora.

Silva comenta que una vez que el usuario tenga más conocimientos sobre este tema, podrá crear sus propios códigos y establecer comandos para los prototipos, según sus necesidades de investigación.

Oferta para todos
Connected armó dos tipos de estuches de herramientas, dependiendo el grado de conocimiento de los usuarios. El kit "Arduino Uno” está dirigido a personas que están en proceso de introducción a la electrónica y a la robótica.
Mientras que "Arduino Mega” es para investigadores o universitarios que ya están familiarizados con la terminología y el desarrollo. En ambos casos se ofrece el texto guía.

"Personas que tienen idea de arduino dicen ‘prefiero el Mega porque me va a servir para mis futuros proyectos’ o de alguna manera ya han escuchado en qué consiste”, asegura.

La edad recomendada para utilizar esta especie de caja de herramientas es a partir de los 17 años, aunque desde este centro de robótica educativa se considera que mientras más temprano se estimule la creatividad en los jóvenes, es "mejor”.

Silva explica que el 80% de las partes reunidas en cada uno de los estuches proviene de China; mientras que, comenta, el 20% de la piezas se consigue en Chile. La placa principal de arduino es de Italia.

El ingeniero Álvaro Cruz, miembro de Connected, explica que aún hay muchas labores por realizar e investigar dentro de la electrónica y la robótica.

Varias herramientas
Elementos El estuche tiene una placa de arduino, circuitos, sensores de movimiento y temperatura, motores y LED.
Guía La ingeniera desarrolló un texto guía, mediante el cual se enseña a los principiantes desde conceptos básicos hasta cómo programar.

Punto de vista
Esteban Lima Torricos Consultor informático
"Los kits son un gran incentivo”
Los kits de robótica son un gran incentivo para los pasos iniciales de los aficionados a este mundo. Sin embargo, la meta con que fueron creados se ha perdido debido al mercado que se ha creado a su alrededor.
Esto se convierte en un problema, ya que placas como arduino, que nacieron bajo el "espíritu de hardware libre”, donde se puede acceder a los planos de diseño, para que se pudieran construir o replicar en cualquier lugar del mundo, se han convertido en un negocio de tener kits "fáciles” que sólo nos convierten en consumidores y no en productores de tecnología.
Bolivia ha iniciado el camino hacia la soberanía tecnológica. El paso ideal sería apostar hacia la fabricación de estas placas como modelo para pasar a ser productores de tecnología como país.
El hardware y software libre son el camino para tener avances mayores en la industria del "Internet de las cosas” o los nuevos retos que se presentan en el área en estos días.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada