09 mayo 2015

Un recorrido por la robótica en educación y la cooperación

Quienes son docentes, seguramente su experiencia ha estado marcada por una búsqueda constante de alternativas que les permitan mejorar su práctica, resolver situaciones de contexto en su aula, fortalecer procesos en las y los estudiantes y, por supuesto, innovar. Quienes son padres y madres, seguramente están a la expectativa de lo que la escuela -u otro espacio educativo- puede ofrecer a sus hijos e hijas. Y también quienes, de forma particular, se encuentran interesados en el tema educativo, se introducen en un ambiente de investigación y práctica para llegar a ofrecer alternativas. Pero, ¿qué estrategias usar para mejorar aspectos en la educación como la comprensión y la creatividad? ¿Qué elementos de la pedagogía y de la didáctica pueden aportar a la motivación en las y los estudiantes? ¿Qué ayudaría a fortalecer el trabajo cooperativo, muy mencionado en la época actual? Pues bien, soluciones hay muchas, pero una en particular ha llamado la atención en la educación: la robótica.

En este sentido, la robótica ha sido considerada como una estrategia innovadora que facilita el proceso de aprendizaje, ya que genera motivación en las y los estudiantes y facilita la expresión de su imaginación, habilidades y capacidades.

Asimismo, teniendo en cuenta las diversas áreas del conocimiento que involucra (matemáticas, física, biología, lenguaje, etc.) se convierte en un espacio de trabajo transversal que hace más significativo el aprendizaje. La robótica permite al estudiante experimentar y representar las soluciones que propone y asimismo los hace más conscientes de su aprendizaje y avance personal, y estas características, especialmente en tecnología, se pueden evidenciar con más claridad en estrategias didácticas basadas en la solución de problemas.

Como estrategia didáctica, la robótica puede ayudar a eliminar esa costumbre equivocada de privilegiar la enseñanza bajo un currículo tradicional -y obsoleto- que defiende la memorización y en el que además se suele cometer el error de enfocar inadecuadamente muchas de las actividades clase, limitando en exceso que las y los estudiantes se expresen libre y creativamente.



ANTECEDENTES Es interesante ver que la robótica educativa viene de varios años atrás, específicamente en 1980, cuando Seymour Papert y su equipo del MIT, realizaron una propuesta de trabajo en la cual niñas y niños podían construir edificios y máquinas con diferentes mecanismos. Asimismo, el lenguaje de programación Logo fue la base para la creación de LEGO, que además de la programación contaba con mecanismos para la construcción de robots, principalmente enfocado hacia la infancia.

A partir de allí Papert afirma que bajo este ambiente de aprendizaje no se encuentran limitaciones, sino que por el contrario puede dársele prioridad y más valor a la imaginación y las destrezas. En este ambiente de aprendizaje apoyado en tecnologías digitales se ofrece también la posibilidad de diseñar y simular procesos, mecanismos y prototipos hasta llegar a su representación tangible, lo cual da paso a la expresión más evidente de las soluciones. En relación a la vinculación que tiene la robótica con el trabajo cooperativo, éste aprovecha los grupos pequeños de estudiantes para que trabajen juntos e involucren el aprendizaje y experiencias propias y las fortalezcan al intercambiar y socializar. En este tipo de trabajo se buscan permanentemente estrategias didácticas que aporten al aprendizaje significativo de las y los estudiantes, al trabajo en equipo y al fortalecimiento en las competencias para la resolución de problemas y la creatividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada