18 mayo 2015

HP Z440



El equipo HP Z440 es una potente computadora de escritorio para el entorno profesional. Un equipo pensado para profesionales del diseño gráfico y usuarios exigentes. Este equipo bien con un procesador Intel Xeon de la familia E5 con cuatro núcleos de proceso, una memoria RAM de 16 GB o una tarjeta gráfica NVIDIA Quadro K2200 para hacer frente a las aplicaciones que manejan gráficos pesados. Todo ello con un formato en 4U para expandir el almacenamiento incluido y con un buen sistema de refrigeración para mantener el equipo a una buena temperatura.

Esta unidad integra el chip Intel Xeon E5-1630 v3 con cuatro núcleos y una potencia de 3,7 GHz por núcleo. Esta velocidad se puede llevar hasta los 3,8 GHz a través del modo turbo. Más interesante si cabe es la capacidad de trabajar como si en realidad tuviéramos ocho núcleos físicos, una ventaja que puede acelerar mucho los procesos complejos. Junto a este chip encontramos una memoria RAM de 16 GB, aunque el máximo de este equipo 128 GB a través de ocho ranuras diferentes. Como es normal en estos casos, podremos personalizar la estación a nuestro gusto con diferentes chips de Intel Xeon.

Este conjunto se completa con una tarjeta gráfica dedicada NVIDIA Quadro K2200, una tarjeta pensada para el mundo del diseño gráfico y que se sitúa en la gama media de estas ofertas.

En principio, debería ofrecer un rendimiento notable en la mayoría de las aplicaciones de CAD y sólo en las operaciones más exigentes se notaría sus limitaciones respecto a tarjetas más potentes de la familia Quadro. Y es que este modelo también puede integrar en su configuración más avanzada una tarjeta gráfica NVIDIA Quadro K6000 con 12 GB de memoria dedicada.

Otro de los puntos importantes es la capacidad de almacenamiento. La HP Z440 llega en factor de 4U, lo que nos permitirá jugar con diversas configuraciones. Así, por ejemplo, podemos utilizar discos SAS entre 300 GB y 600 GB con velocidad de 15.000 rpm. También tenemos la opción de discos SAS a 10.000 rpm entre 300 GB y 1,2 TB de almacenamiento. En el caso de trabajar con datos sensibles, puede ser una buena idea apostar por un disco duro SATA SED (con capacidad de autoencriptar los datos almacenados) de 500 GB o un disco SSD de 256 GB. Y para potenciar la velocidad de trabajo tenemos discos SSD desde 128 GB a 1 TB de espacio. Los profesionales pueden completar estas opciones con distintas configuraciones RAID para mejorar la velocidad o potenciar la seguridad del equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada