21 abril 2015

Expertos apuestan por canales online contra la violencia digital

Expertos internacionales apuestan por la implementación de líneas de denuncia vía web en Bolivia como una herramienta para luchar contra la violencia digital, un fenómeno que crece en el país.
En un seminario organizado por la operadora Tigo, Unicef y GSMA Latin America, se expuso ayer el uso de estos mecanismos que actualmente no existen en Bolivia, o no son conocidos por la mayoría de la población.
"Lo que se necesita en Bolivia es un canal de denuncia de contenido de abuso sexual infantil. Esto no existe, entonces, la población no sabe a quién denunciar si se encuentra con este contenido”, dijo el gerente de Comunicaciones y Sostenibilidad en GSMA, Mauro Accurso.
Estas líneas son páginas web o aplicaciones en las que, de manera anónima o identificándose plenamente, uno puede denunciar contenidos ilegales ante las autoridades, como pornografía infantil, trata de personas, ciberacoso, trata de imágenes y otros tipos de violencia digital.
Algunos ejemplos sobre esto son Teprotejo en Colombia o Safer net en Brasil. Las denuncias por lo general las recibe una organización de la sociedad civil, la analiza para determinar si el contenido denunciado es ilegal o no -dependiendo de la normativa de cada país- y la transmite a la instancia indicada: Policía, Fiscalía, defensorías, etcétera, quienes se encargan de la investigación para, si es posible, hallar a los responsables o hacer las gestiones para cerrar el sitio.
Amy Crocker, la coordinadora para el Desarrollo de la Red Inhope (fundación que agrupa a líneas de denuncias en todo el mundo), defiende la utilidad de estas herramientas: "Es por eso que estamos aquí en Bolivia, para hablar con los interesados, identificar lo que existe, lo que falta y cómo apoyar a establecer este proyecto”.
En 2014, la Red Inhope reportó 90.000 sitios web de pornografía infantil en todo el mundo, y en 2013, más de un millón de denuncias en diferentes tipos de violencia digital. "Esto está en constante crecimiento”, sostuvo Crocker.

Accurso ve la urgente necesidad de que el sector privado trabaje junto a los operadores de justicia para "aceitar” mecanismos que permitan brindar una mejor respuesta a la población. Ejemplifica que en muchos países la Policía pide que no se cierre un sitio de pornografía infantil hasta rastrear a quienes están detrás de esto. Pero advierte: "Nunca hay que copiar lo que se hace afuera directamente, sino pensarlo a nivel local antes”.

Revisan mensajes en redes sociales


El Gobierno utiliza un programa informático para detectar acciones ilegales en las redes sociales y páginas web, a través de patrones como palabras clave.
"Es una aplicación que monitorea todas las redes digitales, como Facebook, Twitter, WhatsApp. Buscamos palabras como sexo, sexual, amor, y hacemos seguimiento para saber quiénes están utilizando esto”, informó el viceministro de Seguridad Ciudadana, Gonzalo Lazcano.
El sistema ya está en funcionamiento en la Unidad de Prevención de ese Viceministerio y sus técnicos, según explicó Lazcano, acceden a mensajes y determinan el origen y destino de los mismos.
"El problema es que las posibilidades son muchas, puede tratarse de parejas entonces no hay problema con eso, pueden hablar lo que quieran. Pero también puede ser una persona mayor con un menor. En eso se está trabajando ahora”.
En caso de detectar la posible comisión de un delito, la información se transmite a la Policía, instancia encargada de ahondar en la investigación y buscar a las personas que incurren en actos como la trata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada