17 diciembre 2012

8 de cada 10 usuarios prefieren Windows 7

El 26 de octubre Windows 8 en el mercado. La acogida de este nuevo sistema operativo de Microsoft se da de forma lenta y progresiva. Los fabricantes de Hardware habían puesto sus esperanzas en esa nueva versión para la activar las compras de equipos. Sin embargo, durante el primer mes de vigencia las ventas incluso han caído en ciertos mercados de acuerdo a la empresa de investigación de mercados NPD Group,

Windows 8 no está teniendo un buen comienzo. Durante las cuatro primeras semanas, sólo un 58 por ciento de los equipos vendidos llevaba Windows 8, según NPD Group. Esto contrasta con el éxito de su predecesor, Windows 7, que en un periodo equivalente conseguía convencer al 83 por ciento de los consumidores. Tampoco se están vendiendo tabletas con Windows 8, que sólo representan el 1 por ciento de las ventas. No son los únicos malos datos. Puget Systems, un ensamblador de PC especializado en máquinas de alto rendimiento, destaca que desde la presentación de Windows 8, han vendido entre un 80 y un 90 por ciento de equipos con Windows 7 preinstalado. Sus clientes prefieren la familiaridad de Windows 7 frente al nuevo sistema. Los responsables de la compañía además señalan que a los usuarios no les gusta la nueva interfaz de usuario de Windows 8, porque está demasiado centrada en lo táctil; sobre todo echan de menos un botón y un menú de inicio.

Los datos aportados por Puget Systems no son extrapolables al conjunto del mercado, ya que se refieren a consumidores de equipos de sobremesa de alto rendimiento. Sin embargo, ese grupo de clientes son aquellos que pueden elegir un equipo a medida de sus necesidades. Por el contrario, en las computadoras básicos, el consumidor ostenta un menor control a la hora de elegir la versión del sistema operativo preinstalado, y allí son los fabricantes los que mandan; para ellos resulta más rentable negociar con Microsoft un alto volumen de licencias.

En el sitio web de Microsoft aún no figura ninguna fecha que marque el fin de la comercialización de Windows 7, ni en las tiendas al por menor, ni preinstalado en equipos nuevos. Por lo tanto, no está claro hasta cuándo los ensambladores de equipos informáticos van a poder seguir vendiendo máquinas con la versión anterior del sistema. Sin embargo, la costumbre de la compañía suele ser permitir la comercialización durante un plazo de dos años desde el lanzamiento. Es lo que sucedió con Windows Vista. Si eso se repite, los ensambladores de computadoras podrán seguir vendiendo equipos con Windows 7 preinstalado hasta octubre del año 2014.

De cualquier manera, existe otra alternativa para los consumidores que prefieren Windows 7: comprar una computadora con una licencia de Windows 8 Pro con derechos para instalar una versión anterior, y luego activar Windows 7 Professional. No obstante, los propios ensambladores de equipos informáticos reconocen que no es una solución adecuada para realizar de forma masiva. Lo cierto es que, en la actualidad se siguen vendiendo máquinas con Windows XP, once años después de su debut, a clientes que necesitan instalar aplicaciones propietarias en sus sistemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario