04 septiembre 2011

Jalasoft: Revolución tecnológica boliviana

Desarrollo | pocas ciudades de Latinoamérica cuentan con una infraestructura semejante que garantice la expansión de la actividad comercial de software producido para el mundo. Cochabamba es pionera.

En uno de los edificios más modernos del país (quizá el más moderno de todos), se está llevando a cabo una verdadera revolución. Un grupo de ejecutivos, creyentes de que en Bolivia se pueden desarrollar grandes proyectos, ha decidido apostar e invertirlo todo en lo que es hoy la mayor plataforma de producción de software en nuestra región: la empresa Jalasoft.

Este grupo de hombres quiere cumplir varios sueños, uno de ellos es situar a Cochabamba como referencia de producción de software para competir con las empresas más importantes del mundo, y de esa manera, lograr la independencia tecnológica no sólo de Bolivia, sino de toda la región. Además quieren que de Cochabamba egresen los ingenieros mejor formados de América Latina, para dar continuidad a este proyecto que empezó hace diez años. Para ello, han creado la Fundación Jala que, aparte de enseñar a los jóvenes de manera gratuita los secretos de la creación de software y prepararlos para ser competitivos a nivel mundial en esta área, les asegura trabajo en la compañía. La fórmula para el éxito no puede estar mejor armada.

Nace Jalasoft

El cochabambino Jorge López, principal directivo de Jalasoft, estudió y vivió gran parte de su vida en Estados Unidos, donde trabajó, en ese entonces, en la segunda empresa más grande del mundo en cuanto a software, Adobe Systems. Allí aprendió el complejo manejo de la industria tecnológica.

Pese a haber triunfado y estar viviendo el sueño americano, López tenía la idea fija de regresar al país, por lo que el 2001 con toda su familia, vuelve a Cochabamba. López quiere lograr que Bolivia se posicione en los primeros lugares de producción de software en la región, y también bajar los precios de la tecnología para hacerlos accesibles a los bolsillos latinos. Para ello, su primer paso fue reclutar un selecto equipo que empezó con seis personas, quienes se pusieron al hombro la tarea de llevar adelante el proyecto de Jalasoft en un tiempo donde Internet estaba en pañales en el país. De esos seis trabajadores que iniciaron el equipo, hoy suman casi 400 empleados en la empresa, y hay espacio para muchos más.

Jalasoft es una empresa única en tamaño, proyección, crecimiento, trabajo con tecnología de punta e inserción en mercados internacionales. El plantel laboral está formado en un 90% por ingenieros de la rama de las Tecnologías de la Información. El resto del plantel está conformado por profesionales de otras ramas como administradores, psicólogos, economistas y profesionales del marketing. El lema es hacer de Jalasoft una armada tecnológica boliviana.

La formación es esencial

Uno de los pilares más fuertes de la compañía es la educación, “siempre hemos estado alrededor de la formación, al principio enseñando al personal la tecnología que no había podido aprender en las universidades. Hoy tenemos un mecanismo formal de educación a través de la Fundación Jala. Mediante ella apoyamos a universidades como la UMSS y la UCB. También tenemos un programa para que estudiantes de séptimo semestre de las carreras de Ingeniería de Sistemas y de Ingeniería Informática se capaciten en áreas que no se tocan en la universidad; hemos sacado varios diplomados, todos financiados por nosotros.

Adicionalmente estamos preparando un programa para estudiantes de los 3 últimos años de secundaria y primeros semestres de las carreras universitarias afines que incluirá capacitación gratuita en tecnologías de información”, explica López.

La Fundación Jala tiene varios programas que giran alrededor del manejo y creación de software, además de la capacitación en áreas como el idioma Inglés, tecnología de punta y el aprendizaje de forma oficial de tecnologías de Microsoft, avaladas por esa firma.

El objetivo es responder a las necesidades del mercado y afianzar el conocimiento de profesionales calificados en las Tecnologías de Información. La Fundación subvenciona, mediante becas del 100%, la participación de estudiantes con vocación e interés en esta rama. Además gestiona la colaboración y el patrocinio de organismos nacionales e internacionales.

Mediante estas acciones, se está logrando elevar el nivel tecnológico de Bolivia y proveer de personal calificado para cubrir las fuentes de trabajo de su principal patrocinador: Jalasoft.

Bajo el techo de la Fundación Jala también se sostiene a una unidad denominada ITA (IT Academy) que está abierta a la colectividad y funciona como una academia para la enseñanza de tecnologías de la información, con instructores experimentados y altamente calificados. Los beneficiarios son principalmente los estudiantes bolivianos que a través de la Academia pueden complementar su formación en ciencias de la computación gracias a los convenios establecidos entre la Fundación y sus colegios o universidades. Los profesionales que muchas veces deben incurrir en costos elevados para acceder a estas especializaciones (algunos cursos se dictan en ciudades y países vecinos), en la IT Academy se benefician con la misma o mejor formación a un menor costo. El grado de instrucción que obtienen los participantes de sus cursos les permite competir en el campo laboral con grandes ventajas, así como presentarse a exámenes de certificación con mucho éxito.

Independencia tecnológica

El techo tecnológico en América Latina todavía es bajo en comparación a otras regiones, este techo es la capacidad para producir nuevas tecnologías y soluciones para el mercado mundial, en el cual Jalasoft se está enfocando. La independencia tecnológica de América Latina es uno de los principales motivos por los que Jorge López ha regresado a Bolivia. De acuerdo a él, la competitividad se mide por el acceso a la tecnología, por lo que todo empresario busca ser más eficiente. También los gobiernos buscan mayor efectividad en sus instituciones, facilitando trámites, etc.

En el caso de América Latina, la región debe comprar a precios muy altos la tecnología que llega de países desarrollados como Estados Unidos, por lo que no todas las empresas pueden acceder a ella; adicionalmente estos altos precios tienen un efecto directo en lo que es la “piratería informática” en toda la América Latina. La independencia tecnológica llega al poder crear soluciones tecnológicas propias y venderlas en mercados latinos a precios accesibles; “lo que estamos haciendo es una visión de varias décadas hacia delante. Perseguimos una liberación tecnológica a nivel Latinoamérica, y queremos que Bolivia lidere esa liberación. Somos bolivianos y podemos ponernos en el mapa para lograrlo”, explica López.

Al respecto, el empuje tecnológico que Jalasoft ha dado a la región en cuanto a generación de empleo para ingenieros calificados, también se ha manifestado en la consolidación de equipos de desarrollo y control de calidad para terceros. Es decir, profesionales bolivianos conforman equipos tecnológicos localmente para proveer soporte en el desarrollo, automatización y control de calidad de productos de empresas líderes del exterior. Es decir, la producción de software comercial en contraposición a simples servicios o soluciones administrativas, que es la típica concepción de la tercerización o el “outsourcing”.

El récord de Jalasoft es de 100/100, medido en la satisfacción de los clientes en Estados Unidos y en Europa. Su búsqueda es la de establecer un sitial dentro de la industria tecnológica, para lo que es fundamental la calidad y la reputación lograda con los clientes. “Este es un trabajo mental y creativo que no se puede medir, pero que se puede ver en los resultados. Los clientes no nos buscan por la infraestructura, y hay quienes incluso cuestionan el por qué estamos en Bolivia, pero no vamos a movernos de acá: esta es nuestra casa. También es importante saber que para hacer una industria, es necesario formar a cada vez más ingenieros. Jalasoft forma a sus ingenieros cuando egresan de las universidades; para la gran mayoría de nuestros ingenieros, Jalasoft es su primer empleo” concluye López.

"Durante estos diez años, el equipo ha trabajado de forma poco pública siguiendo el slogan: Hacer y luego decir"





Jalasoft por dentro

Llama la atención, en medio del aluminio, los modernos cableados, el complejo sistema de seguridad… que el edificio huela a café en algunos pisos y que en otros se perciba el dulce olor de la mandarina. Pero no es casualidad.

Cada piso de Jalasoft tiene espacio para una minicafetería donde los empleados pueden hacer un alto al trabajo y disfrutar de un café especial, o de alguna fruta o jugo. Eso sí, no se subvencionan las bebidas artificiales.

“Queremos que nuestro staff esté sano”, sonríe Jorge López. El bienestar de sus empleados es algo fundamental para López, que no sólo ha aprendido lo ejecutivo de esta industria, sino también la importancia de tener un plantel motivado. Para ello se han construido varios lugares de esparcimiento como una enorme cafetería, espacios para videojuegos, canchas de walley, gimnasio, duchas, mesas de ping-pong, etc. Los espacios de trabajo son en su mayoría en forma de colmena, para facilitar la comunicación de los equipos, y tienen lo más moderno en infraestructura. Cada empleado y estudiante tiene una tarjeta RFID codificada mediante la cual puede ingresar a determinados espacios. No hay manillas en este lugar. Además, para no olvidar las raíces cochabambinas, se ha construido un pequeño pueblo dentro del gran edificio, donde los empleados pueden recrear lo más típico de los pueblos de la zona, incluyendo hasta una chichería… pero puertas para afuera, basta entrar a las habitaciones para ver que la idea es continuar produciendo, sólo que en un ambiente un poco diferente.

El centro del sotano del edificio alberga un centro de datos de última generación con la capacidad de albergar cientos de servidores que hacen posible la producción de software de alto nivel. En el mismo también se encuentran modernos equipos responsables de uno de los pilares fundamentales en el negocio: la comunicación. Este centro está respaldado por sistemas de poder ininterrumpido (UPSs) y grupos electrógenos que permiten una operación continua todos los días.

La Fundación Jala, ubicada en un edificio contiguo, alberga al campus que entró en funcionamiento a inicios de 2010 y cuenta con 21 aulas. Este está apoyado por el moderno centro de datos y una granja de servidores alojados dentro del mismo edificio y que soportan diversas baterías de laboratorios de cómputo para posgrado y pregrado. Cuenta con las herramientas necesarias para la enseñanza-aprendizaje del Desarrollo y para Testeo de productos comerciales de Software con la infraestructura necesaria para trabajar en red y en Internet.

Para los más jóvenes la beca Martha Teresita La Fuente (el nombre de la mamá de Jorge López) se otorga a niños destacados de determinados colegios y escuelas públicas. Este año, los alumnos de la Unidad Educativa Niño de Belén, han sido los afortunados.

Perfil Jalasoft

Jalasoft fue creada con la misión de desarrollar software para los sistemas administrativos del mundo empresarial con un enfoque hacia las redes de misión crítica y sus aplicaciones. Inicialmente se produjeron agentes inteligentes para extender las capacidades de monitoreo del producto AppManager® de NetIQ®, (AppManager es actualmente la cuarta plataforma más grande del mundo). El principal producto de Jalasoft: Xian Network Manager®, es una herramienta de monitoreo de redes de cómputo organizacionales. Xian monitorea el estado de las redes neurológicas en más de 400 grandes empresas, con miles de usuarios en los cinco continentes. También Jalasoft ha desarrollado un producto para plataformas móviles: Xian Wings®, una consola móvil para Microsoft System Center Operations Manager® que permite al usuario monitorear sus centros de datos desde su iPhone, su iPad, Blackberry o su Windows Phone 7.

Jalasoft también ha incursionado en la generación de productos de procesos tecnológicos automatizados, otorgando sus productos a la empresa NetIQ bajo la modalidad OEM (siglas en inglés que corresponden a Fabricante de Equipo Original). Sus tres productos, desarrollados bajo esta modalidad, para interactuar con la plataforma Aegis de NetIQ (ahora parte de Atachmate) son hasta el momento: un adaptador para el sistema BMC Remedy, un adaptador para EMC Smarts y un adaptador para Microsoft System Center Operations Manager.

Jalasoft es “Silver Partner” de Microsoft.

1. Los ejecutivos de Jalasoft, Leonardo Mendoza (CIO), Carlos Correa (CFO), Jorge López (CEO) y Davor Pavisic (CTO) - EGO - Periodista Invitado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada