28 agosto 2011

Tecnológico pero no maleducado

Cortesía | Con la llegada de la era digital muchas nuevas normas de educación se han impuesto, pero no todos las conocen. Sepa cómo comportarse a la vanguardia.

¿Le ha pasado de estar en medio de una conversación supuestamente interesante y que su interlocutor comience a hacerle más caso a su teléfono que a Usted? ¿De tener que callarse para que el otro comience a hablar o mensajear sobre algún tema absolutamente ajeno a lo que están hablando? ¿Escribe sus correos o chatea con mayúsculas? ¿Le gusta escuchar música en su móvil y que todos a su alrededor la escuchen también?


Al haber cambiado muchas cosas con la llegada de la tecnología, es necesario volver a re-educarse, algo así como aprender a comer en la mesa otra vez teniendo cuidado de cosas básicas, pero que pasan a veces desapercibidas para quien comete los errores, que son tan groseras como apoyar los codos, o comer con el cuchillo.


En esta nota, podrá saber lo que no debe hacer y lo que sí cuando en cuanto a la buena educación digital.

15 REGLAS BÁSICAS

• Para un primer contacto digital, use los saludos apropiados; después puede obviarlos: es importante crear una primera imagen cuando se envía un correo electrónico o un mensaje, en especial si es a una persona desconocida.


• Tenga presente que largos correos requieren lectores pacientes: hay muchas formas de decir lo que desea y puede ser más efectivo, en especial si son asuntos laborales, si es breve y concreto. Los correos largos son como cartas para los amigos, y requieren tiempo (de escritura y de lectura).


• Errores en correos formales lo hacen ver descuidado, errores en correos informales lo hacen ver humano: ninguno está exento de cometer errores, por tal motivo es importante que lea antes de enviar cualquier comunicado.


• Una llamada puede acabar con el intercambio interminable de correos: a menos que la situación lo impida, generalmente una llamada es más amable y agilizará cualquier proceso.


• Escribir todo en mayúsculas equivale a estar gritando y es muy incómodo para leer: piense en sus charlas cotidianas, cuando se grita es por una intención que se quiere transmitir. No está de más recordar que omitir vocales también impide una buena lectura. Escribir párrafos enteros en mayúscula es de pésima educación, ya no digamos todo el correo.


• Si comparte su oficina, cuide el volumen de su teclado al escribir: aunque hay teclados donde no es posible, no desea parecer un robot. Ni qué decir de la música: no todos están obligados a oír lo que a usted le gusta, para eso existen los audífonos.


• Leer los mensajes de texto, correos o ver imágenes de otra persona es como husmear en su armario: la privacidad es algo que valoran todos, sea en la vida real o la vida digital. Sea respetuoso de ella.


• Estar en línea no necesariamente significa estar disponible: hay que aprender a utilizar los estatus y manejarlos seriamente. También, si va a entablar un chat con alguna persona, sea prudente y pregunte primero.


• Piense dos veces antes de tener familia, excompañeros, compañeros de trabajo y jefes en sus redes sociales: hay muchas historias respecto a lo que ha sucedido frente a esto, sólo piense en lo que puede manejar.


• Verifique la calidad del audio y el video antes de una presentación: recuerde que en ese momento su imagen es la que está en juego. En general las personas suelen ser comprensivas, pero a nadie le gusta la espera por fallas técnicas.


• Enviar mensajes de texto durante una comida está bien; sin embargo, no cambie el tenedor por el celular: usted se encuentra en ese lugar, en ese momento. Esto también aplica para sus mensajes por Twitter.


• Solo suba imágenes que su mamá aprobaría: puede parecer extremista en estas normas de ‘netiqueta’, pero se recalca sobre el tener sus imágenes de fiestas y reuniones familiares fuera de las redes sociales. Solo piense que Internet, aunque configure sus cuentas, es público.


• Su pantalla no todo el tiempo es privada: cuídese de horror, violencia u otro tipo de contenido en viajes y lugares públicos. Jamás se sabe quién va a ser su compañero en la mesa de al lado.


• Una persona real siempre tiene la prioridad de atención que un servicio digital: a todos nos gusta la atención, y más si es una cita romántica o un amigo le ha pedido verse porque tiene un problema. Dedique ese tiempo a la persona.


• Balanceé su vida digital y su vida ‘física’: la vida analógica aún tiene mucho espacio en la vida moderna. Recuerde que la tecnología es una herramienta para hacer su vida más fácil, no un fin. (Tomado de enter.co)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada