15 agosto 2011

Detrás de las invitaciones a sorteos o juegos por sms se encubren varios casos de estafas

Es común para el usuario de telefonía móvil, que le llegue mensajes de texto con la invitación a participar de un concurso por premios que van desde una suma importante de dinero, un lujoso auto 0 km, o viviendas a estrenar, entre otros.

Paralelamente, existe por televisión un bombardeo publicitario constante, tentando al espectador a participar o recibir diversos servicios de entretenimiento con solo enviar un número de cuatro dígitos desde su celular.

Lo que no advierten muchos de los usuarios de celulares, que detrás de esta inocente invitación a participar de un sorteo, juego o entretenimiento, se encubre en ciertos casos una de las más fáciles y por consiguiente, estafas en cadena realizadas por personas inescrupulosas que utiliza esta vía para sacar dinero.

Actividad engañosa. Este tipo de mensajes vía celular son cada vez más habituales en Bolivia y obliga a que muchos incautos caigan en la trampa. El pasado 31 de julio en Santa Cruz, la Policía del Plan Tres Mil logró detener en flagrancia a Janet Judith Vargas Tomicha cuando pretendía cobrar 6.100 bolivianos de una sucursal bancaria de la zona de una persona particular a quien habían enviado un SMS para engañarlo. El fiscal José Luis Bravo explicó que la víctima recibió el mensaje desde el celular 76320607 donde se le comunicaba que su persona se había adjudicado un automóvil "0" kilómetros, más 7 mil bolivianos y para coordinar la entrega debía comunicarse con el licenciado Colque.

Incitan a participar. La víctima ilusionada de haber ganado el premio sin haber participado de un concurso logró reunir el monto que le pidieron los estafadores, pero gracias a que la segunda cuenta de ahorro que le asignaron para depositar el dinero se encontraba congelada pudo recuperar su dinero en su totalidad y saber que se trataba de un engaño. "Fue un guardia de seguridad del banco que lo vio afligido y le preguntó qué pasaba y este contó lo sucedido y raíz de eso se esperó que la estafadora venga a retirar el dinero para detenerla", explicó el fiscal.

La investigación logró establecer que la mujer trabajaba en complicidad con reclusos de la cárcel de Palmasola desde donde eran enviados los mensajes y que su misión era retirar el dinero que las personas engañadas depositaban en los bancos.

Les piden recargas. Otra de las estafas comunes son aquellas vía SMS donde piden a los usuarios recargas de créditos con el pretexto de mantenerse comunicado para coordinar la entrega de los premios ganados. "Yo recibí un mensaje que me había ganado un automóvil Suzuki y para coordinar el premio debía comunicarme con X persona. Llame y hablé con un sujeto que me dijo que se encontraba en La Paz pero debía recargar 10 tarjetas a su celular para hacer efectiva la entrega del auto. Entonces supe que se trataba de un engaño", comentó Telmo quien casi es engañado.

Son varias las personas que inclusive han acudido a medios televisivos a cobrar premios pero han quedado decepcionada cuando les hacen conocer que fueron engañados por personas astutas con conocimientos informáticos.

Hay quejas y pocos denuncian. Según informes policiales desde hace un tiempo se vienen recepcionando reclamos de personas que reciben mensajes de textos donde les exigen el pago de dinero o les hacen creer que se ganaron vehículos sin que nadie les advierta sobre estos engaños.

La Policía recomienda que ninguna persona que haya participado de algún concurso puede hacerse de la ilusión de haber ganado algún bien sin haber participado de algún concurso público.

Para tal efecto se recomienda a las personas que han recibido estos mensajes denunciarlos en la Policía.

Ingeniosos sistemas de estafas vía Internet

Son cada vez más los spam que circulan en red con la intención de engañar a los destinatarios.

0.20 Centavos
Llega a costar un mensaje de celular desde un teléfono a otro en cualquiera de las compañías telefónicas...

ALERTA
El contenido de mensajes falsos

1. Felicitaciones te acabas de ganar un automóvil "0" kilómetros y 7 mil bolivianos en efectivo. Para concretar el premio debes comunicarte al celular XXXXXX Lic. Marcos.

2. Ganaste !!!! Un sorteo te permitió ganar un millón de dólares en efectivo. Llamar al celular XXXXXXX.

Cómo protegerse de estos mensajes

1. Para no verse afectado por estas amenazas, los usuarios deben evitar acceder a información cuya fuente no sea confiable. La eliminación de todo tipo de correo no solicitado también es una buena práctica para evitar el Scam (provocar, mediante un engaño, algún perjuicio patrimonial a alguien con ánimo de lucro a través de la tecnología).

2. Es importante no utilizar dinero en el pago de servicios o productos de los cuales no se posean referencias ni se pueda realizar el seguimiento de la transacción. El comercio electrónico y vía SMS son potenciales factores de riesgo, por lo que las transacciones por estos medios deben ser apropiadamente validadas antes de llevarse a cabo.

3. Desconfiar de los servicios en los que se pide una solicitud de alta, en estos el cliente recibe de forma periódica mensajes para la descarga de productos para su móvil a un precio inferior al habitual, pero cada mensaje es cobrado al cliente pudiendo recibir hasta 10 mensajes al día.

4. El remitente de los mensajes de texto fraudulentos es un número celular, mientras que cuando las compañías de celular hacen concursos los envían desde un código corto –que son máximo hasta de cinco dígitos-.

5. En los mensajes fraudulentos se pide a los usuarios comprar tarjetas, hacer consignaciones o llamar a un número para reclamar su premio. Los operadores NO solicitan hacer llamadas o a un número celular.

6. Los usuarios de telefonía móvil no ganan premios sin razón. Por lo general, deben participar en las promociones mediante el envío de mensajes de texto a un código corto específico.

7. Los operadores piden a sus usuarios responder mensajes al mismo número corto.

ESTAFAS
Ahora utilizan hasta correos para timar

El peligro de ser engañados no solo está en los mensaje de texto, sino que ahora viene expandiéndose en los correos electrónicos de uso personal donde a diario llegan mensajes alertando a los usuarios de haber ganado desde 50, 90 y un millón de dólares. O en ciertos casos promueven a realizar transacciones bancarias o estrategias de registro para obtener las claves de cuentas bancarias.

El fraude a través del email e Internet, habitualmente llamado “phishing”, “carding” o “spoofing”, involucra a un estafador que le envía una solicitud por email, que aparenta ser de una empresa con la cual usted normalmente trata, por ejemplo, un proveedor de servicio de la Internet (ISP), servicio de pago en línea o el banco. El email puede contener instrucciones para “actualizar” o “validar” y sin saberlo le podría estar dando información al estafador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada