19 junio 2011

IBM cumple 100 años; supo reinventarse para sobrevivir

En el marco de las celebraciones por su centenario, International Business Machines (las siglas en inglés de la empresa, que se puede traducir como "compañía internacional de máquinas para negocios") es una muestra de cuánto se han acelerado los procesos de innovación y cuán rápido hay que moverse para mantenerse al frente, detallan en un artículo en el sitio web de la agencia de noticias BBC.

La firma a la que apodan Big Blue ("gigante azul", en castellano) era dominante en los inicios de la informática, cuando los mainframes (grandes computadoras centralizadas, que fueron omnipresentes desde la década de los años 60 hasta bien entrados los 80 y cuyo mercado era dominado por IBM) llegaban a las oficinas en caravanas de camiones y los responsables de tecnología de las empresas solían decir que "nunca nadie fue despedido por comprar IBM".

Después siguieron productos que dan cuenta del motor de innovación que era IBM en las décadas de 1960 y 1970: el disco rígido, el disco flexible, la cinta magnética de las tarjetas de crédito y el código de barras.

IBM fue muy próspera cuando la informática era un campo restringido a las grandes corporaciones o a proyectos públicos, como el programa espacial de la NASA. Los enormes mainframes eran construidos por IBM, contenían microprocesadores IBM y ejecutaban software de IBM.

Pero cuando los ordenadores se volvieron personales, la vida se le volvió más dura. Cederle el sistema operativo a Microsoft y el microprocesador a Intel cuando construyó su primera computadora personal (PC) en 1981 fue una decisión fatídica.

"Wintel" (contracción de Windows e Intel), no IBM, se volvió la fuerza dominante en el mercado de los ordenadores hogareños. IBM siguió innovando, y vendió millones de computadoras a los consumidores durante varios años. El 2004, decidió salir del mercado de las computadoras personales y vendió ese negocio a la china Lenovo.

Hoy, IBM obtiene grandes ganancias de la venta de software y servicios. Andy Stanford-Clark, ingeniero y maestro inventor, representa la nueva cara de la empresa, se encuentra en el centro de investigación de Hursley, donde trabajan unas 1.500 personas. Allí, hace años se desarrollaba todo tipo de hardware revolucionario. Ahora, parece un campus universitario más que una planta industrial. En las salas del complejo tienen muestras de proyectos de innovación, desde un supermercado simulado en el que los precios no están impresos en papel electrónico y se pueden modificar a control remoto, hasta una sala de estar en la que los electrodomésticos pueden manejarse con un teléfono celular.

Tecnología que facilita estar en la nube

IBM toma iniciativa en la informática en la nube (servicios que no operan en ordenadores o dispositivos de los usuarios, sino en servidores remotos); desarrolla software para que grandes clientes corporativos se suban a esta tendencia, y construye grandes centros de datos para proveer servicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada