15 junio 2011

Cotes: Consejos dejan a socios la reestructuración de personal

Tras la inusitada serie de acusaciones y contraacusaciones en la Cooperativa de Telecomunicaciones Sucre (COTES), ayer los consejeros decidieron que sea una asamblea de socios la que defina si se ejecuta el proceso de reestructuración de personal, así como la continuidad de las funciones de los consejeros.
En COTES se ha perdido todo principio de autoridad, todo intento de reunión termina en gritos y amenazas y la guerra de insultos se ha volcado a los medios de comunicación. La última advertencia fue ratificada ayer por el Sindicato de Trabajadores que anunció un paro de 24 horas inmediatamente el Consejo de Administración apruebe el pliego de especificaciones proyectado para licitar la consultoría de la reestructuración de personal, según la titular sindical, Cecilia Campos.
“No está en la potestad de ellos de aceptar o no aceptar, hemos tomado la decisión los ocho consejeros de que esto tiene que ir adelante. No tienen por qué temer un proceso de reestructuración si dicen que son eficientes, de repente algunos tengan que ser promovidos”, respondió el vicepresidente del Consejo de Administración de Cotes, Huáscar Aparicio.
Las críticas y comparaciones de quién gana más y quien se beneficia más, si consejeros o trabajadores, ya ha llegado a los insultos a través de los medios de comunicación, sobre todo audiovisuales, y no se advierte un horizonte de solución.
“Si el socio decide, en una Asamblea, que al día siguiente nosotros nos vayamos, nos vamos a ir, pero nos vamos a ir con la frente alta y con el deber cumplido por haber dejado en orden la Cooperativa”, advirtió ayer Aparicio con el respaldo de sus colegas. Tal aseveración es para Campos una “medida política”.
A estas alturas, el debate de la continuidad del bono de té y de la ropa de trabajo para oficinistas parecen haber pasado a segundo plano y ahora la cuestión de Estado tiene que ver con la “reestructuración de personal”.
Campos enfatizó que su pecado fue fiscalizar los “malos proyectos” ejecutados y pedir auditorías externas. Aparicio respondió que si bien hubo proyectos deficitarios como los teléfonos tarjeteros, se hizo en anteriores gestiones y aclaró que en este año no se ejecutó ni un solo proyecto. Una vez concluidas las auditorías internas, “no hay temor” de que se hagan las externas, complementó.
Desde hace al menos cuatro años, COTES arroja déficit de gestión. Los consejeros aseguraron que quieren encontrar una solución, el Sindicato asegura que no será a costa de ellos.
“Está fallando algo en esta empresa, se necesita reconducir la empresa. Si se tiene que cambiar ejecutivos para que vengan otros ejecutivos con nuevas ideas para reconducir lo que ya tenemos que se haga, o se tiene que cambiar la política de los consejeros que no es gastar por gastar no hay que hacer proyectos que no generen ni un solo peso”, dijo Campos.

¿HAY TEMOR EN EL PERSONAL?
Por qué el temor a la reestructuración, preguntaron, ayer, los medios de prensa. La dirigente sindical aseguró que el proceso se pretende “hacer a las malas” y que los resultados saldrán “a pedido” de los consejeros. Huáscar Aparicio aclaró que se tiene que “poner orden” a la cooperativa, caso contrario está destinada a la quiebra.
Entonces, ¿qué hacer? El Sindicato desempolvó su propuesta de un “reordenamiento interno” con participación de trabajadores, ejecutivos y consejeros. ¿Y los socios? El Consejo de Administración advierte que como están las cosas “lo más aconsejable es llegar a una asamblea y que sean los socios quienes decidan su aplicación o no (de la reestructuración)”.
A través de llamadas telefónicas a distintas radios y canales, los socios han empezado a pronunciarse. ¿Por qué cree usted que la población está siendo crítica con los trabajadores?, se le consultó a la ejecutiva del Sindicato.
Mientras tanto, han empezado a hacerse públicas propuestas como la del consejero José Luis Castro: en vez que sólo un grupo de trabajadores se beneficien de la Cooperativa, que se devuelva otros $us 500 a los socios. O, según dice Campos, hay quienes prefieren una intervención estatal.
Lo cierto es que, según reconoció la parte administrativa de COTES, el “colchón financiero” alcanzará para que la cooperativa aguante el ritmo de pérdidas anuales (déficit) por unos cinco años más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada