06 mayo 2010

UN EPITAFIO PARA COTEOR

Nos envian esta nota al Correo electronico sobre COTEOR Y LA REPRODUCIMOS EN SU TOTALIDAD

El proceso electoral iniciado el 26 de enero, ha sido totalmente desvirtuado por la acción irresponsable del Comité Electoral. Una serie de acciones irregulares ha culminado con la habilitación de cuatro candidatos al Consejo de Administración, que de no rectificarse, se constituirá en un funesto precedente que dará fin con la institucionalidad y el respeto a la normativa interna de COTEOR Ltda.

EL ESCENARIO

El pasado miércoles 28 de abril pasara a la historia por constituirse en el día más nefasto para las cooperativas telefónicas del país, y en especial para COTEOR Ltda. Institucionalmente se ha destruido a COTEOR y de hoy en adelante reinara la impunidad. La resolución 002/2010 firmada el 12/04/2010 por nada menos que un conocido promotor del cooperativismo - hoy panteonero del cooperativismo - , y una abogada de conocida trayectoria familiar en el rubro, consumaron el crimen institucional jamás imaginado.

La citada resolución aprobada en ausencia del presidente del Comité Electoral, pasó de la “inocencia” e “ingenuidad”, a constituirse en la punta de lanza para socavar los cimientos institucionales del cooperativismo.

Habilitar a cuatro socios que no cumplían con el principio de responsabilidad y transparencia administrativa, condujo a un torbellino de acciones colaterales de consecuencias aun imprevisibles.

De momento se ha destruido la base institucional de COTEOR. Las competencias reconocidas por ley de la Asamblea General de Socios, como la máxima y soberana autoridad de la Cooperativa, y el rol del Tribunal de Honor - órgano jurisdiccional único y competente encargado de atender las apelaciones como única y última instancia -, han sido arrinconadas y ninguneadas. La Resolución emitida el 28 de abril, ha vulnerado todas las garantías requeridas para tener una administración responsable y transparente, por nada menos que los administradores de justicia, los que seguramente sorprendidos en su Buena Fe, aceptaron recursos judiciales sin respetar “competencias” y “jurisdicciones” de la norma institucional - en este caso cooperativista – abriendo la puerta a la inmunidad administrativa.

En este macabro escenario, vimos a una ciudadanía sorprendida por algunos candidatos que ven a la Cooperativa Telefónica como un botín económico, los que desesperados por la realización del acto eleccionario, no midieron las consecuencias de las reiteradas transgresiones al Estatuto y otras normas internas. No les importó la forma y el costo institucional. Muchos socios, esperanzados en que se produciría cambios beneficiosos para mejorar la cooperativa, abandonaron el recinto electoral, decepcionados por la forma tan llena de irregularidades, atisbos de corrupción y prepotencia de los conductores del proceso eleccionario.

MANIPULACIÓN DE LA JUSTICIA O CONFLICTO DE COMPETENCIAS ? El desarrollo de los hechos, hace presumir que el último amparo constitucional ha sido presentado con la finalidad de consolidar jurídicamente la impunidad. Lamentablemente, el llamado “recurso heroico” a pasado a constituirse en un “recurso vergonzoso”, debido al manoseo de leyes e instituciones por parte de algunos malos ciudadanos que no dudan en instrumentalizar las leyes para beneficio personal.

La alegría demostrada por el presidente del Comité Electoral al conocer la improcedencia del último amparo constitucional, y el agradecimiento a los Vocales - que inocentemente dieron por bien hecho las acciones irregulares que pisotearon los Art. 27 y 57 del Estatuto Orgánico de COTEOR, el Art. 12, inc. j) del Reglamento del Tribunal de Honor y el Art. III de la Convocatoria - hace sospechar una posible connivencia con las dos partes; la impetrante y los impetrados y una especie de trampa tendida a los socios de COTEOR y a los administradores de justicia. En lugar de defender la institucionalidad y el ordenamiento legal, el presidente del Comité Electoral incurre en apología de las irregularidades.

Estos hechos demostrarían que los “olañetistas”, los “felipillos” y los “judas” aún perviven en nuestro medio. La angurria y los intereses mezquinos de éstos y de algunos pseudo cooperativistas, terminará por destruir las bases fundamentales del cooperativismo en una clara demostración de que no interesan los medios con tal de conseguir sus innobles propósitos.

En trances como este no faltan aquellos politiqueros que mostrando su afán de “aprovechar al máximo un momento de confusión, lleven aguas a su molino”, sin importarles un soberano rábano el ordenamiento institucional, preocupándose más en reflotar su perfil “político”, tan venido a menos por su triste pasado neoliberal.

EL CRIMEN

A partir del 28 de abril, para la reelección de consejeros ya no será necesario presentar informes de gestión, conformar comisiones revisoras, someterse a las competencias del Tribunal de Honor y acudir a las Asambleas como máxima instancia de decisiones. Bastará con utilizar a tontos útiles para presentar amparos, participar como candidatos en las elecciones e instrumentalizar la ley para satisfacer sus ambiciones personales. Cualquier ex concejero, con mayor razón aquellos aviesos manipuladores que se encaraman en instituciones, tendrán la oportunidad de enriquecerse y administrando a su libre albedrío el patrimonio sacrificadamente logrado, como es el caso de nuestra Cooperativa.

EL EPITAFIO

No todo esta perdido. De la oscuridad emergerá la luz y los que todavía creemos en los valores y principios del cooperativismo, asumiremos nuestro rol para contribuir a su desarrollo y engrandecimiento.

Hugo ALVAREZ PALLY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada