23 mayo 2010

Fitch Ratings alerta de que Entel compromete su liderazgo

La calificadora internacional de riesgo Fitch Ratings advirtió de que la estabilidad de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) puede verse afectada si no hace frente a la creciente competencia del mercado que presiona su rentabilidad y que exige un mayor nivel de inversiones, y si, además, no revierte la tendencia decreciente en la cobertura del servicio de telefonía.

Entel fue nacionalizada el 1 de mayo de 2008 mediante el Decreto Supremo 29544, decisión que le valió al Estado el planteamiento de un arbitraje internacional por Euro Telecom International (ETI), propietaria del paquete accionario que pasó a manos del Estado, aún no resuelto.

Fitch Ratings asignó a Entel, en abril de 2010, la calificación AAA, que representa estabilidad, debido a “su importante posición de liderazgo en el mercado de telecomunicaciones, su diversidad de servicios, su sólida posición financiera y su elevada liquidez”.

En el mismo informe, la calificadora observó que “con la incorporación de nuevos operadores en larga distancia, la participación del cien por cien de Entel (antes de la apertura del mercado) se redujo a 49,5 por ciento a diciembre de 2009” y que la cobertura de telefonía móvil tiene una “tendencia decreciente”.

Asimismo, estableció que en 2008 los fondos disponibles estuvieron restringidos, lo cual explica el bajo nivel de inversiones que realizó ese año.

En el reporte se indica que “la calificación asignada podría verse afectada si en el futuro su perfil crediticio se deteriora en forma importante como consecuencia de un incremento en el nivel de endeudamiento, así como por la competencia y el constante cambio tecnológico que obliga a hacer elevadas inversiones para mantener su competitividad”.

Sin embargo, de acuerdo con datos de Entel en materia de telefonía móvil, que es la principal línea de negocio de la empresa, se obtuvo en 2009 un incremento del 44 por ciento de tráfico móvil respecto de 2008, que significa el crecimiento de 884 millones a 1.237 millones de minutos.

A abril de 2010, el número de clientes en telefonía móvil en el país llegó a 2.943, mientras que la inversión subió en 2009 a 82 millones de dólares y para este año se proyectan 217 millones de dólares.

El informe de Fitch se suma a la auditoria externa que realizó Pricewaterhouse Coopers por encargo de la empresa estatal, en la que señala que, por orden judicial interpuesta por el ente regulador, Entel tenía a diciembre de 2009 recursos retenidos por aproximadamente 48 millones de bolivianos correspondientes a una cuenta bancaria congelada en el Banco Unión y llama la atención que hasta ahora no los hubiera descongelado.

A la vez, explica que la empresa “no contabilizó ninguna previsión al 31 de diciembre de 2009 para cubrir posibles pérdidas, si las hubiera, originadas como consecuencia de la resolución de los procesos judiciales antes mencionados” y que a 2008 su deuda llegaba a 891,8 millones de bolivianos y estaba compuesta por contingentes fiscales (Bs 864 millones), laborales (Bs 16,7 millones), civiles (Bs 385.000) y regulatorios (Bs 10,8 millones).

En criterio del líder de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, estos datos dan cuenta de que “Entel está en mala dirección”. Además puntualizó que “pierde su mercado de modo acelerado y perder un punto es complicado, porque recuperarlo luego es difícil”.

Aclaró que no es problema del sector, sino de la mala administración de la empresa y de la falta de definición de que si Entel es una compañía pública o privada para exigirle resultados.

El jueves 20 de mayo, la diputada de UN Elizabeth Rey solicitó un informe oral al ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, para que explique la situación financiera de la nacionalizada.

Doria Medina consideró que el debate sobre el manejo de Entel es fundamental y más en la actual coyuntura, cuando se habla de la posibilidad de que el Estado asuma la administración de más de 4.000 millones de dólares provenientes de los aportes de los bolivianos para su jubilación con la creación de un nuevo sistema de rentas.

Entel, a través de un comunicado público, hizo conocer su posición frente a lo que considera “mentiras de Doria Medina”, quien en los últimos días hizo énfasis en la situación financiera de la telefónica. “Entel rechaza la campaña de la mentira y la difamación” titula el comunicado que explica 11 situaciones, como la caída de ingresos, que, según Doria Medina, está en el margen de 100 millones de bolivianos por año.

Datos

Los informes de Pricewaterhouse Coopers y de Fitch Ratings observan el desenvolvimiento de la nacionalización de Entel.

La empresa estatal afronta una serie de cuestionamientos a sus estados financieros y la dirección que persigue.

Entel fue nacionalizada en mayo de 2008, por ello el Estado boliviano afronta un arbitraje internacional planteado por ETI.

El mercado de la telefonía está creciendo aproximadamente en el orden del 14 por ciento por año, según la ATT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada