12 septiembre 2008

Trabajadores de Canal 7 cortan emisiones

Los 250 trabajadores de Canal 7 determinaron este jueves rebelarse contra la decisión del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, que posesionó a una nueva gerente, suspendieron sus emisiones a nivel nacional desde las 18:45 horas aproximadamente y exigen hablar con el presidente Evo Morales. “Somos el blanco en todos los departamentos, nos han quemado nuestra institución (en Santa Cruz), nos han robado, han pegado a nuestros compañeros y encima están juzgando a una persona que no le han dado opción a defenderse, rechazamos la actitud del ministro Quintana que ha venido a imponer a su gente en Televisión Boliviana, por tanto determinamos suspender nuestras emisiones en forma indefinida”, manifestó el secretario Ejecutivo del Sindicato de este canal, Juan Carlos Paredes.
La noche del jueves pasado, Quintana posesionó a la comunicadora Leila Cortez, como nueva Gerente General, en sustitución de Irgeng Pastén, quien fue involucrado en la compra de ocho cámaras con sobreprecio. Paredes dijo que la decisión del ministro, que es presidente del directorio de este medio de comunicación estatal, fue asumida de manera inconsulta y sin que haya terminado la auditoria sobre el supuesto caso de corrupción.
El escándalo contra Pastén surgió la anterior semana luego de que ejecutivos de la empresa Business y Marketing denunciara que los ejecutivos del canal gubernamental adquirieron ocho cámaras de estudio Broadcast a $us 90.802 dólares cada una, cuando el precio del mercado era de $us 17.500

“Quintana es parte del directorio pero jamás se ha preocupado de ver las condiciones en las que trabajamos, no vamos a permitir que nos imponga a su gente, rechazamos la posesión de Leila Cortez, no vamos a permitir más atropellos, parte del 68 por ciento que ha obtenido el Presidente en el referéndum ha sido por Televisión Boliviana y nadie lo reconoce”, dijo.
Según fuentes vinculadas a la Vicepresidencia de la República, Cortez es cuota de Quintana y del vicepresidente Alvaro García Linera, y hasta el miércoles pasado desempeñaba funciones en el Ministerio de la Presidencia.
El 21 de julio, mediante el decreto 29602, el presidente Evo Morales declaró “estratégica” a la Empresa Nacional de la Televisión Bolivia y configuró un directorio que estará presidido por el ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana y se completó con las ministras de Planificación, Graciela Toro y Educación, Magdalena Cajías, además de los titulares de Hacienda, Luis Arce y de Obras Públicas, Oscar Coca.
La tarde de este jueves los 250 funcionarios de este medio estatal entre periodistas, camarógrafos y demás personal, decidieron replegarse y no hacer la cobertura respectiva. En las instalaciones, los trabajadores colgaron carteles pidiendo la renuncia de Quintana y durante la conferencia de prensa de sus representantes se escucharon gritos pidiendo que el ministro esclarezca el tema de los camiones con contrabando en Pando y los saqueos que se están dando en el país.
El representante de los trabajadores señaló que no permitirán, “como sucede cada vez que cambian de gerente”, una masacre blanca y ola de despidos con el pretexto de reestructuración al canal y para ello remarcó que asumirán medidas radicales como una huelga de hambre entre otras acciones. “No negociaremos con Quintana ni con otros ministros, queremos hablar con el Presidente Morales, será el único con el que hablaremos”, dijo Paredes
Desde la asunción de Morales al poder el 22 de enero de 2006, ya son cuatro gerentes que pasan por este canal, incluyendo a Pastén y pasando por Jean Claude Eiffel, Sixto Valdez y Arturo Cruz.

1 comentario: