23 agosto 2008

Hallan la regla para reducir la tarifa telefónica

La Súper de Telecomunicaciones terminará la reglamentación en 90 días y en un año identificará a un operador dominante. Luego de este proceso, pondrá un tope de precios máximos para el servicio móvil.

El Gobierno reglamentó la Ley de Telecomunicaciones y en aproximadamente un año habrá un tope de precios para el servicio de telefonía móvil que permitiría bajar las tarifas.

El viceministro de Telecomunicaciones, Roy Méndez, informó ayer que, a través del Decreto 29674, se lanzó la reglamentación tarifaria y la modificación a la ley del sector, que permitirá identificar un operador dominante (la empresa de mayores ingresos brutos) y fijar un tope de precios máximos para el servicio.

El reglamento establece que el tope de tarifas máximas se determinará de acuerdo al estudio de costos de las empresas operadoras, que en el caso de la telefonía móvil son Entel, Tigo (Telecel) y Viva (Nuevatel).

Fuentes del Ejecutivo y de la Superintendencia de Telecomunicaciones explicaron que en los últimos tres años los costos de operación de las empresas de telefonía móvil bajaron entre un 30 y 40 por ciento, debido a que los precios de los equipos tuvieron el mismo comportamiento.

Esto, dijeron, implicará que el tope de precios sea menor a las tarifas actuales, y por ende éstas bajarán en el mercado.

“Antes, las operadoras de telefonía celular utilizaban equipos (radiobases) de procedencia alemana (Siemens) y francesa (Alcatel) cuya conexión y adquisición costaba cerca de $us 130 mil. Sin embargo, ahora, la tecnología china (Huawei) está cubriendo el mercado y sus costos no pasan los $us 50 mil”, explicó una de las fuentes. “Entonces los costos bajaron, y ahora que habrá un operador dominante en Bolivia, las tarifas también bajarán”, añadió. Por su parte, Méndez explicó que la normativa establecía que el operador dominante era el que tenía el 60% de los ingresos brutos del mercado, y debido a que nadie llegaba a ese porcentaje no se podía identificarlo, “y el mercado se mantenía desregulado, sujeto a la libre competencia”. “Ahora la modificación establece sólo el 40%, y en máximo un año la superintendencia del sector, tras el estudio de costos, determinará cuál es la empresa dominante y empezará a regular el mercado y poner un tope máximo de precios”.

Mientras Viva todavía analiza el decreto, Eduardo Viñas, ejecutivo de Tigo, dijo que esta disposición no era necesaria, porque el mercado ahora es competitivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada